Asi fue la boda de la Infanta Cristina e Iñaki Urdangarin

AQUELLA BODA REAL

Asi fue la boda de la Infanta Cristina e Iñaki Urdangarin

El 4 de octubre de 1997, la hija mediana del Rey Juan Carlos I contrajo matrimonio con el deportista Iñaki Urdangarin.

Asi fue la boda de la Infanta Cristina e Iñaki Urdangarin

El 4 de octubre de 1997 se celebró una boda real por todo lo alto en España. Esa boda era la culminación de una historia de amor que comenzó en los Juegos Olímpicos de Atlanta 96, a los que Iñaki Urdangarin fue como miembro de la selección española de balonmano y obtuvo una medalla de bronce. La Infanta Cristina fue a animar a los deportistas nacionales, y no tardó en fijarse en aquel vasco de origen y catalán de adopción alto y guapo. Ella se quedó prendada y no paró hasta dar con el deportista, que aunque salía por aquel entonces con Carmen Camí, a la que dejó por la hija de Juan Carlos I.

La Infanta Cristina e Iñaki Urdangarin se dedican una tierna mirada en su bodaLa Infanta Cristina e Iñaki Urdangarin se dedican una tierna mirada en su boda

Su relación fue todo lo privada que pudieron hasta que saltó la noticia. Una vez salieron las informaciones, el entonces Rey de España se mostró preocupado ante la idea de ese yerno que no le gustaba mucho por los informes que le llegaban de él. Se dice que intentó organizar una campaña mediática con periodistas afines para terminar con el noviazgo, obviando de paso que su hija jamás había amado tanto a otro hombre. Engañada por un periodista, la Infanta Pilar pensó que ya habían anunciado el compromiso y lo dio por hecho: "¿Ah, ya lo han anunciado? Pues sí, estamos encantados, es un chico estupendo". Después de eso, a la Casa Real no le quedó otro remedio que comunicar que había boda real. El 3 de mayo de 1997, los jardines del Palacio de La Zarzuela fueron el escenario de la presentación, y 5 meses y un día más tarde, se celebró el enlace.

El 4 de octubre de 1997, Barcelona era una fiesta por esta boda. La pareja se casó allí porque era la ciudad en la que residían, en la que habían vivido su rápida e intensa historia de amor. Habría muchos a los que no les interesaba, no les caían bien los novios, eran republicanos... numerosas razones, pero otros muchos (tampoco una barbaridad) sí estaban pendientes de la celebración.

La Infanta Cristina llega a su boda con Iñaki Urdangarin junto al Rey Juan CarlosLa Infanta Cristina llega a su boda con Iñaki Urdangarin junto al Rey Juan Carlos

Se dijo que salieron a las calles unas 200.000 personas, si bien es cierto que en abril de 2013, Dídac Boza, el que fue coordinador de información del Departamento de Prensa del Ayuntamiento de Barcelona entre 1997 y 2004, denunció en su blog que el consistorio había inflado la cifra, y que en realidad se contabilizaron 70.000 personas, que tampoco está mal. El Ayuntamiento regaló además a la pareja un espectáculo de agua, fuego, luz y música en las fuentes mágicas de Montjuïc en la víspera de la boda, se entregaron claveles y se adornaron balcones y ventanas para festejar el gran día de la mujer a la que llamaban 'La Nostra Infanta'.

Un cuento de hadas con final amargo

Iñaki Urdangarin llegó a las 10:40 horas de ese sábado de otoño a la Catedral de Barcelona. Lo hizo del brazo de su madre y madrina de la boda, Claire Liebaert. En el templo les esperaban los en torno a 1500 invitados entre familiares, amigos, autoridades y Casas Reales de todo el mundo. Hubo representantes de las monarquías reinantes de Europa, de Casas Reales asiáticas y de dinastías no reinantes, destacando la Familia Real Griega, formada por los tíos y primos carnales de la novia.

