Muertes trágicas, separaciones, corrupción y amantes: los peores escándalos de la Familia Real Española

MONARQUÍA OSCURA

Muertes trágicas, separaciones, corrupción y amantes: los peores escándalos de la Familia Real Española

Desde la proclamación de la II República han ocurrido numerosos sucesos desagradables para quienes han pertenecido o pertenecen a la Familia Real.

Muertes trágicas, separaciones, corrupción y amantes: los peores escándalos de la Familia Real Española

El 14 de abril de 1931 se proclamó la II República en España. Nuestro país ha sido tradicionalmente monárquico, pues a lo largo de su Historia ha estado liderada por reyes que han desarrollado su labor con mayor o menor tino. Después de la corta duración que tuvo la I República, que estuvo vigente entre 1873, hasta el 29 de diciembre de 1874, parecía que la Monarquía no se iba a acabar nunca, hasta que los errores cometidos por Alfonso XIII durante los últimos años de su convulso reinado agotaron el sistema. Las elecciones municipales del 12 de abril de 1931 arrojaron un resultado que dejó claro que la ciudadanía ya no quería al Rey. El día 13, Sahagún (León), Eibar (Gipuzkoa) y Jaca (Huesca) proclamaron la República, aunque oficialmente llegó el 14 de abril, cuando Alfonso XIII salió de España para no volver jamás.

La Familia Real al completo en la primera comunión de Miguel UrdangarínLa Familia Real al completo en la primera comunión de Miguel Urdangarín

6 años más tarde estalló la Guerra Civil, que terminó el 1 de abril de 1939 y trajo la dictadura liderada por Francisco Franco. 36 años y medio más tarde, el nieto de quien perdió la Corona, Juan Carlos de Borbón y Borbón-Dos Sicilias, fue proclamado Rey de España por las Cortes franquistas.

A partir de entonces, Juan Carlos I encabezó la voladura controlada del régimen hasta culminar el establecimiento de una Monarquía Parlamentaria en la que actualmente vivimos, etapa en la que España ha conocido su época de mayor esplendor y desarrollo. Pese a lo bueno y lo malo, en los 85 años transcurridos entre la proclamación de la II República y la actualidad, con Felipe VI ocupando el Trono, muchos han sido los escándalos protagonizados por la Familia Real o la Familia del Rey con 'sangre azul', sobre todo desde los primeros años del Siglo XXI, cuando se dio por finalizado el oficioso pacto tácito de silencio en torno a la Corona con la que se protegió durante dos décadas y media a la Familia de Juan Carlos I de habladurías con o sin fundamento.

Separaciones y una trágica muerte

El Rey Alfonso XIII y la Reina Victoria EugeniaEl Rey Alfonso XIII y la Reina Victoria Eugenia

Divorciado dos veces, sin el apoyo de su familia, casi sin recursos y delicado de salud, nada podía ir peor para él, pero se equivocaba, ya que en septiembre de 1938 sufrió un accidente en Miami que acabó con su vida. Pese a que el golpe no fue demasiado fuerte, la hemofilia que impidió que llevara una existencia normal y que se formara para suceder a su padre le jugó una mala pasada que resultó fatal, provocándole una hemorragia interna que le llevó a la tumba. Moría quien pudo ser y no fue Rey de España, pero que reinó en el escándalo.

El desgraciado Infante Jaime

La suerte del Infante Jaime, que llegó a ser segundo en la línea de sucesión al Trono, quedó echada cuando a los 4 años se quedó sordo por una operación por una doble mastoiditis. Tras la renuncia de su hermano Alfonso, su padre le pidió que hiciera lo mismo al considerarle incapacitado para reinar si la Monarquía llegaba a España. Jaime de Borbón aceptó y utilizó desde entonces el título de Duque de Segovia. Después terminó arrepintiéndose, pero ya era tarde. El 4 de marzo de 1935 contrajo matrimonio con Emanuela Dampierre y Ruspoli, con la que tuvo dos hijos que con el tiempo llegaron a ser muy mediáticos y a ofrecer también escándalo: Alfonso y Gonzalo de Borbón.

