5 momentos felices y amargos que han marcado el reinado del Rey Felipe VI

CASA REAL

5 momentos felices y amargos que han marcado el reinado del Rey Felipe VI

Desde el 19 de junio de 2014, el Monarca ha tenido que hacer frente a etapas complicadas y a otras más felices.

5 momentos felices y amargos que han marcado el reinado del Rey Felipe VI

El 2 de junio de 2014, el Rey Juan Carlos anunciaba que abdicaba la Corona de España en favor de su hijo y heredero, Don Felipe. El 19 de junio de ese mismo año, Don Felipe de Borbón y Grecia era proclamado Rey de España en el Congreso de los Diputados. Comenzaba un nuevo reinado, una Monarquía renovada para un tiempo nuevo. Llegaba una etapa distinta, una generación más joven encarnada en la persona de Felipe VI, que tenía ante sí la misión de servir a España con responsabilidad y de reflotar la imagen de la Corona, dañada por diversos escándalos sucedidos en los últimos años de reinado de Don Juan Carlos.

El Rey Felipe VI ofrece su primer discurso tras ser proclamado junto a la Reina Letizia y sus hijasEl Rey Felipe VI ofrece su primer discurso tras ser proclamado junto a la Reina Letizia y sus hijas

Felipe VI no lo ha tenido nada fácil y ha tenido que pilotar la Institución entre escándalos familiares, problemas territoriales y manejando el despegue de la mujer que está llamada a sucederle: la Princesa Leonor. Finalmente, el Monarca ha logrado mejorar la imagen de la Monarquía. No era difícil, ya que diversos miembros de la Familia Real parecían haberse unido para dar escándalos y más escándalos.

Su primer año de reinado fue bastante agradable, sobre todo teniendo en cuenta todo lo vivido anteriormente. La Reina Letizia parecía más relajada en su nuevo papel, la Casa Real empezaba a ser más transparente, aunque todavía queda mucho por hacer, e inclusiva, tanto que en los primeros días de reinado de Felipe VI invitaron a La Zarzuela a representantes del movimiento LGTBIQ+, algo nunca visto en tiempos de Juan Carlos I.

La complicidad del Rey Felipe VI con sus hijasLa complicidad del Rey Felipe VI con sus hijas

Se anunció un Código de Conducta para la Familia Real, cuyos miembros no podrían trabajar en el sector privado, evitando así para el futuro otro Caso Urdangarin. Ya en el plano personal, los Reyes y sus hijas se dejaban ver como una familia feliz, aunque siendo todavía demasiado herméticos. Todo parecía ir bien dentro de lo que cabe, pero no, no ha ido demasiado bien.

Enfrentamiento con la Infanta Cristina

Antes de que llegara el 19 de junio de 2015, primer aniversario de reinado, se produjo un suceso desagradable con la Infanta Cristina. Los dos hermanos habían estado muy unidos desde siempre. Tenía los mismos gustos, el mismo sentido del humor e incluso Felipe VI se llevaba a las mil maravillas con su cuñado, Iñaki Urdangarin. Eran dos hermanos muy bien avenidos que terminaron sin hablarse desde que en 2011 estalló el Caso Nóos. La decisión de Cristina de Borbón de seguir con Iñaki Urdangarin y su paso por el banquillo (del que salió absuelta) dinamitaron totalmente su relación, al menos públicamente.

Y entonces llegó junio de 2015. Justo antes de que la Infanta Cristina cumpliera 50 años, el Monarca despojó a su hermana del Ducado de Palma, título que le había entregado el Rey Juan Carlos con ocasión de su boda en 1997, y que Iñaki Urdangarin llevaba como consorte. A la ciudadanía española no le agradaba en general, pero era todavía más sangrante para la gente de Palma, indignada por que estas dos personas portaran un título del que incluso Urdangarin se había reído con aquel chiste cibernético filtrado del 'Duque Em... Palma...do'. La decisión regia obtuvo el aplauso general, pero quizás no contaba con que su hermana iba a defenderse. Su respuesta fue a través de su abogado, Miguel Roca, que señaló que Cristina de Borbón había sido la que había renunciado al Ducado de Palma enviando una carta dirigida a Felipe VI. Al final, nunca se ha sabido realmente la verdad de lo que sucedió, pero fue realmente desagradable esa escenificación pública de su mala relación.

