4 momentos que han marcado la vida de Beatriz de Holanda

REPASO POR SU VIDA

4 momentos que han marcado la vida de Beatriz de Holanda

Hacemos un repaso por los momentos clave en la vida de la Princesa Beatriz de Holanda, que fue Reina de los Países Bajos desde 1980 hasta 2013.

4 momentos que han marcado la vida de Beatriz de Holanda

Beatrix Wilhelmina Armgard van Oranje-Nassau, más conocida como Beatriz de Holanda, es la actual Princesa de Orange-Nassau y de Lippe-Biesterfeld, unos títulos que ostenta desde hace casi cinco años y que, con anterioridad, ya ostentó durante cuarenta y dos. Entretanto, la Princesa Beatriz fue reina de los Países Bajos a lo largo de 33 años, por lo que alcanzó el récord de longevidad de su madre como soberana de su país, de donde tuvo que huir en su niñez por la Segunda Guerra Mundial. Ocho décadas de vida marcadas por cuatro etapas muy significativas que hoy repasamos: Su infancia, su vida sentimental y familiar, su ascenso al trono y reinado y su abdicación.

1 Su infancia, exilio y juventud

Beatriz de los Países Bajos nació el 31 de enero de 1938 en Baarn, convirtiéndose en la primogénita de la reina Juliana de los Países Bajos y del príncipe Bernardo de Lippe-Biesterferd. Beatriz Guillermina Armgard fue el conjunto de nombres con los que la bautizaron el 12 de mayo de 1938 en la Iglesia Grote de Sint-Jacobskerk de La Haya, siendo el primero de ellos el que deseaban ponerle sus padres, mientras que, el segundo, fue en honor a la reina Guillermina, su abuela materna; y, el tercero, como homenaje a Armgard de Sierstorpff-Cramm, su abuela por parte de padre. Tras ella llegaron sus tres hermanas menores: La Princesa Irene de los Países Bajos, la Princesa Margarita y la Princesa Cristina, con quienes se lleva uno, cinco y nueve años, respectivamente.

La Reina Beatriz de HolandaLa Reina Beatriz de Holanda

Su niñez estuvo marcada por el exilio ya que, tras la invasión de Alemania durante la Segunda Guerra Mundial, la Familia Real holandesa tuvo que refugiarse en Reino Unido en 1940, para más tarde trasladarse hasta Ottawa, la ciudad canadiense donde nació la Princesa Margarita y donde la Princesa Beatriz asistió a la guardería y cursó parte de la educación primaria en la escuela pública Rockcliffe Park. De vuelta a los Países Bajos, la Princesa Beatriz terminó sus estudios básicos en la escuela progresista De Werkplaats en Bilthoven, mientras que a los 12 años de edad se matriculó en el Incrementum del Baarnsch Lyceum, donde seis años más tarde se graduaría en artes y clásicos.

Sin embargo, el 4 de septiembre de 1948 la reina Guillermina de los Países Bajos abdicó a favor de la Princesa Juliana, por lo que Beatriz se convirtió en la heredera al trono holandés con 10 años y, por ello, al cumplir los 18, tras terminar sus estudios, fue enviada al Consejo de Estado para comenzar otro tipo de formación con la aprender todo lo necesario para poder ejercer el cargo al que estaba destinada cuando llegase la hora. Posteriormente, la princesa heredera inició sus estudios universitarios, graduándose en la carrera de Derecho en el año 1961.

La Reina Beatriz de Holanda y el Príncipe ClausLa Reina Beatriz de Holanda y el Príncipe Claus

2 Su vida sentimental y familiar

En 1964, la Princesa Beatriz asistió al enlace de la Princesa Tatiana de Sayn-Wittgenstein-Berleburg y el Príncipe-conde Mortiz de Hessen y Saboya, donde conoció a Claus von Amsberg, un diplomático alemán con el que comenzó a salir y con el que se comprometió tan solo un año después, dando lugar a una gran polémica en su país, ya que su prometido había servido en las Juventudes Hitlerianas y en la Wehrmacht y esto, además de un gran revuelo, provocó varios altercados y manifestaciones en Holanda. De todos modos, el Parlamento finalmente aprobó al novio de la Princesa, convirtiéndolo en ciudadano holandés bajo el título de Nicolás de Amsberg, que pasó a ser Príncipe consorte el 10 de marzo de 1966, cuando la pareja se casó por partida doble, celebrando una boda civil en el Ayuntamiento de Ámsterdam y una ceremonia religiosa en la Iglesia de Westerkerk.

El mismo tiempo que tardaron en conocerse y comprometerse, así como en prometerse y casarse, tardaron en los Príncipes de Holanda en convertirse en padres, ya que el 27 de abril de 1967 vino al mundo su primogénito Guillermo Alejandro. Y lo mismo sucedió con sus otros dos hijos, también varones, ya que su segundo hijo Johan Frisio nació el 25 de septiembre de 1968, mientras que Constantino Cristóbal, su tercer y último vástago, llegó el 11 de octubre de 1969.

La Familia Real Holandesa posa en sus vacaciones de invierno en AustriaLa Familia Real Holandesa posa en sus vacaciones de invierno en Austria

Por parte de su hijo mayor, casado con la argentina Máxima Zorreguieta, Beatriz de Holanda es abuela de las princesas Catharina Amalia, Alexia y Ariane. Su hijo mediano, casado con la holandesa Mabel Martine Wisse Smit, le dio otras dos nietas, las condesas Luana y Zaria; mientras que fruto de la relación de su hijo menor con la holandesa Petra Laurentien Brinkhorst tuvo dos nietas más, las condesas Eloísa y Leonor, y a su primer y único nieto varón, el conde Nicolás Casimiro.