El Rey Alfonso XIII  con sus 6 hijosEl Rey Alfonso XIII con sus 6 hijos

Este matrimonio morganático fue una ruina que provocó que los niños estuvieran prácticamente desamparados, por lo que la Reina Victoria Eugenia intentó ocuparse más de ellos. Por si fuera poco, se divorciaron el 6 de mayo de 1947 en Rumanía, oficializándose en 1949 en Italia, pero no en España, donde no se aceptaba. Ella se fue con su amante, Antonio Sozzani, y él se casó por lo civil en 1949 con Charlotte Tiedemann, con la que mantuvo una tortuosa relación que terminó el 20 de marzo de 1975 con la muerte de él. El escándalo acompaño su deceso, pues José María Zavala reveló en su libro 'Don Jaime, el trágico Borbón' que el fallecimiento del Duque de Segovia se debió a un botellazo que le propinó en la cabeza Charlotte Tiedemann tras una discusión producida cuando ambos estaban bebidos. Ella le llevó al Hospital cantonal de San Galo, donde le dejó ahí abandonado. El escándalo fue silenciado por la realeza española, que no quiso que se investigara por qué murió el Infante Jaime.

Un maldito Jueves Santo en Estoril

Aunque la vida fue dura para los Borbón y Battenberg en el exilio, donde a su pena por la Corona perdida se le unieron las desgracias personales. Uno de los episodios más trágicos tuvo lugar 25 años después de la proclamación de la II República, afectando al núcleo familiar del único varón de Alfonso XIII capacitado para ser Jefe de la Casa Real, Don Juan de Borbón. El 29 de marzo de 1956 es una fecha que jamás podrán olvidar el Rey Juan Carlos y las Infantas Pilar y Margarita.

El Rey Juan Carlos y el Infante Alfonso en 1951El Rey Juan Carlos y el Infante Alfonso en 1951

Era Jueves Santo, y mientras llovía a mares esa tarde en Estoril, los hermanos Juanito y Alfonsito se aburrían profundamente. La versión oficial es que ambos hermanos estaban limpiando una pistola, cuando se disparó accidentalmente, alcanzándole la región frontal de la cabeza. El ruido del disparo dejó a toda la casa helada, y aquel día Don Juan pronunció la famosa frase dedicada al mayor de sus hijos varones: "Júrame que no lo has hecho a propósito". Desde entonces nada fue igual para la Familia Real de entonces, sobre todo para la Condesa de Barcelona, que cayó en una profunda depresión, y para Don Juan Carlos, que nunca logró superar totalmente la trágica muerte de su hermano, sin duda el peor momento que le ha tocado vivir.

Conflictos padre e hijo

En las Familias Reales ha sido habitual a lo largo de la historia las tensiones entre hermanos, sobrinos y demás familia por el Trono. En los años sesenta y setenta del Siglo XX la relación entre el Jefe de la Casa Real, Don Juan, y a quien Franco colocó como su sucesor a título de Rey en 1969, Don Juan Carlos, llegó a estar prácticamente rota. Cuando el Conde de Barcelona envió a su hijo a estudiar a España creyó que sería la única opción para que la Monarquía volviera a España, y no se equivocaba. Eso sí, mientras él pretendía que su hijo le allanara el camino, Juan Carlos de Borbón pronto entendió que si quería que en España hubiera rey, solo podría ser él, ya que Franco no soportaba a Don Juan, y nunca le consideró candidato al Trono pese a que era él quien tenía la legitimidad dinástica.

Un joven Rey Juan Carlos con el Conde de BarcelonaUn joven Rey Juan Carlos con el Conde de Barcelona

La distancia entre padre e hijo hizo mella en toda la familia, y aunque ambos acabaron reconciliados, oficialmente no lo estuvieron hasta que el 14 de mayo de 1977, Don Juan renunció a sus derechos dinásticos en favor de su hijo, Rey de España por decisión del dictador, pero que no contaba con legitimidad real ni era el Jefe de la Casa Real Española, como debe ser quien ostenta la Corona. La ceremonia fue sencilla y sin el boato que merecería, una nueva afrenta a la figura del Conde de Barcelona. Años después, Juan Carlos I reconoció que debería haberle dado más pompa a un acontecimiento tan importante.

El desnudo del Rey Juan Carlos, censurado en España

Los años ochenta fueron brillantes para el Rey Juan Carlos una vez superado el 23-F y con la conclusión de la Transición. El pacto para proteger a la Monarquía siguió vigente incluso en los peores momentos, cuando la revista italiana Novella 2000 publicó unas imágenes en 1995 en las que el entonces Jefe del Estado aparecía desnudo, tomando el sol. En España casi no se vio y apenas nadie se enteró de que nuestro Monarca había sido pillado con tan poca ropa en el Fortuna, por lo que el escándalo pasó prácticamente desapercibido.

De la separación de la Infanta Elena al '¿Por qué no te callas?'