El discurso sobre Catalunya

2017 fue un año muy tenso para el Rey por la situación en Catalunya. El 1 de octubre de 2017 se celebró un referéndum ilegal en esta Comunidad Autónoma. Hubo quien se preguntaba dónde estaba el Jefe del Estado, que había despejado su agenda a la espera de lo que iba a ocurrir y se había encerrado en La Zarzuela preparándose con su equipo para dar una respuesta institucional.

El 3 de octubre de 2017, el Rey ofreció un discurso a todos los españoles y españolas. Su tono fue muy duro y se llevó tanto alabanzas por su firmeza como grandes críticas por no haber tendido puentes al dialogo.El desafío independentista es el principal problema de su reinado, y de hecho, el problema catalán tiene visos de no alcanzar una solución en el corto plazo. Además, el peor nivel de aceptación de la Corona se encuentra entre la ciudadanía catalana, por lo que el Jefe del Estado tiene mucho trabajo por delante para intentar que la tierra de la que es Rey, y su hija Princesa de Girona, empiece a aceptarle.

El choque de Reinas

2018 no fue fácil para Don Felipe. El 30 de enero cumplió 50 años, una fecha especial, y en un alarde de apertura y originalidad nunca antes vista en el reinado de Felipe VI, Casa Real hizo llegar unas fotos y un vídeo de su intimidad familiar que fue recibido con críticas y halagos. Al menos intentaron ser más abiertos, pero se nota que la Corona no tiene la experiencia en relaciones públicas que sí manejan con maestría la Familia Real Británica y la Familia Real Sueca.

Dos meses más tarde llegó el terrible momento. El 1 de abril de 2018 la Familia Real se reunió al completo en la Misa de Pascua en la Catedral de Palma, ya que el Rey Juan Carlos había decidido volver en el año de su 80 cumpleaños, y antes de que sus escándalos le dejaran prácticamente apartado de la vida oficial. Los Borbón ofrecieron una imagen de unidad que saltó por los aires en un segundo. A la salida de la misa, la Reina Sofía vio la oportunidad de hacerse una foto con sus nietas. Sin embargo, a la Reina Letizia no le pareció bien y se colocó delante para intentar boicotear la imagen. En un momento dado, su mano coincidió con la de Doña Sofía y la Princesa de Asturias, y Doña Leonor apartó el brazo de su abuela de un manotazo. La cara del Rey Juan Carlos era un poema y el Rey Felipe intentó manejar la situación poniendo paz entre su esposa y su madre.

Ya daba igual, la bochornosa escena dio la vuelta al mundo y hasta Marie Chantal de Grecia, prima política de Don Felipe, criticó a Doña Letizia en Twitter, lo que dio paso a otro conflicto familiar que parece haberse vivido en privado. La Reina fue incluso abucheada en público en su primera aparición después del incidente, por lo que hubo que tomar medidas. La mayor parte de la gente se puso del lado de la Reina Sofía, que de hecho goza de una imagen intachable. Seis días después del rifirrafe, la Familia Real ofreció una imagen de unidad en su visita al Rey Juan Carlos, que fue operado de la rodilla, montando un teatrillo necesario en el que la Reina Letizia pedía perdón a su suegra abriéndole la puerta del coche y siendo cariñosa con ella, y sus nietas se mostraron muy cercanas a Doña Sofía. ¿Se lo creyó alguien? Da igual, al menos hicieron lo que tenían que hacer.

