El funeral de la Infanta Pilar reencuentra a Felipe y Letizia con Juan Urdangarin y a los hijos de la Duquesa de Alba

ÚLTIMO ADIÓS

El funeral de la Infanta Pilar reencuentra a Felipe y Letizia con Juan Urdangarin y a los hijos de la Duquesa de Alba

La Duquesa de Badajoz fue despedida en una ceremonia privada a la que acudieron numerosos familiares y amigos.

El funeral de la Infanta Pilar reencuentra a Felipe y Letizia con Juan Urdangarin y a los hijos de la Duquesa de Alba

La Infanta Pilar murió el 8 de enero de 2019 a los 83 años. Había ingresado tres días antes en el Hospital Internacional Ruber de Madrid a causa de una bronquitis derivada de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) que padecía. A todo ello se unía el cáncer de colon contra el que luchaba desde principios de 2019 y que contribuyó a debilitar a la Duquesa de Badajoz.

Bruno Gómez-Acebo, Simoneta Gómez-Acebo y su hijo en el funeral de la Infanta PilarBruno Gómez-Acebo, Simoneta Gómez-Acebo y su hijo en el funeral de la Infanta Pilar

Doña Pilar vivió sus últimos momentos acompañada por sus hijos, nietos y otros familiares como sus hermanos, el Rey Juan Carlos y la Infanta Margarita, sus cuñados, la Reina Sofía y Carlos Zurita y su sobrina María Zurita. Todos ellos pudieron despedirse de la Infanta Pilar antes de su muerte, que ha dejado muy triste a la familia Borbón.

El cuerpo sin vida de la Duquesa de Badajoz fue trasladado desde el centro médico en el que falleció hasta su casa, situada en Puerta de Hierro (Madrid). Hasta allí fueron llegando familiares y amigos que quisieron despedirse de la Infanta Pilar en la intimidad de su hogar.

El Rey Juan Carlos y la Reina Sofía en la capilla ardiente de la Infanta PilarEl Rey Juan Carlos y la Reina Sofía en la capilla ardiente de la Infanta Pilar

Por allí pasaron desde sus hijos, entre ellos Simoneta, Bruno y Fernando Gómez-Acebo, que estaban muy afectados, a nueras y exnueras, como Bárbara Cano, Andrea Pascual o Laura Ponte, y sus nietos. Por supuesto hubo más presencia familiar, ya que los Duques de Soria y de Hernani aparecieron con su hija, María Zurita. Los Zurita habían acudido esa misma mañana a despedirse de Doña Pilar, y no dudaron en seguir arropando a los Gómez-Acebo en el trance.

El Rey Juan Carlos, muy afectado y al mismo tiempo entero, quiso estar presente en la capilla ardiente de Doña Pilar. El que fuera Rey de España ha perdido a su hermana mayor, con la que tenía una relación cómplice que fue fortaleciéndose con el paso de los años. Juan Carlos I llegó a Puerta de Hierro con la Reina Sofía e Irene de Grecia, que quisieron decir adiós a la Vizcondesa viuda de la Torre.

Los Reyes Felipe y Letizia en la capilla ardiente de la Infanta PilarLos Reyes Felipe y Letizia en la capilla ardiente de la Infanta Pilar

Los más esperados fueron los Reyes Felipe y Letizia. Esa misma mañana, el Monarca fue testigo de cómo Pedro Sánchez prometía su cargo como Presidente del Gobierno. Después fue informado de la muerte de su tía, y ya en la tarde del 8 de enero de 2019 cogió su coche y se presentó en la residencia de los Gómez-Acebo acompañado de Doña Letizia.

Allí coincidieron con Juan Urdangarin. El hijo mayor de la Infanta Cristina e Iñaki Urdangarin llegó solo y solo se fue a pesar de la cantidad de parientes cercanos que estaban en casa de Doña Pilar. Su tía abuela fue un gran apoyo público y privado para sus padres, así que en ausencia de ambos le pareció necesario acudir a despedirse.

La Infanta Elena, Froilán y Victoria Federica en la capilla ardiente de la Infanta PilarLa Infanta Elena, Froilán y Victoria Federica en la capilla ardiente de la Infanta Pilar

Los que sí aparecieron juntos fueron la Infanta Elena, Froilán y Victoria Federica, que han mantenido una relación bastante cercana con la fallecida. Victoria de Marichalar iba conduciendo, mientras que la Duquesa de Lugo viajó como copiloto y Felipe de Marichalar iba detrás.