Los matrimonios con los hijos de los Reyes Juan Carlos y Sofía fueron un pequeño escándalo, si bien es cierto que casi nadie esperaba ya que las Infantas Elena y Cristina y el Príncipe de Asturias se casaran con miembros de la realeza. Sin embargo, los enlaces traerían escándalos años después, sobre todo el de la Infanta Cristina, que jamás imaginó que su marido y ella llevarían a la Monarquía a vivir su peor momento desde la restauración de 1975. Con el velo caído, han sido varios los escándalos protagonizados por la Familia Real desde la llegada de Letizia Ortiz en 2003, cuando se prometió con Don Felipe. Desde entonces, muchos han sido los disgustos de los Borbón y Grecia, comentados sin tapujos por los medios de comunicación y por los ciudadanos, con ganas de saber más sobre la actuación de las personas que les representan.

La Infanta Elena y Don Jaime de Marichalar el día de su bodaLa Infanta Elena y Don Jaime de Marichalar el día de su boda

Los principales comenzaron en 2007, un año aciago. El 'cese temporal de la convivencia 'de la Infanta Elena y Jaime de Marichalar que derivó en divorcio que fue confirmado en 2010 fue solo la guinda de un pastel al que se unió el secuestro de El Jueves por el juez del Olmo a causa de la portada de Don Felipe y Doña Letizia caricaturizados manteniendo relaciones sexuales, una acción que dañó la imagen de la Monarquía, el '¿Por qué no te callas?' que el Rey Juan Carlos espetó a Hugo Chávez el 10 de noviembre de 2007 en la XVII Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado en Santiago de Chile y que le pasó factura. En aquel tiempo el Instituto Nóos de Iñaki Urdangarín había estado en pleno apogeo, aunque por entonces no se sabía nada de esta historia.

2012: Del Caso Urdangarín a la cacería de elefantes del Rey Juan Carlos

El annus horribilis definitivo fue 2012. Iñaki Urdangarín fue uno de los dos protagonistas de los grandes escándalos del año, que lejos de ser una anécdota, removieron los cimientos de la Monarquía, que en aquel momento demostró ser un gigante con pies de barro al que le ha tocado luchar para sobrevivir. 2011 acabó mal para el entonces Duque de Palma, que fue apartado oficialmente de Casa Real e imputado en el Caso Nóos, pieza separado del Caso Palma Arena, y una trama de corrupción que salpicó a las administraciones balear y valenciana. Los días 25 y 26 de febrero, Iñaki Urdangarín declaró ante el juez José Castro para desvincular a la Infanta Cristina y a la Casa Real y para culpar de todo a su exsocio Diego Torres.

Iñaki Urdangarín entra a declarar con gesto serioIñaki Urdangarín entra a declarar con gesto serio

El mayor escándalo que ha vivido la Casa Real Española sigue vivo y arrastró también a la Infanta Cristina, imputada por delito fiscal en la causa como cooperadora necesaria. Finalizada la instrucción y comenzado el juicio en enero de 2016, la Infanta Cristina e Iñaki Urdangarín se han visto en el trance de verse sentados en el banquillo de los acusados, una vergüenza pública que tuvieron que soportar hasta que su presencia dejó de ser necesaria. Si no hay demoras, en junio de 2016 habrá sentencia, en la que será difícil que la Infanta Cristina vaya a prisión, e imposible que su marido logre quedar en libertad, ya que la Fiscalía le pide 19 años y medio de prisión.

El hijo mayor de la Infanta Elena y Jaime de Marichalar ha dado numerosos titulares por su comportamiento, sin embargo su momento más nefasto tuvo lugar en aquel horrible año 2012. Felipe Juan Froilán sufrió un accidente cuando realizaba prácticas de tiro en la finca familiar de los Marichalar en Soria. El hijo de la Infanta Elena se disparó en el pie, por lo que fue operado de urgencia. Además del escándalo por el hecho en sí, que recordó a la trágica muerte del Infante Alfonsito en 1956, hubo muchas críticas debido a que por ese tiempo, Froilán no tenía todavía los 14 años requeridos para llevar el arma con el que se disparó accidentalmente. Una semana después, el nieto mayor de los Reyes Eméritos salió del hospital, aunque el disgusto no quedó ahí, ya que su padre tuvo que declarar por su irresponsabilidad. Finalmente el caso fue archivado.

