Así es la desconocida familia materna del Rey Juan Carlos: escándalos, desgracias y mucho arte

CASA DE BORBÓN

Así es la desconocida familia materna del Rey Juan Carlos: escándalos, desgracias y mucho arte

Los sobrinos de la Condesa de Barcelona son poco conocidos, pero lo cierto es que están muy bien relacionados con la realeza y se encuentran diseminados entre Brasil, Eslovaquia y Polonia.

Así es la desconocida familia materna del Rey Juan Carlos: escándalos, desgracias y mucho arte

Conocido familiarmente como "Bebito", fue durante años uno de los solteros más codiciados de la realeza europea y, de hecho, dos de sus hermanas pequeñas llegarían a casarse antes que él. Finalmente contrajo matrimonio en 1936 con la Princesa Alicia de Borbón-Parma, quien pasados los años llegaría a convertirse en la Infanta más longeva de España al fallecer en 2017 con 99 años.

Alicia de Borbón-ParmaAlicia de Borbón-Parma

La pareja vivió sus primeros años como casados en Suiza y allí nacieron sus tres hijos: Teresa (1937), Carlos (1938) e Inés (1940). Posteriormente, tras finalizar la Guerra Civil, se les permitió regresar a España y se asentaron en Madrid. Pero lo que no se esperaban era el futuro que Franco tenía reservado para ellos: en 1948 el hijo mediano de Don Alfonso, Carlos de Borbón-Dos Sicilias y Borbón-Parma, fue uno de los ocho niños elegidos por el dictador para acompañar al futuro Rey Juan Carlos durante el tiempo que estudió en la finca Las Jarillas de Madrid.

Aparte de ser primos-hermanos, los dos jóvenes se hicieron grandes amigos y esa amistad se prolongaría durante el resto de sus vidas. De hecho, Carlos de Borbón Dos-Sicilias conoció a su esposa, la Princesa Ana de Orleans, en la boda de Don Juan Carlos y Doña Sofía. Posteriormente, los hijos de ambos matrimonios se harían también gran amigos y, de esa forma, los Borbón y los Dos Sicilias (al menos en esta rama) han seguido manteniendo el vínculo familiar que les une.

Los Duques de Calabria en la boda de los Príncipes de AsturiasLos Duques de Calabria en la boda de los Príncipes de Asturias

Carlos de Borbón-Dos Sicilias ostentó tras la muerte de su padre en 1964 el Ducado de Calabria y el Condado de Caserta y heredó sus derechos sucesorios al desaparecido Trono de las Dos Sicilias. Pero por si no fuera suficiente, el Rey Juan Carlos le hizo Infante de España en 1994 y con ello le situó en la Línea de Sucesión española, donde hasta su muerte en 2015 ocupó el puesto 11º, justo detrás de Irene Urdangarín, hija de la Infanta Cristina.

Mucha menos conocida que el Infante Don Carlos es su hermana mayor, Teresa María de Borbón-Dos Sicilias y Borbón Parma. Desde siempre ha hecho de la discreción su máxima vital y son muy pocos los datos que se saben de ella más allá de que en 1961 se casó con Íñigo Moreno y de Arteaga (Marqués de Laserna) y que han tenido siete hijos. En lo profesional, la única actividad que se le conoce es su labor como Presidenta de Honor de la ONG Harambee España, dedicada a la promoción de proyectos de desarrollo en el África Subsahariana.

Teresa de Borbón-Dos Sicilias e Íñigo Moreno en el funeral de su hijo Fernando MorenoTeresa de Borbón-Dos Sicilias e Íñigo Moreno en el funeral de su hijo Fernando Moreno

La que también ha optado por la discreción pero se ha visto salpicada por el escándalo ha sido la benjamina, Inés de Borbón-Dos Sicilias y Borbón-Parma. Casada desde 1965 con Luis Morales Aguado y madre de cinco hijos, fue desde siempre una de las primas más discretas del Rey Juan Carlos hasta que en 2016 su nombre apareció en la lista de evasores fiscales que diversos medios españoles publicaron bajo el nombre de 'Papeles de la Castellana'.

En esa lista no solo aparecía ella, sino también su hermano Carlos y sus sobrinos Pedro y Cristina. Pero el caso de Inés de Borbón-Dos Sicilias se vio agravado porque su asesor financiero estaba además vinculado a la Operación Púnica (investigación de la presunta corrupción en el PP de Madrid). Finalmente se vio obligada a ir a declarar ante la Audiencia Nacional en 2016 acusada de cooperación en un delito de blanqueo, pero en 2018 la causa fue archivada por "no haber encontrado evidencias de que la investigada conociera el trasfondo de dichas operaciones".

