Amor, la cárcel y mucho cine: Los 8 momentos que han marcado la vida de Sophia Loren

GLAMOUR Y ÉXITO

Amor, la cárcel y mucho cine: Los 8 momentos que han marcado la vida de Sophia Loren

La actriz italiana, que puede presumir de tener una de las carreras más envidiables del cine, ha vivido una vida llena de luces y sombras.

Amor, la cárcel y mucho cine: Los 8 momentos que han marcado la vida de Sophia Loren

Hablar de Sophia Loren es hablar de una actriz con mayúsculas. La italiana puede presumir de tener una de las carreras cinematográficas más exitosas en la profesión y, aunque desde luego sus comienzos no fueron ni mucho menos sencillos, su propia tenacidad y la de su madre lograron colocarla en una posición privilegiada. Apasionada de su familia, de las costumbres napolitanas y de su bella Italia, la intérprete fue una de las encargadas de poner en el mapa de la industria el nombre de su país siendo la primera en lograr un Premio Oscar a Mejor Actriz en una película de habla no inglesa.

1 Una infancia marcada por la guerra

Sophia Loren es el nombre con el que ella se autodenominó en el ámbito profesional, pero verdaderamente la actriz se llama Sofia Villani Scicolone, hija de la actriz en ciernes Romilda Villani y el arquitecto Riccardo Scicolone. Sin embargo, la intérprete decidió poner en primer lugar el apellido de su madre y en segunda posición el de su progenitor, ya que este les abandonó a ella y a su hermana y tan solo cedió a la actriz su apellido porque de hecho a su otra hija no la llegó a reconocer en ningún momento. Y es que, la actriz ha confesado en más de una ocasión no querer tener nada que ver con Scicolone e incluso ha afirmado que para ella es como no tener padre.

Sophia Loren con su madre en un set de rodajeSophia Loren con su madre en un set de rodaje

Precisamente ese abandono fue el que hizo que la actriz fuera considerada, de cara a trámites oficiales, hija de madre soltera, una condición que en los años treinta era especialmente dura y estaba muy estigmatizada. En la escuela la miraban raro, no solo por este hecho, sino porque la también espectacular belleza de su madre (que tras su embarazo tuvo que abandonar el sueño de convertirse en actriz) llamaba la atención del resto de padres y alumnos. "Rezaba a Dios para que mi madre no viniese a buscarme al colegio: su belleza exagerada me hacía sentir vergüenza. Era demasiado rubia, demasiado alta y, sobre todo, no estaba casada.Yo soñaba una madre normal, con el pelo oscuro, una bata gastada, las manos ajadas y los ojos cansados", confesó Sophia Loren en su autobiografía.

La verdad es que los primeros años de vida de la intérprete no se caracterizaron precisamente por las facilidades, ya que con el temprano estallido de la Segunda Guerra Mundial, Roma se convirtió en el centro de la pobreza y el desabastecimiento y, por ello, las tres mujeres se trasladaron a casa de su abuela materna en Nápoles. Lo cierto es que la italiana también ha recordado a lo largo de su vida cómo fueron estos años, y de ellos cuenta que incluso comía los huesos de la fruta para, de alguna forma, engañar al estómago.

Sophia Loren posando con sus axilas sin depilarSophia Loren posando con sus axilas sin depilar
Sin embargo, su madre no estaba dispuesta a que sus hijas llevaran la misma vida que ella y por ese motivo fue el principal apoyo de su hija cuando esta decidió presentarse a concursos de belleza y otros trabajos relacionados con la actuación y el modelaje. De hecho recuerda que ella le acompañaba a todas las pruebas, en parte también por el sueño frustrado de su madre de no haber podido hacer carrera en el mundo cinematográfico.

2 Carlo Ponti, su gran amor

Precisamente cuando se presentó al certamen de Miss Roma, una joven Sophia Loren de tan solo quince años coincidió con Carlo Ponti, un productor de cine que en aquella ocasión ejercía como jurado y del que se enamoró perdidamente cuando volvieron a coincidir en 'La mujer del río'. Para muchos, este romance nacía de las carencias que la italiana tenía con respecto a la figura paterna y por ello ella misma sostiene que esa admiración hacia un hombre veinte años mayor, que además la acompañó en sus primeros pasos en la industria, se debió a que veía en él más a un padre que a un marido.