3 Su ascenso al trono y reinado

Como ya sucediese 32 años antes, cuando su abuela abdicó en favor de su madre, el 30 de abril de 1980 la reina Juliana abdicó en su favor, por lo que se produjo su ascenso al trono y su cornación como Reina Beatriz de los Países Bajos, convirtiéndose en monarca a los 42 años, tras más de cuatro décadas como Princesa. Formal, profesional y popular, la Reina también tuvo que afrontar numerosas críticas por parte de los medios, que aunque nunca la atacaron de manera directa y personal, sí publicaron varios escándalos protagonizados por la monarquía holandesa, que comenzó a perder peso como institución en la sociedad, lo que llevó a la Reina Beatriz a centrar sus esfuerzos en conservar y mejorar la imagen de la misma de cara a su pueblo.

La Reina Beatriz de Holanda el día de su coronaciónLa Reina Beatriz de Holanda el día de su coronación

Además, Beatriz de Holanda siempre contó con un poder mayor que el resto de los reyes en Europa y aunque nunca se pronunció en materia de política nacional, la soberana destacó por su trabajo en el campo de las Relaciones Internacionales. A principios de los años dos mil comenzó una época terrible para la Reina, que en apenas dos años sufrió importantes pérdidas. El 6 de octubre de 2002 Beatriz de Holanda enviudó a los 64 años después de que el Príncipe Nicolás no superase una larga enfermedad. Lo mismo sucedió un año y medio más tarde, cuando murió su madre, la Reina Juliana, tras sufrir demencia senil, mientras que a finales de 2002 fallecía su padre, el Príncipe Bernardo, víctima de un cáncer.

En 2005, coincidiendo con el 25 aniversario de su reinado, la Reina Beatriz recibió un doctorado honorario de la Universidad de Leiden y se produjeron varios actos conmemorativos donde no faltaron los discurso, una entrevista en la televisión holandesa, una gran celebración en La Haya y un concierto en Amsterdam. Sin embargo, tras una difícil década, la Reina aún tenía que vivir un par de sucesos más que, según se dice, aceleraron su decisión de dejar el trono en manos de su hijo. Y es que, el 30 abril de 2009, día de la fiesta nacional de los Países Bajos, Beatriz y otros miembros de la Familia Real holandesa fueron testigos del atentado de Apeldoorn en el que murieron 7 personas y 11 fueron heridas cuando un hombre condujo su coche a gran velocidad para atacar a la Reina y a su familia durante el desfile, aunque ellos salieron ilesos.

La Reina Beatriz firma el Acta de Abdicación junto a Guillermo y Máxima de HolandaLa Reina Beatriz firma el Acta de Abdicación junto a Guillermo y Máxima de Holanda

4 Su abdicación y la muerte de su hijo Friso

Por otro lado, el 4 de mayo de 2010, Beatriz de Holanda también sufrió una gran conmoción al presenciar el pánico que se vivió durante la ceremonia en memoria de las víctimas de la Segunda Guerra Mundial que se celebró en Amsterdam. A pesar de todo, la Reina cumpló sus 30 años de reinado y otros tres más, superando por uno los años que reinó su madre Juliana, cuando al fin, igual que hizo ella y su madre antes que ella, Beatriz de los Países Bajos tomó la decisión de dejar de ser reina, tal y como ella misma anunció el 28 de enero de 2013 en un mensaje a la nación.

De este modo, con su abdicación se produjo la ascensión al trono de Guillermo Alejandro de Holanda, actual Rey de los Países Bajos y de su mujer, la Reina Máxima de Holanda, pasando ambos a tener tratamiento de Majestad, mientras que Beatriz recuperó sus títulos de princesa y su tratamiento de Alteza Real. Sin embargo, Beatriz de Holanda tuvo que vivir una nueva desgracia ese mismo año 2013, cuando su segundo hijo, Johan Frisio, fallecía a los 44 años, tras unos meses en coma por un accidente sufrido mientras practicaba esquí, lo que sin duda ha sido el golpe más duro de su vida. Además, poco después le diagnosticaron un linfoma de no hodgkin a su sobrino, el Príncipe Bernardo, hijo de su hermana Margarita de Holanda.

La Familia Real Holandesa a su llegada al funeral del Príncipe Friso de HolandaLa Familia Real Holandesa a su llegada al funeral del Príncipe Friso de Holanda

Tras la proclamación de su hijo, la anterior reina cambió su residencia al Castillo de Drakensteyn en Lage Vuursche a principios de 2014 y, en los años que han pasado desde que se 'jubilara', Beatriz de Holanda se ha dedicado a disfrutar de la familia e incluso se llegó a especular con que hubiese vuelto a encontrar el amor 14 años después de quedarse viuda. En cuanto a su salud, la Princesa Beatriz no ha sufrido muchos contratiempos, pero en 2013 tuvo que pasar por quirófano tras una caída por la que se fracturó el pómulo, mientras que en 2015 se operó de cataratas en Londres. Actualmente, la que fuese Reina lleva una vida muy activa, acudiendo a numerosos actos y celebraciones.

Te puede interesar