Archie Harrison y Welf Augusto de Hannover: los bebés de la realeza que nacieron con polémica

ROYAL BABIES

Archie Harrison y Welf Augusto de Hannover: los bebés de la realeza que nacieron con polémica

El primogénito del Príncipe Harry y Meghan Markle y el segundo vástago de Ernesto Augusto y Ekaterina de Hannover son los royal babies de 2019.

Archie Harrison y Welf Augusto de Hannover: los bebés de la realeza que nacieron con polémica

Hay años muy prolíficos en cuanto a bebés de la realeza se refiere, mientras que otros no lo son tanto. En 2019 han pasado muchas cosas en el seno de las Casas Reales, y aunque no ha habido mucho natalicio, los dos bebés de sangre real que han venido al mundo han sido uno muy mediático, y el otro muy polémico.

Ernst August de Hannover y Ekaterina Malysheva recién casados por la iglesiaErnst August de Hannover y Ekaterina Malysheva recién casados por la iglesia

Se trata de Archie Harrison Mountbatten-Windsor y de Welf Augusto de Hannover. El primero es el primogénito del Príncipe Harry y Meghan Markle y por tanto miembro de la Familia Real Británica, mientras que el segundo es el segundogénito del Príncipe Ernesto Augusto de Hannover y de Ekaterina Malysheva. Ambos son parientes lejanos y se 'cruzaron' en la boda de la Princesa Eugenia de York y Jack Brooksbank, celebrada en 12 de octubre de 2018.

Ese día, tanto la Duquesa de Sussex como la Princesa Ekaterina estaban embarazadas, aunque el de la segunda llegó antes a término y generó mucha menos expectación, aunque sí una gran polémica por lo que pasó después. El 14 de marzo de 2019, Ernesto Augusto de Hannover y Ekaterina Malysheva fueron padres de un varón nacido en Hannover (Alemania). Al ser varón, y debido a las leyes sálicas que rigen a la hora de heredar la jefatura de la más importante Casa Principesca de Alemania, el bebé adelantó en la línea de sucesión a su hermana Isabel, nacida el año anterior.

El Príncipe Ernesto de Hannover en la fiesta previa a la boda de su hijo Christian con Alessandra de OsmaEl Príncipe Ernesto de Hannover en la fiesta previa a la boda de su hijo Christian con Alessandra de Osma

Esta dinastía no reinante que un día llevó las riendas del Imperio británico tenía un heredero que sin embargo no ha sido reconocido por quien ostenta la jefatura de la Casa Güelfa, el controvertido Ernesto de Hannover. El motivo es la guerra que mantiene con su primogénito y heredero, el Príncipe Ernesto Augusto, que lejos de apaciguarse con la ampliación de la Principesca Familia, ha servido para todo lo contrario.

El enfrentamiento volvió a dejarse notar cuando se conoció que el niño no se llamaría Ernesto Augusto, como ha dictado la tradición para el heredero de los Hannover durante cinco generaciones, sino que su nombre es Welf August. El motivo es que debido a la guerra entre padre e hijo, el Príncipe de Hannover se ha negado a reconocer a su nieto como heredero de la dinastía, por lo que el matrimonio heredero ha optado por renunciar a que su segundogénito lleve el nombre de Ernesto.

Ernesto Augusto y Ekaterina de Hannover en el bautizo de Welf Augusto | Foto: InstagramErnesto Augusto y Ekaterina de Hannover en el bautizo de Welf Augusto | Foto: Instagram

El Príncipe Welf Augusto de Hannover fue bautizado el 11 de mayo de 2019 con Olympia de Grecia (prima tercera del bebé), como madrina, y con Julio Santo Domingo (cuñado del medio hermano del Heredero de Hannover), como padrino. El sacramento se celebró en el Castillo de Marienburg, precisamente epicentro de la guerra de los Hannover, un conflicto que empezó cuando el Príncipe Ernesto se arrepintió de haber legado en vida los bienes de la dinastía a su sucesor. Demandas, desplantes y ausencias son el pan de cada día para los Hannover, donde ni los nacimientos traen paz.

