Lo que la Visita de Estado a Suecia ha mostrado de la relación de los Reyes Felipe y Letizia y la Familia Real Sueca

CASAS REALES

Lo que la Visita de Estado a Suecia ha mostrado de la relación de los Reyes Felipe y Letizia y la Familia Real Sueca

Si este Viaje de Estado ha servido para estrechar lazos entre ambos países, también ha fortalecido el vínculo entre las dos Casas Reales.

Lo que la Visita de Estado a Suecia ha mostrado de la relación de los Reyes Felipe y Letizia y la Familia Real Sueca

La Visita de Estado de los Reyes Felipe y Letizia a Suecia se ha desarrollado con éxito. Comenzó con una despedida con honores en el Pabellón de Estado del Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas que tuvo lugar al mediodía del miércoles 23 de noviembre de 2021. Esa misma tarde ya estaban en Estocolmo, donde llegaron con discreción para participar en un encuentro con la colectividad española en Suecia que tuvo lugar en la Residencia de la Embajada de España en Suecia. Ahí hubo mascarillas, desde entonces no volvieron a ponérselas en público hasta su vuelta a España debido a que en el país nórdico no hay que llevarlas, decidiéndose que harían lo mismo que hace la Familia Real Sueca.

Los Reyes Felipe y Letizia saludan a Carlos Gustavo y Silvia de Suecia en su Visita de Estado a SueciaLos Reyes Felipe y Letizia saludan a Carlos Gustavo y Silvia de Suecia en su Visita de Estado a Suecia

Fueron los Bernardotte unos perfectos anfitriones, lo que empezó a verse en la mañana del miércoles 24 de noviembre de 2021. En Hovstallet, donde se encuentran las caballerizas reales, Don Felipe y Doña Letizia se encontraron con los Reyes Carlos Gustavo y Silvia de Suecia, que les dispensaron una cálida bienvenida en la que no faltaron los gestos de cordialidad. De ahí al Palacio Real de Estocolmo previo paseo en carruaje. el Rey Felipe se sentó en el primer carruaje junto al Rey de Suecia, mientras que Doña Letizia se acomodó en otro con la Reina de Suecia.

Tras pasar revista a las tropas, escuchar los himnos nacionales y saludar a autoridades, los cuatro reyes entraron en las estancias del Palacio Real de Estocolmo, donde les esperaban los Príncipes Victoria y Daniel de Suecia, así como el Príncipe Carlos Felipe y la Princesa Sofia, que se unieron así posteriormente a la ceremonia de bienvenida. Se hizo de esta forma para marcar el rango. La Visita de Estado se hizo por invitación del Rey de Suecia al Rey de España. Ambos Monarcas tienen que estar acompañados por sus consortes, unos como anfitriones y otros como visitantes.

Los Reyes Felipe y Letizia con la Familia Real Sueca en su Visita de Estado a SueciaLos Reyes Felipe y Letizia con la Familia Real Sueca en su Visita de Estado a Suecia

El resto de la Familia Real presente puede tener más o menos participación, y en el caso de los Bernadotte, estaba claro que el peso de la pareja heredera y de los Duques de Värmland iba a ser grande, como se fue viendo a lo largo de la Visita de Estado. Esa misma tarde, los Reyes de España separaron sus agendas tras acudir con los Reyes de Suecia al Museo Nobel para ver la exposición 'Sinapsis. Arte y ciencia de España. Felipe VI visitó el Riksdag, el Parlamento, y se reunió con el ya ex Primer Ministro Stefan Löfven. Esa mañana había sido elegida Primera Ministra Magdalena Andersson, que presentó su dimisión y que espera volver a ser votada a los pocos días. Pero esa es otra historia. Por su parte, Doña Letizia se desplazó al Instituto Karolinska. Le acompañaba la Reina Silvia, que ha ejercido siempre como su anfitriona, pero también quiso estar presente Victoria de Suecia, un gesto de la amable y simpática heredera hacia la Reina de España.

