Los bastardos de la realeza: de los hijos ilegítimos reconocidos a los que no lo consiguieron

ROYALS

Los bastardos de la realeza: de los hijos ilegítimos reconocidos a los que no lo consiguieron

La Casa Real Española se lleva la palma, pero los bastardos han sido algo habitual en las cortes de Europa.

Los bastardos de la realeza: de los hijos ilegítimos reconocidos a los que no lo consiguieron

El matrimonio entre Alfonso de Borbón y Habsburgo-Lorena y Victoria Eugenia de Battenberg dio 6 hijos y muchos disgustos, sobre todo a ella. El Monarca, muy asiduo a los líos de faldas, dejó al menos dos vástagos ilegítimos fruto de su amor con la actriz Carmen Ruiz Moragas. Uno de ellos era Leandro Ruiz Moragas, conocido y tratado por la Familia Real Española hasta que dio el paso y se atrevió a reclamar que su padre natural era Alfonso de Borbón y Austria y lo consiguió. En mayo de 2003 la Justicia le dio la razón y se convirtió en Leandro de Borbón, aunque no obtuvo el título de Infante de España ni el tratamiento de Alteza Real.

Don Leandro, fallecido en 2016, se convirtió en un habitual de los platós de televisión, así como la mayor parte de sus hijos. Más discreta ha sido la descendencia de su hermana María Teresa, que murió en 1964 sin haber podido reclamar su filiación. Eso sí, sus hijos sí lo hicieron y lograron ser reconocidos como miembros de la familia Borbón.

Los no-hijos de Juan Carlos I

Luego están los que no han sido reconocidos, como Alfonso de Bourbon, que decía ser hijo natural del primogénito de Alfonso XIII, y que murió en 2012 en Estados Unidos sin que nunca se le reconociera como tal. Más espinoso ha sido lo concerniente a los presuntos hijos bastardos de Juan Carlos I, que como sus antepasados, no ha destacado por ser fiel a su esposa, la Reina Sofía. Albert Solà e Ingrid Sartiau presentaron una demanda de paternidad contra el Rey Juan Carlos después de que abdicara y por tanto su figura dejara de ser inviolable.

Albert SoláAlbert Solá

La demanda de Solà, cuyo aspecto es similar a los Borbones, fue rechazada directamente, mientras que la de la belga sí fue admitida. Sin embargo, el padre de Felipe VI recurrió y el Supremo archivó la demanda, por lo que todo quedó en la nada. Lo que también ha quedado en la nada fueron las palabras de Pilar Eyre en 'Chester', donde confesó a Risto Mejide: "Tú crees que tiene tres hijos el Rey Juan Carlos, ¿no? Son Felipe, Elena y Cristina. Pues a lo mejor no son solo tres. Es una persona conocida, de una familia superconocida de la aristocracia española. Podrían ser portada de revistas muy prestigiosas", señaló la periodista.

El escándalo de Alberto de Bélgica

La belga Ingrid Sartiau se quedó sin ser reconocida como hija del Rey Juan Carlos, igual que otra compatriota que decía ser hija natural del Rey Alberto de Bélgica. Delphine Boël sería la hija que el padre del Rey Felipe habría tenido en 1968 con la baronesa Sybille de Selys-Longchamps, que estaba casada con el Conde Jacques Boël, que siempre creyó que era el progenitor de Delphine.

Delphine Boël va a los juzgados para luchar por ser reconocida como hija de Alberto de BélgicaDelphine Boël va a los juzgados para luchar por ser reconocida como hija de Alberto de Bélgica

La existencia de esta persona se conoció en 1999 a raíz de la publicación de una biografía no autorizada de la Reina Paola, aunque tuvo que esperar a que el Monarca abdicara en su hijo en julio de 2013 para mover ficha. Al perder la inmunidad, Delphine Boël presentó una demanda de paternidad que se resolvió en 2017. Pese a que su demanda fue admitida por el Tribunal Constitucional, finalmente ha sido desestimada por el Tribunal de Bruselas al ser considerada "infundada e inadmisible". Una de las razones que se esgrimen es que hay pruebas de filiación entre Delphine Boël y su padre, Jacques Boël, que es su progenitor legal. Ella sigue luchando para que no se pongan trabas a que se haga lo que se tenga que hacer para que se demuestra que es hija de Alberto de Sajonia-Coburgo-Gotha.

Príncipe legitimado

En Luxemburgo hay un pequeño ejemplo reciente de descendencia ilegitima, pero no duró mucho. El Príncipe Luis salía de la adolescencia cuando conoció a la soldado luxemburguesa Tessy Antony, una soldado del Ejército de Luxemburgo que se encontraba de misión en Kosovo. El Príncipe Luis visitó a las tropas desplazadas en Los Balcanes, y allí surgió el amor. Ese amor dio como fruto un niño que provocó un tremendo escándalo en el Gran Ducado, abierto para unas cosas pero muy tradicional para otras.

Luis de Luxemburgo y Tessy Antony con sus hijos Gabriel y Noé en el campoLuis de Luxemburgo y Tessy Antony con sus hijos Gabriel y Noé en el campo

El niño nació el 12 de marzo de 2006 en Ginebra (Suiza) y fue llamado Gabriel Miguel Luis Ronny. Su apellido es de Nassau, que le dio su padre. Pese a ser hijo de un príncipe real, se quedó sin dignidad alguna al ser bastardo, si bien es cierto que fue bien acogido por la Gran Familia Ducal. El 29 de septiembre de 2006 se celebró la boda entre el Príncipe Luis y Tessy Anthony, para lo cual él tuvo que renunciar a sus derechos sucesorios, aunque inmediatamente después, Gabriel quedó legitimado. El 21 de septiembre de 2007 nació su segundo hijo, Noé, que vino al mundo dentro del matrimonio, aunque tampoco recibió título alguno. Sin embargo, el 23 de junio de 2009, el Gran Duque Enrique otorgó a Tessy Antony por decreto los títulos de Princesa de Luxemburgo, Princesa de Nassau, Princesa de Borbón-Parma y tratamiento de Alteza Real. Para sus nietos ordenó que serían Príncipes de Nassau con tratamiento de Alteza Real. La familia vivió feliz hasta que en enero de 2017 se anunció el divorcio entre Luis y Tessy de Luxemburgo. En curioso que este caso se ha dado mucho en otro pequeño país europeo, Mónaco, donde tener hijos fuera del matrimonio es una constante, tanto que esa será otra historia...

Te puede interesar