La Princesa Carlota de Cambridge se une al 'selecto club' de los segundones reales

SECUNDARIOS DE LUJO

La Princesa Carlota de Cambridge se une al 'selecto club' de los segundones reales

El Príncipe Harry, la Infanta Sofía, Carlos Felipe de Suecia o Marta Luisa de Noruega son algunos de los relegados en la realeza europea.

Primera imagen de la Princesa Carlota de CambridgePrimera imagen de la Princesa Carlota de Cambridge

El nacimiento de la Princesa Carlota de Cambridge se vivió con gran expectación tanto en Reino Unido como en otros países que tienen a la Familia Real Británica como su Casa Real, así como en la mayor parte de estados de todo el mundo. Sin embargo, pese a que los ciudadanos británicos están entusiasmados con el nacimiento de la niña, nada que ver con la llegada de su hermano mayor, el Príncipe Jorge; y es que en las Casas Reales, la preeminencia es un hecho que nunca podrá cambiarse.

Carlota Isabel Diana se ha convertido así en la nueva segundona de la realeza, una princesa que sirve de 'repuesto' y cuyas funciones serán mucho menores que las de su hermano, que está llamado a ser Rey de Inglaterra. Para fijarse en cómo será su vida en el futuro tiene a su tío, el Príncipe Harry, otro segundón que ha encontrado acomodo hasta ahora en el Ejército, pero al que le toca reciclarse y concentrarse tan solo en sus compromisos oficiales. Precisamente el Príncipe Harry ha sido uno de los grandes secundarios entre los royals, aunque a diferencia de otros, siempre ha llevado bien el hecho de no ser él sobre el que recaiga el peso de reinar, y siempre ha estado encantado de que la china le haya caído al Príncipe Guillermo.

El Príncipe Harry vestido de militar en SydneyEl Príncipe Harry vestido de militar en Sydney

Dentro de los Windsor lo llevan peor otras que ni siquiera son secundarias, sino que cada vez están más alejadas de la línea de sucesión, como las Princesas de York. Mientras la Princesa Eugenia está a gusto como está, la Princesa Beatriz querría tener más peso dentro de la vida oficial de Reino Unido, algo que no es posible ahora, y que será impensable cuando el Rey sea su tío Carlos.

La Infanta Sofía, la nueva segundona

Pero no solo hay segundones destacables en Buckingham Palace. En España hemos tenido durante muchos años a la Infanta Elena, que nunca soñó con reinar y que se espantó cuando vio la posibilidad de que su hermano Felipe renunciase para casarse con Letizia Ortiz, algo que finalmente no ocurrió. Además de ser un 'respuesto' ha desempeñado durante tres décadas compromisos oficiales representando a la Corona, y con ello ha sido feliz, nunca ha querido más.

La Infanta Elena lleva de la mano a la Infanta Sofía en la recepción a 'La Roja'La Infanta Elena lleva de la mano a la Infanta Sofía en la recepción a 'La Roja'

En la actualidad, la segundona es la Infanta Sofía, a quien por el momento lo único que le afecta es que mientras su hermana es Princesa de Asturias, ella no ha 'ascendido', y sigue siendo Infanta de España. En el futuro notará las diferencias, ya que además de ser el único miembro de la Familia Real que no es aforado, tendrá que elegir entre representar a la Corona con un papel menor, o renunciar a formar parte de la Casa Real si quiere trabajar en la empresa privada. El tiempo dirá cómo lleva el hecho de ser la segunda.

Adiós al Trono

En Mónaco, la Princesa Carolina ha sido desplazada hasta en el hecho de ser la secundaria de lujo. Hasta el nacimiento de los hijos de Alberto II, los mellizos Jacques y Gabriella, ella era la Heredera y soñaba con que el Trono recayera en su hijo Andrea Casiraghi. Tras media vida ejerciendo de Primera Dama de Mónaco, cedió el testigo a su cuñada Charlene, y ahora sus esperanzas han caído en saco roto. Con el nacimiento de los mellizos llegó la nueva segundona, la Princesa Gabriella, que aunque nació antes que su hermano Jacques, la discriminación por sexo vigente en el Principado en cuanto a la sucesión a la Corona ha provocado que solo fuera Heredera en los minutos que pasaron entre que ella vino al mundo y el que tardó su hermano en nacer.