Iñaki Urdangarin entra en la cárcel

Dos meses después del choque de Reinas, Felipe VI pasó por un mal momento, aunque en realidad era una especie de liberación porque empezaba el principio del fin de aquello que el que fuera Jefe de la Casa de SM el Rey, Rafael Spottorno, calificó como un martirio para la Institución. El 18 de junio de 2018, Iñaki Urdangarin, cuñado y hasta 2011 amigo, ingresaba en la cárcel de Brieva (Ávila), para cumplir los 5 años y 10 meses de condena por el Caso Nóos que le había confirmado el Supremo.

Había preocupación por si se veía una foto de Urdangarin entrando en prisión o de la Infanta Cristina yendo a visitarle. Al final se han evitado las dos imágenes, y mientras Urdangarin sufre en la cárcel pagando por sus delitos, la Infanta Cristina ha recuperado poco a poco su sitio, tanto que incluso con motivo del 80 cumpleaños de la Reina Sofía, acudió a la celebración con sus hijos y posaron todos en las escaleras de La Zarzuela. Seguramente a Felipe VI no le haría mucha gracia, pero su hermana salio absuelta, sus sobrinos no tienen la culpa de nada y era el cumpleaños de la Reina Sofía, así que no podía negarse. Sin lugar a dudas, el Caso Urdangarin ha sido el mayor escándalo al que se ha enfrentado la Corona y uno de los motivos por los que el Rey Juan Carlos tuvo que abdicar.

El ascenso de la Princesa Leonor

Entre tanto disgusto, una gran alegría. La Princesa Leonor y la Infanta Sofía son lo más importante para Felipe VI, aunque a nivel institucional tiene que fijarse más en su heredera, que poco a poco ha ido dando pasos rumbo a lo que le espera. Después de haber estado prácticamente escondida y siendo igual a su hermana, la Corona decidió que era el momento de que fuera despegando. El 31 de octubre de 2017, día de su 12 cumpleaños, se distribuyó su primera foto oficial, y dos meses después el Rey impuso a la Princesa de Asturias el Insigne Collar de la Orden del Toisón de Oro en una ceremonia con todos los honores que tuvo lugar el 30 de enero de 2018 por ser el día en el que el Rey cumplía medio siglo de vida.

El Rey Felipe impone a la Princesa Leonor el Toisón de OroEl Rey Felipe impone a la Princesa Leonor el Toisón de Oro

El 8 de septiembre de 2018, los Reyes y sus hijas viajaron a Covadonga para celebrar los 1300 años del origen del Reino de Asturias, el primer centenario de la Coronación Canónica de la Virgen de Covadonga y el primer siglo de la creación del Parque Nacional de la Montaña de Covadonga. Fue también la presentación de Doña Leonor como Princesa de Asturias, al igual que en su momento, Don Felipe había tenido también su debut en el Principado.

El 31 de octubre de 2018, día de su 13 cumpleaños, la Princesa Leonor participó en la lectura de la Constitución Española con motivo del 40 aniversario de su aprobación por el Congreso de los Diputados. Lo hizo después de Felipe VI y fue la primera vez que leyó en público. Lo hizo muy bien, como se pudo comprobar en la cara de orgullo de la Reina Letizia. Faltó que debutara en los Premios Princesa de Asturias 2018, pero finalmente se decidió que se estrenara tanto en estos galardones como en los Princesa de Girona en 2019. El despegue de la Princesa Leonor es imparable, y Felipe VI mira sus pasos con orgullo de padre y de Rey.

La Princesa Leonor lee el Artículo I de la Constitución EspañolaLa Princesa Leonor lee el Artículo I de la Constitución Española

Al final, pese a los muchos problemas del reinado de Felipe VI, también hay momentos buenos. De todos modos, el primer Rey que ha llegado al Trono de la mano de la Constitución tiene mucho por hacer para conservar la Corona, y lo más importante, salvaguardar su legado y que la Princesa Leonor suba al Trono.

Te puede interesar