El Rey Juan Carlos recibe el alta y abandona el Hospital San José de MadridEl Rey Juan Carlos recibe el alta y abandona el Hospital San José de Madrid

Para rematar, la figura del Rey Juan Carlos sufrió un revés del que jamás logró recuperarse. El 14 de abril de 2012, cuando se cumplían 81 años de la proclamación de la II República, el Monarca se vio inmerso en el peor escándalo protagonizado por su persona. Juan Carlos I tuvo que ser intervenido de la cadera tras una caída accidental. El problema es que esta se produjo en Botsuana, donde estaba cazando elefantes. Con una crisis abierta sin precedentes, las informaciones que iban surgiendo dejaban cada vez en peor lugar al Monarca, que estaba disfrutando de un safari de lujo mientras España se desangraba entre el paro y el temor al rescate.

El Jefe del Estado vivía ajeno a esta realidad, y lo pagó caro. Al recibir el alta, tuvo que pedir perdón a todos los españoles por su comportamiento no ejemplar con la ya famosa frase: "Lo siento, me he equivocado y no volverá a ocurrir". Se tragó el orgullo, pero no consiguió que todos los ciudadanos le perdonaran. Por si fuera poco, se descubrió la 'entrañable amistad' que el Rey mantenía con Corinna zu Sayn-Wittgenstein, un escándalo que trajo cola por la posición de Primera Dama oficiosa que llegó a tener esta alemana de cuyo nombre en La Zarzuela nadie quiere acordarse.

El Rey Juan Carlos y Corinna zu Sayn-Wittgenstein en AlemaniaEl Rey Juan Carlos y Corinna zu Sayn-Wittgenstein en Alemania

El #CompiYogui de la Reina Letizia: el primer gran escándalo de la nueva era

Los años 2013, 2014 y 2015 tampoco fueron fáciles para la Corona, que solo logró salvar los muebles con la abdicación del Rey Juan Carlos, que dejó su reinado agotado hasta la extenuación. Desde entonces se redujeron los escándalos, aunque no se eliminaron, eso sí, Felipe VI consiguió mejorar la imagen de una Monarquía que fue superando sus peores horas. Lamentablemente 2016 no está siendo positivo para la Casa Real, no solo por la ausencia de Gobierno, sino por los escándalos protagonizados por la Reina Letizia, que se ha visto envuelta en varias polémicas que han menoscabado su imagen. El peor de todos, el del #CompiYogui.

El pasado mes de marzo de 2016 se filtraron unos mensajes intercambiados por iMessage entre los Reyes de España y su íntimo amigo Javier López Madrid después de que su nombre fuera salpicado por el escándalo de las tarjetas black, caso por el que después de esos mensajes, López Madrid fue imputado.

La Reina Letizia reaparece tras el escándalo del #CompiYoguiLa Reina Letizia reaparece tras el escándalo del #CompiYogui

El Diario publicó los mensajes entre el Monarca, su consorte y el yerno de Juan Miguel Villar Mir, donde quien se llevó las mayores críticas por sus palabras fue la Reina Letizia. En ese chat, una mujer a la que López Madrid tiene registrada como Ltzia envió un mensaje fechado el 15 de octubre de 2014 a las 17:08 horas que señalaba: "Te escribí cuando salió el artículo de lo de las tarjetas en la mierda de LOC y ya sabes lo que pienso Javier. Sabemos quién eres, sabes quiénes somos. Nos conocemos, nos queremos, nos respetamos. Lo demás, merde. Un beso compi yogui (miss you!!!)".

"Os lo agradezco mucho. En el futuro extremaré el cuidado, vivimos en un país muy difícil y sere aún más consciente de mi conducta", respondió el empresario. Asimismo, 'PF PT', que pudo ser identificado como 'Príncipe Felipe, Particular' añadió posteriormente: "¡Y tanto! Me uno al chat, pero prefiero tener un rato para charlar sin intermediación electrónica ni telefónica. Comemos mañana? Abrazo". López Madrid añadió: "No puedo señor, estoy en san Francisco. Vuelvo el domingo, pero si es necesario regreso antes". Felipe VI respondió: "Ahí va! Pues claro que no, hombre. Era por charlar con tranquilidad. Ya cuando vuelvas hablamos. Un abrazo y disfruta algo lejos de este barullo". La imagen de Doña Letizia terminó por los suelos y se alzó con importantes críticas. Pese a todo, espera que todo caiga en el olvido por sí solo y no va a pedir disculpas. Sin duda la Casa Real Española ha cambiado en 85 años, pero hay cosas que nunca cambian.

Te puede interesar