La Familia Real en la boda de la Infanta Cristina e Iñaki Urdangarin en la Catedral de BarcelonaLa Familia Real en la boda de la Infanta Cristina e Iñaki Urdangarin en la Catedral de Barcelona

Pasadas las 11:00 horas, sonó el Himno Nacional con la llegada del cortejo nupcial, formado por la Infanta Margarita y Carlos Zurita, Duques de Soria, la Infanta Pilar y su hijo Juan Gómez-Acebo, Vizconde de la Torre, la Infanta Elena y Jaime de Marichalar, y finalmente la Reina Sofía y el entonces Príncipe de Asturias. Detrás aparecieron la Infanta Cristina y su padre y padrino, el Rey Juan Carlos, que se bajaron de un Rolls-Royce descapotable. Ella estaba radiante, él no tanto...

En ese momento se vio el secreto mejor guardado de toda boda: el vestido de novia. La recién nombrada Duquesa de Palma, título que le fue retirado por Felipe VI en 2015, llevaba un traje obra de su amigo, el diseñador Lorenzo Caprile, que para la ocasión creó un diseño en color marfil con escote barco y corte imperio de manga larga. El velo, de encaje de Bruselas que fue de la Reina María Cristina, adornaba su cabeza junto a una tiara, una joya familiar que le prestó la Reina Sofía, la tiara floral. La floral, que data del siglo XIX, perteneció a la Familia Real hasta que se perdió su pista. Regresó al joyero real cuando Franco la consiguió y se la regaló a la Reina Sofía por su boda con el Rey Juan Carlos en 1962. Los pendientes pertenecieron a la Reina Victoria Eugenia y son de las llamadas 'joyas de pasar'.

La Infanta Cristina e Iñaki Urdangarin en su bodaLa Infanta Cristina e Iñaki Urdangarin en su boda

Una vez en el altar, Iñaki Urdangarin besó a su inminente esposa, mientras que ella dio otro beso a su padre antes de colocarse cada uno en sus respectivos sitios. Comenzó así una liturgia que comandó el arzobispo de Barcelona, monseñor Ricard María Carles, apoyado por el arzobispo castrense José Manuel Estepa y el deán Joan Guiteras i Vilanova. Una media hora más tarde, la Infanta Cristina pidió la bendición al Rey Juan Carlos, que dio el sí. Después de dar el 'sí, quiero', los ya Duques de Palma salieron de la catedral y montaron en un Rolls Royce que paseó por las calles de Barcelona entre vítores y aplausos.

El banquete se celebró en el Palacio Real de Pedralbes, que había estado de obras meses atrás para estar perfecto para ese 4 de octubre. Se sirvió un aperitivo y después una comida compuesta por sorpresa de quinoa real con verduritas y pasta fresca y lomo de lubina con suflé de langostinos y emulsión de aceite virgen. Para el postre, los invitados tomaron un dulce a base de preludio de chocolate y crema inglesa y tarta nupcial de fresa. Comenzaba la vida en común de una pareja que ha vivido grandes alegrías y enormes disgustos y sinsabores.

La Infanta Cristina e Iñaki Urdangarin reciben los aplausos de los barceloneses tras su bodaLa Infanta Cristina e Iñaki Urdangarin reciben los aplausos de los barceloneses tras su boda

La boda fue un éxito, pero si hubiera tenido lugar años después habría sido poco viable que hubiera sido en Barcelona. Al margen de que la pareja haya caído en desgracia, y que sus actuaciones hayan puesto en peligro la supervivencia de la Casa Real en los peores años de la crisis, haciendo caer en el fango los años finales del reinado de Juan Carlos (además de por sus propios escándalos), la ciudad condal ya no les quiere como entonces. No les aprecia no solo por el Caso Nóos, sino debido a la situación en Catalunya, que no haría posible o al menos cómodo que un miembro de la Familia Real Española se casara en Barcelona. Los tiempos cambiaron... y mucho.

Te puede interesar