Los dos bloques de la Familia Real y la Familia del Rey: afectos, desafectos, distintos objetivos y un verso suelto

LOS BORBÓN Y GRECIA

Los dos bloques de la Familia Real y la Familia del Rey: afectos, desafectos, distintos objetivos y un verso suelto

Hace ya tiempo que existen dos bloques en la Familia Real. Hay quien está anclado en uno y hay quien oscila.

Los dos bloques de la Familia Real y la Familia del Rey: afectos, desafectos, distintos objetivos y un verso suelto

Hace ya mucho tiempo que los Borbón y Grecia no son una familia unida. Los Reyes Juan Carlos y Sofía no son matrimonio desde hace décadas. Sus tres hijos, antaño unidos, se han separado entre las Infantas Elena y Cristina, que sí se apoyan la una a la otra, y el Rey Felipe, que no se trata con Cristina de Borbón y que tiene un trato distinto con la Duquesa de Lugo. En la siguiente generación, los Marichalar y los Urdangarin tienen mucho más vínculo entre sí que con la Princesa Leonor y la Infanta Sofía. No quiere decir que las hijas de Don Felipe y Doña Letizia no se traten con sus primos, pero tampoco es que sean los más íntimos. Y todo ello por no hablar de suegros y nuera, yernos y cuñados. Eso ya es otro cantar.

El Rey Juan Carlos con la Reina Sofía, la Infanta Elena y sus hijos y los Reyes con sus hijas por su 80 cumpleañosEl Rey Juan Carlos con la Reina Sofía, la Infanta Elena y sus hijos y los Reyes con sus hijas por su 80 cumpleaños

Lo que está claro y cada vez más es que existen dos bloques diferenciados que no se corresponden del todo, pero casi, con la Familia Real y la Familia del Rey. Dentro del primer grupo están el Rey Felipe, la Reina Letizia, la Princesa Leonor, la Infanta Sofía, el Rey Juan Carlos y la Reina Sofía. Eso sí, Juan Carlos de Borbón se retiró de los actos oficiales en 2019 y en 2020 Felipe VI le retiró la asignación. Básicamente es como si no formara parte de la Familia Real, pero ahí está. Y luego en la Familia del Rey, dejando a u lado a parientes más lejanos, se encuentran las Infantas Elena y Cristina y sus respectivos hijos.

En el primer bloque están los cuatro miembros principales de la Familia Real, es decir, los Reyes Felipe y Letizia, la Princesa de Asturias y la Infanta Sofía. Los cuatro están unidos en lo afectivo, pero también en lo institucional. Los Reyes están comprometidos con la Monarquía, con su presente y con un futuro en el que Don Felipe pueda transmitir la Corona a su hija Leonor. Quiere hacerlo además con una institución en buena forma y saneada, todo lo contrario a lo que se encontró en 2014 cuando subió al trono tras la abdicación del Rey Juan Carlos.

En aquel momento Juan Carlos I estaba marcado por el escándalo de Botsuana y Corinna, pero aquello, muy grave entonces, era solo la punta de iceberg de lo que estaba por venir y que terminó con Juan Carlos de Borbón sin asignación primero y exiliado en Abu Dabi después. Felipe VI debía salvar la Monarquía, aunque supusiera alejar y alejarse de su padre.

Y esto enlaza con el otro bloque. En la Semana Santa de 2022 se han podido ver ambos perfectamente. Para el Rey Felipe, su padre es un elemento tóxico, una figura a la que tiene mucho que agradecer, pero que al mismo tiempo supone un lastre para su reinado. Nada que ver con las Infantas Elena y Cristina, que liberadas de lo que supone ser miembro de la Familia Real piensan más en lo personal y familiar que en lo institucional. Para ellas La Zarzuela fue su hogar, Don Felipe es su hermano y la Corona no iba a recaer sobre ellas, pero estaban comprometidas con la Monarquía y ejercieron felizmente como Infantas de España. De hecho, hubieran querido hacer más de lo que hicieron.