La pareja se casó en 1957 en México, país que eligieron para evitar que Ponti fuera acusado de bigamia, dado que entonces no existía el divorcio. Lo hicieron mediante una ceremonia civil, pero aquello no varió el resultado y el matrimonio se topó con la Iglesia y con la denuncia de una ciudadana que no dudó en acusar al productor por este segundo matrimonio. De manera que, perseguidos por la justicia italiana, Sophia Loren y Carlo Ponti se vieron obligados a abandonar su país natal y solicitar la nacionalidad francesa, país en el que finalmente sí pudieron sellar su amor legalmente.

Sophia Loren y su marido, Carlo PontiSophia Loren y su marido, Carlo Ponti

La actriz siempre había manifestado su deseo de convertirse en madre, pero lo cierto es que lograrlo tampoco fue una tarea sencilla. Sufrió dos abortos y, aunque eran muchos los médicos que le aseguraban que no podría tener hijos, el matrimonio se marchó a Ginebra buscando a un doctor que gozaba de buena fama en el tema. Afortunadamente, y gracias a su ayuda, en 1968 Loren y Ponti se convertían en padres de su primer hijo y cinco años más tarde lo harían del segundo. La historia de amor entre la actriz y el productor bien podría ser la de cualquier película romántica, pues ambos permanecieron juntos hasta que en 2007 Carlo Ponti falleció a los 94 añostras permanecer ingresado durante varios días por una complicación pulmonar.

3 Su primer Oscar

La carrera de Sophia Loren es imposible resumirla en unas pocas palabras, pero si hay una década que marca un punto de inflexión en su trayectoria esa es la de los cincuenta. Por aquella época comienza a trabajar con actores de la talla de Frank Sinatra, Cary Grant o Marcello Mastroianni, así como con directores como Vittorio de Sica. Este último fue el encargado de dirigirla en 'Dos mujeres', un largometraje que se ganó la alabanza de la crítica y por cuya interpretación la actriz italiana se convirtió en la primera actriz en ganar un Oscar por su trabajo en una película de habla no inglesa.

Sophia Loren durante su discurso de agradecimiento tras recoger el Oscar honorífico en 1991/Foto:YoutubeSophia Loren durante su discurso de agradecimiento tras recoger el Oscar honorífico en 1991/Foto:Youtube

A partir de aquel momento, la intérprete ya había hecho historia en el cine italiano e internacional, un trampolín para su carrera que sin duda estaría marcada por títulos como 'El Cid', 'La Condesa de Hong Kong', 'Arabesque', 'Lady L', 'Una giornata particolare' o 'Matrimonio a la italiana'. De hecho, la Academia de Cine de Estados Unidos quiso premiar por segunda vez a la actriz italiana más internacional y lo hizo a través del Oscar honorífico que recibió en 1991.

4 Condenada a prisión

En 1981 Sophía Loren vivió uno de sus momentos más difíciles cuando fue condenada a un mes de cárcel por supuesta evasión fiscal con motivo del dinero recaudado de una película que rodó en el extranjero y que su gestor le dijo que no hacía falta declarar en Italia. Para evitarlo, decidió no poner un pie en su país y permanecer en Ginebra junto a su familia, pero tras meses sin poder ver a su madre finalmente decidió aterrizar en Roma sabiendo que en cuanto pusiera un pie en la ciudad, sería detenida por la Policía. Y así sucedió, en 1982 un guardia detuvo a la actriz ante la atenta mirada de los miles de fotógrafos y curiosos que, avisados, del aterrizaje de Loren se acercaron para captar la solicitada instantánea. Ella mantuvo su inocencia y tres décadas más tarde la Corte Suprema italiana dio la razón a la actriz asegurando que obró de acuerdo a la legalidad y lamentando el mes que pasó encerrada en prisión.