Konstantin de Bulgaría y María García de la Rasilla, sobrinos y amigos de la Infanta Pilar, al igual que Luis Alfonso de Borbón y Margarita Vargas, decidieron pasarse por la capilla ardiente. También lo hizo el empresario Javier Hidalgo o Paloma Segrelles, que tienen un gran cariño por los Gómez-Acebo.

Cayetano Martínez de Irujo en la capilla ardiente de la Infanta PilarCayetano Martínez de Irujo en la capilla ardiente de la Infanta Pilar

Llamativa fue la otra coincidencia del velatorio. De sobra es conocida la cercanía y lealtad de los Alba hacia la Corona. Es por eso que no sorprendió que aparecieran Fernando, Cayetano y Eugenia Martínez de Irujo, que sin embargo llegaron por separado. La relación entre el Duque de Arjona y la Duquesa de Montoro es inexistente desde la publicación de las memorias del jinete, así que es probable que guardaran las distancias.

Quizás el Marqués de San Vicente del Barco, cercano tanto a uno como a otro y con espíritu conciliador, aprovechara el momento para suavizar posturas entre los hermanos, si es que no lo han hecho ya en lugares más privados.

Eugenia Martínez de Irujo en la capilla ardiente de la Infanta PilarEugenia Martínez de Irujo en la capilla ardiente de la Infanta Pilar

Los hermanos que sí llegaron juntos fueron el Duque de Calabria y la Princesa Cristina de Borbón-Dos Sicilias, siempre tan unidos. Ella acudió con su marido, Pedro López Quesada, y sus dos hijos, Pedro Pablo y Victoria. Al día siguiente estuvieron los tres mayores, a los que se les unió Sofía Landaluce, esposa del Duque de Calabria.

La Princesa Nora de Liechtenstein, el abogado Antonio Garrigues Walker, Pina Sánchez Errazuriz, que además de a una amiga ha perdido a una gran colaboradora para el Rastrillo Nuevo Futuro, el Marqués de Cubas y Beatriz de Orleans fueron otros de los presentes.

Funeral privado con la Infanta Cristina

A la mañana siguiente se celebró un funeral privado en el mismo domicilio. A los hijos, nietos y hermanos que ya habían ido les acompañaron la Infanta Elena, pero no ya sus vástagos, y sí la Infanta Cristina, que viajó desde Ginebra para despedir a una tía tan querida. Llegó de copiloto de la Duquesa de Lugo, teniendo como pasajero a Juan Urdangarin, que está vez sí fue recogido por los suyos.

Pedro de Borbón-Dos Sicilias y Sofía Landaluce con Cristina de Borbón-Dos Sicilias y Pedro López Quesada en el funeral de la Infanta PilarPedro de Borbón-Dos Sicilias y Sofía Landaluce con Cristina de Borbón-Dos Sicilias y Pedro López Quesada en el funeral de la Infanta Pilar

María Zurita, muy afectada, se sumó al funeral, como también lo hizo José Miguel Fernández Sastrón, exmarido y padre de los hijos de Simoneta Gómez-Acebo, o una triste Laura Ponte, que siempre estuvo unida a su exsuegra pese a haberse extinguido su matrimonio con Beltrán Gómez-Acebo.

Entre los asistentes destacaron a su vez el cantante Antonio Carmona, la aristócrata Alejandra Rojas, la diseñadora Ágatha Ruiz de la Prada y su hija Cósima Ramírez, Eugenia Martínez de Irujo o los Reyes Simeón y Margarita de Bulgaria. En su caso, acudieron por la amistad que les une con la realeza española y por el parentesco entre la consorte búlgara y el difunto marido de la Infanta Pilar, que eran primos.

La Infanta Cristina tras el funeral de la Infanta PilarLa Infanta Cristina tras el funeral de la Infanta Pilar

Una vez terminaron los funerales privados, los restos de la Infanta Pilar han sido cremados. Sus cenizas se han depositado en el panteón familiar de los Gómez-Acebo en el cementerio madrileño de San Isidro, renunciando así a su derecho a ser enterrada en el Panteón de Infantes del Monasterio de El Escorial. De todos modos, será honrada con una misa funeral en su memoria en este Real Sitio.

Te puede interesar