Cristina de Borbón Dos Sicilias, Pedro López Quesada e Inés de Borbón Dos SiciliasCristina de Borbón Dos Sicilias, Pedro López Quesada e Inés de Borbón Dos Sicilias

Los Zamoyski-Borbón

Dos años después de haber dado a luz a su primer hijo, la Infanta María de las Mercedes alumbró un nuevo varón el 6 de marzo de 1903: el Infante Don Fernando de Borbón-Dos Sicilias. Un niño que desgraciadamente tendría una muy corta vida: murió a los dos años, en 1905, durante las vacaciones de la Familia Real en San Sebastián. Las causas de esta inesperada muerte son todavía desconocidas, puesto que las crónicas de la época solo hablan de una serie de convulsiones previas al fatal desenlace.

Se trató de la segunda pérdida a la que tuvo que enfrentarse la familia en un corto periodo de tiempo, ya que en 1904 había fallecido la propia Infanta María de las Mercedes tras las complicaciones durante el parto de su única hija: la Infanta Isabel Alfonsa de Borbón-Dos Sicilias. Una niña que, dadas las circunstancias, se convirtió en el centro de atenciones y comenzó a ser conocida familiarmente como "Bela".

La Infanta Isabel Alfonsa de Borbón junto a sus hijos | PinterestLa Infanta Isabel Alfonsa de Borbón junto a sus hijos | Pinterest

Pese a ser la menor de los hermanos, fue la primera en casarse y abandonar el hogar familiar. Lo hizo en 1929 tras haber dado el "sí, quiero" al Conde Jan Zamoyski en la que fue la última boda real en España antes de la proclamación de la Segunda República. Tras el enlace, la pareja se mudó al país de origen del novio: Checoslovaquia.

Allí, a casi 3.000 kilómetros de Madrid, la Infanta Isabel Alfonsa decidió volcarse en los proyectos de su marido y juntos invirtieron todos sus ahorros en reformar un castillo y un balneario que los Zamoyski poseían en la localidad de Stara Lubovna. Se trató de un gran desembolso de dinero, pero los problemas económicos pasarían a un segundo plano con el estallido de la Segunda Guerra Mundial y la detención del Conde Zamoyski por parte de la Gestapo en 1944 debido a sus orígenes familiares polacos.

Tras la intermediación de la Familia Real Española, el marido de la Infanta consiguió ser liberado. Pero ante las continuas persecuciones y el clima de creciente conflictividad, los Zamoyski-Borbón decidieron finalmente regresar a España en 1945. Se establecieron en una finca a las afueras de Sevilla y allí encontraron la tranquilidad hasta que Jan Zamoyski falleció en 1961. Su viuda decidió entonces trasladarse a Madrid para estar más cerca de su familia y allí moriría en 1985 a los 81 años.

El Rey Juan Carlos saludando a su primo, José Miguel Zamoyski de Borbón | Numen DigitalEl Rey Juan Carlos saludando a su primo, José Miguel Zamoyski de Borbón | Numen Digital

Antes de eso, la Infanta Isabel Alfonsa tuvo la desgracia de presenciar la muerte de sus dos hijos mayores - Carlos Alfonso (1930-1979) y María Cristina (1932-1959) - y también de afrontar, no sin cierta amargura, cómo su hija menor decidía dedicar su vida a Dios y convertirse en monja de clausura. En 1963, con 25 años, María Teresa Zamoyski de Borbón ingresó en el convento de las Carmelitas Descalzas en Aldehuela (Getafe) y allí sigue desde entonces respondiendo al nombre de Sor Rocío de Jesús.

Lo cierto es que la fe y la devoción siempre fueron dos de las características de los Zamoyski-Borbón, muy vinculados a las fiestas religiosas andaluzas y muy especialmente a la peregrinación al santuario de la Virgen del Rocío (Almonte). Allí fue precisamente donde el tercero de los hijos de la Infanta perdió la vida en 2010: José Miguel Zamoyski de Borbón, de 75 años, sufrió una parada cardiorespiratoria en plena peregrinación.

El segundo matrimonio del jefe de familia: los orígenes del Rey Juan Carlos

Después de la muerte de su primera esposa en 1904, el Infante Don Carlos Tancredo vuelve a contraer matrimonio con la Princesa Luisa de Orleans (hija del pretendiente al trono francés) en 1907. Dada la buena relación que existía desde siempre entre Don Carlos y su cuñado, Alfonso XIII, el monarca no solo le permitió seguir ostentando el título Infante de España, sino que lo hizo extensivo a todos los hijos nacidos de este segundo matrimonio.