Carolina de Mónaco con su nieto Sasha en el Día Nacional de Mónaco 2014Carolina de Mónaco con su nieto Sasha en el Día Nacional de Mónaco 2014

En Dinamarca, el gran secundario es el Príncipe Joaquín, segundo hijo de Margarita y Enrique de Dinamarca. El repuesto danés trabaja en favor de la Corona, aunque con menor importancia que su hermano Federico, y además no ha tenido mucha suerte en sus últimas actividades agrarias, por lo que ha vuelto a Copenhague para hacer lo que parece que sabe, ser Príncipe de Dinamarca. Entre la nueva generación, la secundaria es la Princesa Isabel, una niña que parece llevar bien que quien está destinado a la grandeza es su hermano Christian. No le queda otro remedio...

Segundones obedientes y díscolos

Los Reyes de Holanda tienen tres hijas, Amalia, Alexia y Ariane. Las tres niñas llevan vidas similares, y participan en los mismos posados y actos oficiales, que son básicamente los que se celebran en el Día del Rey. En el futuro, a la Princesa Alexia, la segundona real, le tocará estar cerca de su hermana Amalia cuando esta sea Reina de Países Bajos, como le pasó al Príncipe Constantino, hermano de Guillermo Alejandro, que dejó sus funciones en la Unión Europea para trabajar por la Corona desde Holanda cuando su madre, Beatriz I, abdicó.

Alexia de Holanda en el Día del Rey 2015Alexia de Holanda en el Día del Rey 2015

En Bélgica hay segundones que dan mucha lata, como el Príncipe Laurent, que pese a lo mucho que tiene que callar se permite el lujo de criticar a su hermano, el Rey Felipe, e incluso a sus padres, los Reyes Alberto y Paola. Más discreta es la Princesa Astrid, que cumple con lo que le toca con una sonrisa y sin dar qué decir. En la nueva generación, ya se ven diferencias entre la Princesa Isabel, la Heredera, y sus hermanos, aunque por el momento nada destacable.

Marta Luisa de Noruega, la princesa que se buscó la vida

En Luxemburgo, la fertilidad de los Grandes Duques Enrique y María Teresa ha dado un buen número de segundones y demás, aunque el principal es el Príncipe Félix, segundo en la línea de sucesión tras su hermano, el Gran Duque Heredero Guillermo. Félix, casado y padre de una niña, vive una vida más sosegada pese a que su Guillermo y Estefanía de Luxemburgo siguen sin tener descendencia, sería él quien se convertiría en Heredero del pequeño país del Benelux.

La Princesa Marta Luisa de NoruegaLa Princesa Marta Luisa de Noruega

En el caso de Noruega, La Princesa Marta Luisa se quedó sin heredar por culpa de la Ley Sálica, que convirtió en futuro Rey a su hermano pequeño Haakon. Su papel secundario parece que no le afectó demasiado, pues ha podido llevar la vida que ha querido. Está casada con el polémico Ari Behn y perdió el tratamiento de Alteza Real (solo es Su Alteza) para poder trabajar al margen de la Casa Real Noruega. Pese a ello sigue teniendo compromisos oficiales con el Estado Noruego, menores que su hermano Haakon pero importantes, con los que está encantada, además de con su faceta de clarividente y persona que habla con los ángeles, lo que le ha costado recibir numerosas críticas. Dentro de la nueva generación, el segundón es el Príncipe Sverre Magnus, al que le tocará elegir entre ser Alteza Real y solo servir a la Corona, o ganar su propio dinero y perder estatus y privilegios.

Todos quieren su espacio en la corte sueca

En Suecia, los secundarios se pelean por algo de espacio. La Princesa Victoria no perdió la condición de Heredera pese al nacimiento del Príncipe Carlos Felipe, ya que el Parlamento Sueco había abolido la discriminación a la mujer en la sucesión regia debido a que se creía que la Reina Silvia no iba a poder tener más hijos.

Los Príncipes Carlos Felipe y Magdalena de Suecia en la cena de los Nobel 2012Los Príncipes Carlos Felipe y Magdalena de Suecia en la cena de los Nobel 2012

Desde entonces, Carlos Felipe tiene un papel más o menos relevante, aunque puede olvidarse de ceñir algún día la Corona debido al nacimiento de su sobrina, la Princesa Estela. Cerrando la lista está la Princesa Magdalena, una más que secundaria que ha logrado arrebatar la primera plana a sus hermanos por su forma de vida o incluso más por sus pocas ganas de trabajar que por sus obligaciones en sí. Al menos, en Suecia todos tienen su momento.

Te puede interesar