El royal baby más esperado

De polémicas familiares no sabe nada Archie Harrison, pero lo sabrá algún día. El primer hijo del Príncipe Harry y Meghan Markle vino al mundo el 6 de mayo de 2019 en el Hospital Portland de Londres. Aunque la Duquesa de Sussex deseaba dar a luz en su casa, Frogmore Cottage, finalmente no fue posible y tuvo que ser trasladada al centro médico. Las críticas llegaron antes del nacimiento debido a que la real pareja consideró que el nacimiento se trataba de un asunto privado, tanto que hubo confusión entre los equipos de Buckingham Palace y el de los Duques de Sussex cuando los primeros anunciaron que Meghan Markle estaba de parto cuando Archie Harrison llevaba horas con vida.

El Príncipe Harry y Meghan Markle con su primer hijo Archie Harrison en su presentaciónEl Príncipe Harry y Meghan Markle con su primer hijo Archie Harrison en su presentación

No hubo posado al salir del hospital, pero sí declaraciones del Príncipe Harry por un lado, y por otro del incómodo Tom Markle, un abuelo al que Archie no conocerá. Tuvieron que pasar dos días (8 de mayo de 2019) para que tuviera lugar la presentación en St. George's Hall de Windsor Castle, momento en el que se pudo ver por primera vez al cuarto nieto del Príncipe de Gales.

Más polémicas. Ese mismo día se comunicaron los nombres y títulos del bebé a través de una imagen en la que veía al niño con sus padres, su abuela materna y sus bisabuelos: "La Reina y el Duque de Edumburgo han conocido al bebé recién nacido de los Duques de Sussex en Windsor Castle. La señora Doria Ragland también ha estado presente. El Duque y la Duquesa de Sussex están encantados de anunciar que han llamado a su hijo Archie Harrison Mountbatten-Windsor.

Los Duques de Sussex presentando a su hijo Archie Harrison a la Reina Isabel, el Duque de Edimburgo y Doria RaglandLos Duques de Sussex presentando a su hijo Archie Harrison a la Reina Isabel, el Duque de Edimburgo y Doria Ragland

El bebé tendría derecho a ser Conde de Dumbarton, título subsidiario del de su padre, pero no. Podría tener un nombre o unos nombres más royals, pero no. Podría haber sido Alteza Real y haber tenido dignidad de Príncipe de Sussex con una patente de la Reina Isabel, pero no. De hecho, en cuanto el Príncipe Carlos sea Rey, tendría derecho a su dignidad principesca de forma automática. Pero no, sus padres han querido que no tenga título alguno, si bien es cierto que algún heredará el Ducado de Sussex por ser el primogénito varón y que se encuentra en la línea de sucesión al Trono de Reino Unido.

El royal baby más esperado después de los hijos del Príncipe Guillermo y Kate Middleton tuvo un bautizo privado el 6 de julio de 2019 en el Castillo de Windsor. Hubo tan solo unas fotos oficiales, en las que por cierto aparecieron las hermanas de Lady Di. Ni siquiera se dijo quiénes fueron sus padrinos y madrinas, una información que los Duques de Sussex han querido mantener en privado.

Los Duques de Sussex con su hijo Archie y parte de la Familia Real el día de su bautizoLos Duques de Sussex con su hijo Archie y parte de la Familia Real el día de su bautizo

Y así ha ido creciendo Archie Harrison, que a pesar de la discreción con la que sus padres quieren criarle, debutó en su primer acto oficial con un encuentro con Desmond Tutu con motivo del viaje oficial de los Duques de Sussex a Sudáfrica en septiembre de 2019, un momento en el que Archie dejó claro nuevamente lo bueno y adorable que es.

Te puede interesar