Fruto de esta unión nació en 1910 Doña María de las Mercedes de Borbón-Dos Sicilias y Orleans, futura Condesa de Barcelona y madre del Rey Juan Carlos I. Pero antes que ella nació en 1908 el Infante Carlos de Borbón-Dos Sicilias y Orleans. Se trató del único varón de este nuevo núcleo familiar y con el tiempo se convertiría en una nueva víctima de la tragedia que parece perseguir a los Borbones.

María de las Mercedes de Borbón-Dos Sicilias y Orleans, Condesa de BarcelonaMaría de las Mercedes de Borbón-Dos Sicilias y Orleans, Condesa de Barcelona

El hijo mayor de Carlos Tancredo y Luisa de Orleans fue el único hombre de la Familia Real que optó por no cursar la tradicional formación militar, sino que prefirió los estudios académicos y llegó a licenciarse en la carrera de Filosofía y Letras con unas notas de sobresaliente. Pero el devenir histórico de España le llevó a las armas igualmente a raíz del estallido de la Guerra Civil en 1936, ya que viendo lo que estaba ocurriendo en su país, decidió volver del exilio y enrolarse a las fuerzas del bando sublevado.

En un primer momento, por ser quien era y por su falta de experiencia, se le adjudicaron tareas de formación, pero él insistió en tomar parte activa en el frente. Al final, los mandos superiores cedieron y el Infante libró su primera y última batalla el 27 de septiembre de 1936 en Eibar. Durante el combate, uno de sus compañeros perdió el casco y Don Carlos le cedió el suyo. La desgracia hizo que a los minutos una bala le atravesase la frente y falleciera en el acto. Tenía tan solo 28 años de edad y todo un futuro por delante, pero acabó por compartir el mismo trágico final que los miles de españoles que perecieron durante la contienda.

Los Czartoryski-Borbón

En 1909, solo un año después de que naciese el malogrado Infante Don Carlos, vino al mundo la Infanta María Dolores de Borbón-Dos Sicilias y Orleans. Conocida familiarmente como "Dola", ni ella ni su familia se esperarían que el destino le depararía una trayectoria vital muy similar a la de su hermanastra, la Infanta Isabel Alfonsa.

Y es que Dola se casó en 1937 con el Príncipe José Augusto Czartoryski, perteneciente a una de las familias más ricas de la aristocracia de Polonia. La pareja se mudó al país centroeuropeo tras la boda y allí habrían formado una familia de no haberse visto envueltos en todas las consecuencias que produjo la invasión de Polonia por parte de los alemanes en 1939.

Dolores de Borbón-Dos Sicilias y su segundo marido, Carlos Chías | PinterestDolores de Borbón-Dos Sicilias y su segundo marido, Carlos Chías | Pinterest

El ejército a los mandos de Hitler no solo expolió a los Czartoryski-Borbón su valioso patrimonio artístico e inmobiliario, sino que llegó a recluir a la pareja en un campo de concentración del que solo consiguieron huir gracias a que Don Carlos Tancredo, padre de Dola, apeló directamente al dictador Francisco Franco.

Una vez en España, se asentaron en su querida Sevilla (lugar donde todos los hermanos Borbón-Dos Sicilias y Orleans desarrollaron su infancia) y allí, por fin, consiguieron formar una familia con sus dos hijos: Adán Carlos (1940) y Luis Pedro (1945). Pero la alegría no les duró mucho, ya que una vez más la desgracia volvió a ceñirse sobre esta rama de los Borbones: en mayo de 1946 falleció el Príncipe José Augusto Czartoryski a los 39 años y solo un mes después lo hizo su hijo menor, con solo un año de vida.

Superado el trauma, la Infanta María Dolores se casa en 1950 con el que había sido preceptor de su hijo, Carlos Chías Ossorio. Un matrimonio que pese a la diferencia de edad (la Infanta era 16 años mayor que su segundo esposo) se prolongó durante más de cuatro décadas y al que solo puso fin la muerte de ella en 1996, a los 87 años.

El Príncipe Adán Carlos Czartoryski de Borbón | InstagramEl Príncipe Adán Carlos Czartoryski de Borbón | Instagram

El único representante y superviviente de esta rama española de la Dinastía Czartoryski es el Príncipe Adán Carlos Czartoryski y Borbón. El primo del Rey Juan Carlos es relativamente conocido dado que en 1991 consiguió recuperar parte del patrimonio que los nazis y posteriormente las autoridades comunistas habían expoliado a su familia. Un patrimonio valorado en torno a los 2.000 millones de euros y en el que se encuentra el único cuadro de Leonardo da Vinci en manos privadas: 'La dama de armiño'.

La colección, que data de finales del siglo XVIII, incluye obras de los artistas más importantes de todos los tiempos (Rembrandt, Rafael, Durero, Renoir...) y objetos decorativos, así como una biblioteca de 250.000 libros y manuscritos. En 2016, fue adquirida por el Estado polaco por 100 millones de euros y, de esa forma, el Príncipe Adán Carlos se aseguró de que nunca más volviese a desintegrarse el legado de su familia.