Esa misma noche volvió a haber reencuentro de los ocho royals. El Salón Mar Blanco del Palacio Real de Estocolmo acogió una cena de gala en honor a los Reyes de España. Si en la ceremonia de bienvenida la Familia Real Sueca había demostrado lo esplendorosa que es y lo bien que maneja la pompa, esa noche la que brilló sobre todos y sobre todas fue la Reina Letizia. La Reina de España ejerció como tal todavía más al colocarse la tiara de la tiaras: la de la Flor de Lis, así como las pulseras gemelas de brillantes de Cartier y los pendientes de chatones.

Sofia de Suecia hablando con la Reina Letizia en la cena de gala en el Palacio Real de EstocolmoSofia de Suecia hablando con la Reina Letizia en la cena de gala en el Palacio Real de Estocolmo | Foto: Casa de SM el Rey

Por su parte, la Reina Silvia lució la de los Camafeos, la Princesa Victoria la tiara kokoshnik de aguamarinas y la Princesa Sofia su tiara nupcial, la tiara Sofia, cuyas piedras preciosas pueden sustituirse para conjuntar la joya con el vestido. Y en cuanto a vestido, un guiño de la Reina Letizia a la Princesa Heredera al ponerse un traje de H&M igual al que Victoria de Suecia utilizó en el posado por su décimo aniversario de boda con Daniel de Suecia.

Tiaras y vestidos aparte, se pudo comprobar nuevamente que no es Carlos Gustavo de Suecia un hombre especialmente simpático y paciente. Durante el posado, con los Reyes de España y luego ya uniéndose la pareja heredera y los Duques de Värmland, mostró su desasosiego ante tanto cambio de sitio y tanta foto. Todo lo contrario de la siempre sonriente Reina Silvia, que aunque es buena amiga de la Reina Sofía, también ha logrado congeniar con una reina de otra generación. No hay duda de que las dos reinas se han llevado bien, como que a la Princesa Sofia le ha gustado conocer a Doña Letizia. No había constancia de que se hubieran visto cara a cara, por lo que la primera vez ha sido en esta Visita de Estado. Y algo se tenían que decir porque cuando la sesión de fotos acabó, para alivio de Carlos XVI Gustavo de Suecia, la Princesa Sofia se acercó a la Reina Letizia para hablar.

La Reina Letizia hablando con Daniel de Suecia durante la cena de gala en el Palacio Real de EstocolmoLa Reina Letizia hablando con Daniel de Suecia durante la cena de gala en el Palacio Real de Estocolmo | Foto: Casa de SM el Rey

Luego en la cena no podían hacerlo debido a la disposición de las mesas. La Reina Letizia estaba entre el Rey de Suecia y el Príncipe Daniel. Teniendo en cuenta que al Monarca le tiene más visto y es de pocas palabras, era lógico que se centrara en el Príncipe de Suecia, con el que tiene en común ser consortes, proceder de un ámbito alejado de la realeza, su pasión por la vida sana y además haber nacido el mismo día, aunque Doña Letizia le saca un año. Charlaron animadamente mientras enfrente, el Rey Felipe se repartía entre la tía (tercera) Silvia y la prima (cuarta) Victoria. Se ha llevado siempre bien con ellas y este Viaje de Estado ha servido para demostrarlo una vez más.

A la mañana siguiente hubo actos por separado de los Reyes por un lado y las Reinas por otro hasta que se reunieron todos en el almuerzo que la Presidenta del Consejo Ciudadano y la Alcaldesa de Estocolmo ofrecieron a los Reyes de España en el Salón Dorado. Además, se les entregaron las llaves de la ciudad. Los Jefes de Estado llegaron juntos, al igual que las consortes, que nuevamente iban hablando y comentando muy animadas. Ambas tienen facilidad de palabra y saben manejarse bien. La duda es si hablarían en inglés todo el rato o la Reina Silvia se animaría a usar el español, lengua que domina.