5 La polémica foto con Jayne Mansfield

Uno de los momentos que mayor número de rumores y posibles interpretaciones ha despertado fue la instantánea que los fotógrafos captaron de la actriz sentada en la misma mesa con la también intérprete Jayne Mansfield. Lo cierto es que la cara de Sophia Loren era cuanto menos peculiar, y desde entonces son muchas las historias que han circulado al respecto, como aquella que hablaba de envidias y malas relaciones entre ambas actrices.

Ver esta publicación en Instagram

The iconic photo of Sophia Loren and Jayne Mansfield at a | Beverly Hills party, 1957 . Sophia Loren explains the story behind the infamous picture in an interview with Entertainment Weekly, 'Paramount had organised a party for me. All of cinema was there, it was incredible. And then comes in Jayne Mansfield, the last one to come. For me, that was when it got amazing. She came right for my table. She knew everyone was watching. She sat down. And now, she was barely . . . Listen. Look at the picture. Where are my eyes? I'm staring at her nipples because I am afraid they are about to come onto my plate. In my face you can see the fear. I'm so frightened that everything in her dress is going to blow...BOOM! And spill all over the table.' . #asliceofhistory #history #historylove #vintageclothing #vintagefashion #vintagestyle #retrofashion #sophialoren #jaynemansfield #mickeyhargitay #1960s #60s #60sstyle #60sfashion #1960sfashion #entertainmentweekly #vintagecinema #silverscreen #vintagehollywood #oldhollywood #stayhungrystayfoolish #iconicfashion #iconic #letstimetravel

Una publicación compartida de A SLICE OF HISTORY (@asliceofhistory) el

Sin embargo, nada más lejos de la realidad. "Paramount me había organizado una fiesta. Todo el mundo del cine estaba ahí, fue increíble. Y luego viene Jayne Mansfield, la última en llegar y llegó directa a mi mesa. En mi cara puedes ver el miedo. Estoy tan asustada de que todo en su vestido estallara en mi rostro y se derramara en la mesa...", declaró Sophia Loren zanjando así el asunto.

6 Su parentesco con Mussolini

La actriz italiana ha protagonizado a lo largo de su vida numerosos episodios que en más de una ocasión la colocaron en el punto de mira, tanto en su país como en el extranjero. Y si hay un momento que sin duda afectaría a la imagen de la intérprete, ese fue el matrimonio entre su única hermana pequeña con uno de los hijos del dictador, Benito Mussolini.

Juntos fueron padres de dos niñas, hasta que tras años de matrimonio finalmente se separaron y ambos siguieron caminos separados. Sin embargo, las nietas del dictador y sobrinas de Sophia Loren se han convertido en personajes especialmente polémicos de la política italiana por su carácter populista y su preferencia hacia políticas ultraderechistas que han sido objeto de reprobación por diversos grupos sociales.

7 Una belleza reconocida

La actriz ha sido, es y será recordada siempre por el magnetismo que ha logrado en el espectador con cada uno de sus papeles en la gran pantalla. Su belleza la convirtió en uno de los grandes mitos eróticos del cine desde mediados de la década de los cincuenta, a pesar de que ella misma confesaba no haberse sentido nunca tan especial como se le ha considerado desde fuera: "Yo no me siento especialmente guapa. La belleza interior es lo más importante en las personas".

8 Su estrella en el Paseo de la Fama

De manera que, tras recibir más de una veintena de premios a lo largo de toda su trayectoria, y entre los que se encuentran los máximos reconocimientos de Cannes y Venecia, todavía le quedaba dejar su huella en el paseo más famoso de la historia de la cultura, el Paseo de la Fama de Hollywood. Fue la figura número 2000 en recibir la estrella, y lo hizo en 1994.

La estrella de Sophia Loren en el Paseo de la Fama de Almería/Foto:RTVELa estrella de Sophia Loren en el Paseo de la Fama de Almería/Foto:RTVE

No obstante, esta no ha sido la única estrella que se le ha otorgado a Sophia Loren, sino que Almería también le concedió este honor a la intérprete que, de hecho acudió a la ciudad española para agradecer el gesto de la organización del Festival Internacional de Cine asegurando lo feliz que se encontraba de estar allí rodeada además de grandes amigos.

Te puede interesar