Los Reyes Felipe y Letizia y sus hijas, Leonor y Sofía, acuden a un centro de refugiados ucranianosLos Reyes Felipe y Letizia y sus hijas, Leonor y Sofía, acuden a un centro de refugiados ucranianos

Todo eso ya es pasado. Respetan al Rey y a la Institución, eso por delante, pero su compromiso con la Corona y con el trono no es el que tiene el otro bloque. Los Reyes Felipe y Letizia y sus hijas tienen un objetivo, y las Infantas Elena y Cristina tienen otros. De ahí que por ejemplo en Semana Santa de 2022 la Familia Real apareciera en una visita al Centro de Recepción, Acogida y Derivación (CREADE) de refugiados ucranianos de Pozuelo de Alarcón que además supuso el regreso de la Princesa Leonor tras su vuelta a España por las vacaciones de primavera.

Muy lejos de allí, la Infanta Elena y la Infanta Cristina pasaban unos días con el Rey Juan Carlos en Abu Dabi en un viaje que ha sido muy diferente. Por primera vez desde que su padre se instaló en el Emirato en agosto de 2020, Juan Carlos de Borbón posó con sus hijas e hizo divulgar la foto. Además, con ellos aparecieron sus nietos Victoria Federica y Juan, Pablo, Miguel e Irene Urdangarin. El gran ausente fue Froilán, que no se unió a este viaje familiar. Supone esta la primera visita de los nietos, al menos que se sepa, y supone además una forma de querer apoyar al Rey Juan Carlos en público y en privado, al menos como padre y abuelo.

El Rey Juan Carlos con sus hijas y cinco de sus nietos en Abu DabiEl Rey Juan Carlos con sus hijas y cinco de sus nietos en Abu Dabi | Foto: Europa Press

Para este bloque, lo principal es la familia, estar con el Rey Juan Carlos y más después de que la Fiscalía archivara las investigaciones contra él. Se acreditó delito, pero nada se pudo hacer. Estaba liberado. Faltaba eso sí la demanda presentada por Corinna en Reino Unido por acoso, algo que sigue teniendo pendiente. Eso sí, las Infantas Elena y Cristina y sus hijos pensaron que era momento de visitar al padre y abuelo y más en el décimo aniversario del escándalo de Botsuana. Para ellas, para ellos, el trono queda ya lejano, y sin querer perjudicar a quien sí lo tiene cerca o lo ostenta, han querido respaldar al Rey Juan Carlos.

La Reina Sofía, el verso suelto

Y luego están el verso suelto. La Reina Sofía no estuvo ni con unos ni con otros. Resulta casi impensable que Doña Sofía viaje a Abu Dabi para visitar al Rey Juan Carlos, al igual que nadie pensó en que iba a acompañar a los Reyes y sus hijas en su visita para apoyar a los refugiados ucranianos. La relación de la Reina Sofía con sus hijas y nietos es buena, aunque nada que ver con la pasión que existe entre el Rey Juan Carlos y la Infanta Elena. Por otro lado, Don Felipe está del lado de su madre y cuenta con ella para una serie de actos, no demasiados. Eso en lo institucional. En lo personal, la visita con frecuencia y mantienen un trato cercano, mientras que con la Princesa Leonor y la Infanta Sofía también tiene una relación afectiva normal entre abuela y nietas.

La Reina Sofía, del brazo de Irene de Grecia en la boda de Felipe de Grecia y Nina FlohrLa Reina Sofía, del brazo de Irene de Grecia en la boda de Felipe de Grecia y Nina Flohr

La Reina Sofía lleva mucho tiempo debatiéndose entre su papel de Reina y su papel de madre y abuela. Desde que Felipe VI subió al trono su papel disminuyó enormemente, pero su compromiso con la Corona permanece inquebrantable. Eso no quita para que desee que las relaciones entre la familia sean lo mejor posible, aunque hace ya tiempo que se dio cuenta de que hay vínculos que ya no se pueden recomponer tan fácilmente. Y así, ni en Abu Dabi ni en Madrid, disfrutó de la Semana Santa como hizo siempre, como hacían todos siempre, en Mallorca. ¿Quién le acompañó? La que nunca le falla: Irene de Grecia. Ella está al margen de bloques, de tronos y Coronas, de problemas familiares e institucionales. Ella está siempre al lado de la Reina Sofía, para lo bueno y para lo malo, como siempre ha hecho. Hay vínculos que sin irrompibles.

Te puede interesar