Los Reyes Felipe y Letizia hablando con Victoria y Daniel de Suecia y con Carlos Felipe y Sofia de Suecia en el Ayuntamiento de EstocolmoLos Reyes Felipe y Letizia hablando con Victoria y Daniel de Suecia y con Carlos Felipe y Sofia de Suecia en el Ayuntamiento de Estocolmo

En el almuerzo estuvieron por supuesto la pareja heredera y los Duques de Värmland, que conversaron animadamente con los Reyes Felipe y Letizia. Por la tarde, el Rey de Suecia y su sobrino visitaron la Real Academia Sueca de Ciencias de la Ingeniería. Más tarde, Don Felipe cambió de acompañante y estuvo con la Reina Letizia en una reunión con miembros de la Asociación de Científicos españoles en Suecia. Para terminar la velada y cerrando el círculo, los Reyes se desplazaron a la Residencia de la Embajada de España, edificio conocido como Villa Byströmn y que está situada en Djurgården, Estocolmo. Esta vez no llevaron mascarillas y estuvieron acompañados por la Familia Real Sueca al completo.

De nuevo, una enorme complicidad que se puso de manifiesto nada más llegar, con los Reyes Felipe y Letizia charlando y bromeando con la Reina Silvia. Durante los saludos, momento en el que a la Reina Letizia se le cayó el bolso y se desparramó su contenido por el suelo. Se vio lo atenta que Doña Letizia fue con Victoria de Suecia en este último acto juntas en el que no faltaron el Príncipe Daniel, el Príncipe Carlos y la Princesa Sofia.

La Reina Letizia, muy atenta con Victoria de Suecia en presencia del Rey Felipe y Carlos Gustavo y Silvia de SueciaLa Reina Letizia, muy atenta con Victoria de Suecia en presencia del Rey Felipe y Carlos Gustavo y Silvia de Suecia

Al término de este encuentro, los Reyes de Suecia acompañaron a los de España al aeropuerto de Arlanda para decirles adiós de la forma más cálida posible y agradecerles su visita. Hubo muchas confidencias y sobre todo besos y abrazosa antes de que subieran al avión para volver a España, dejando claro que los vínculos familiares y de amistad entre ambas Casas Reales se han fortalecido todavía más.

Amistad entre las dos Casas Reales

No extrañaron las palabras del Rey de Suecia en su discurso durante la cena de gala: "Es un gran honor para Su Majestad la Reina y para mí dar la bienvenida a Sus Majestades a Suecia. Mi familia y yo tenemos cálidos recuerdos de su visita oficial a Estocolmo como herederos en 2005, así como de su asistencia a la boda de la Princesa Heredera en 2010. Estamos encantados de darle la bienvenida nuevamente. La Reina y yo tuvimos el placer de hacer una visita de Estado a España en 1983 y hemos visitado su hermoso país en varias ocasiones desde entonces. Esta es la segunda Visita de Estado que recibimos de España. La última vez fue en 1979 cuando sus padres, Su Majestad el Rey Juan Carlos y Su Majestad la Reina Sofía, nos visitaron".

La Reina Letizia y Silvia de Suecia se abrazan ante el Rey Felipe y el Rey de Suecia en su despedidaLa Reina Letizia y Silvia de Suecia se abrazan ante el Rey Felipe y el Rey de Suecia en su despedida | Foto: Casa de SM el Rey

Recordó también vínculos más antiguos, sin hacer referencia a la Reina Victoria y el Príncipe Alberto, antepasados comunes de Carlos XVI Gustavo y de Felipe VI: "En 1927, mi bisabuelo Gustaf V viajó a España y visitó a su bisabuelo, el Rey Alfonso XIII. Al año siguiente, el rey Alfonso visitó Estocolmo, donde adquirió una hermosa villa en el Royal Park Djurgården, antiguamente la casa del hermano menor del Rey Gustavo V, el Príncipe Carl. Desde entonces, la villa ha sido la residencia del embajador de España. El Rey Alfonso también trajo consigo un regalo de lo más magnífico: una gran alfombra color azafrán con un dibujo de rosas. Está ubicado en la gran sala de estar del Palacio de Drottningholm, donde vivimos la Reina y yo. Con sus colores fuertes y hermosos, me recuerda todos los días nuestra larga amistad. A Sus Majestades, a la amistad continua entre nuestras dos Casas, y a la felicidad y prosperidad de los españoles", finalizó el Rey de Suecia. Y parece que sí, que las dos Casas Reales han sido y siguen siendo buenas amigas.

Te puede interesar