Los Orleans-Braganza y Borbón

La hermana menor de la Condesa de Barcelona y última hija del Infante Don Carlos Tancredo fue la Infanta Esperanza de Borbón-Dos Sicilias y Orleans, nacida el 14 de junio de 1914. Su llegada al mundo se produjo en Madrid, pero su verdadero desarrollo vital sería, al igual que el de sus hermanas, en Sevilla. Doña Esperanza solo tenía 7 años cuando su padre fue nombrado Capitán General en la capital hispalense y la familia se mudó allí, por lo que sus recuerdos estarían siempre impregnados por los aires del sur.

Esperanza de Borbón-Dos Sicilias junto a los Duques de Calabria en una boda en SevillaEsperanza de Borbón-Dos Sicilias junto a los Duques de Calabria en una boda en Sevilla

Fue sin duda la más vinculada a Sevilla de todos los hermanos Borbón-Dos Sicilias. Hasta el punto de que el suyo fue el primer matrimonio que se ofreció en el Altar Mayor de la Catedral de Sevilla y desde entonces solo se han oficiado dos más: el de la Duquesa de Alba con Luis Martínez de Irujo en 1947 y el de la Infanta Elena con Jaime de Marichalar en 1995.

La Infanta Esperanza se casó allí el 18 de diciembre de 1944 con el Príncipe Pedro Gastón de Orleans-Braganza, bisnieto del último Emperador de Brasil y considerado por muchos monárquicos brasileiros como el legítimo Heredero al Trono en caso de que la monarquía se restableciese en el país latinoamericano.

Precisamente para intentar reivindicar esos derechos, el matrimonio vivió durante años entre su finca en Villamanrique de la Condesa (Sevilla) y el Palacio Real do Grao Pará (Petrópolis). Aunque será en suelo brasileiro donde nazcan los seis hijos de la pareja imperial: Pedro Carlos (1945), María Gloria (1946), Alfonso Eduardo (1948), Manuel Álvaro (1949), Cristina María (1950) y Francisco Humberto (1956).

El Príncipe Pedro Carlos de Orleans-Braganza y Borbón | InstagramEl Príncipe Pedro Carlos de Orleans-Braganza y Borbón | Instagram

De todos ellos, sin duda el más conocido es Pedro Carlos de Orleans-Braganza y Borbón, puesto que tras la muerte de Don Pedro Gastón en 2007 se convirtió en depositario de sus derechos sucesorios y teóricamente también en Jefe de la Casa Imperial de Brasil. Pero, a diferencia de su predecesor, nunca se ha mostrado especialmente interesado en la restauración monárquica. De hecho, en más de una ocasión se ha calificado de republicano. Sus intereses oscilan más entre lo económico (es el propietario de la Compañía Inmobiliaria de Petrópolis) y la jardinería (estudió Ingeniería Forestal y durante años fue director del Jardín Botánico de Brasilia).

Su hermana, María Gloria de Orleans-Braganza y Borbón, es más bien conocida por ser la única de todos los nietos de Don Carlos Tancredo y Luisa de Orleans (exceptuando al Rey Juan Carlos) que se casó con alguien de la realeza. Lo hizo en 1972 con el Príncipe Alejandro de Yugoslavia: Jefe de la Casa Real de Yugoslavia, Heredero al Trono en dicho país y primo segundo de la Reina Sofía.

Felipe de Serbia con su madre María da Gloria de Orleáns-Braganza en su boda con Danica MarinkovicFelipe de Serbia con su madre María da Gloria de Orleáns-Braganza en su boda con Danica Marinkovic

El matrimonio tuvo tres hijos - Pedro (1980), Felipe (1982) y Alejandro (1982) - pero el divorcio llegó en 1985. Ese mismo año, la Princesa María Gloria se casó en segundas nupcias con Ignacio Medina, Duque de Segorbe y miembro de la Casa de Medinaceli (una de las familias aristocráticas más importantes de España). Se convirtió así por unos años en cuñada de la exmodelo Naty Abascal, casada a su vez con el Duque de Feria hasta su divorcio en 1989.

Al final, la extensa familia materna del Rey Juan Carlos, pese a tener sus orígenes en Italia y haberse ido expandiendo por Checoslovaquia, Polonia, Brasil o Yugoslavia; nunca pierde su vínculo con España. Eso sí, con tanto pariente repartido por el mundo, resulta difícil que los Borbón-Dos Sicilias puedan hacer algún día una gran reunión familiar en la que todos estén presentes.

Te puede interesar