La Reina Sofía, Mary de Dinamarca o Charlene de Mónaco: royals que tuvieron que cambiar de religión para casarse

EL AMOR LO PUEDE TODO

La Reina Sofía, Mary de Dinamarca o Charlene de Mónaco: royals que tuvieron que cambiar de religión para casarse

Protagonistas de grandes bodas reales y fieles creyentes, lo que poca gente sabe es que muchas reinas y princesas han tenido que cambiar de religión para poder convertirse en lo que son

La Reina Sofía, Mary de Dinamarca o Charlene de Mónaco: royals que tuvieron que cambiar de religión para casarse

Hay una frase de William Shakespeare que dice lo siguiente: "mi corona está en el corazón, no en mi cabeza". La sentencia puede ser interpretada de varias formas, pero bien podría hacer referencia a la renuncia que muchas royals han llevado a cabo por amor. La Reina Sofía de España o la Princesa Charlene de Mónaco son solo algunas de la lista de soberanas y princesas que han dejado de profesar sus creencias religiosas para poder casarse con la persona a la que amaban.

Reina Sofía de España: de la Fe Ortodoxa al Catolicismo

Doña Sofía, en calidad de hija del Rey de Grecia, fue educada en la fe ortodoxa, pero en cuanto Don Juan Carlos se cruzó en su camino esta fe comenzó a tambalearse. Aunque más debido a Francisco Franco que al todavía Príncipe: cuando la pareja decidió comprometerse en 1961, necesitaron el visto bueno del General, que no estaba dispuesto a aceptar que la futura Reina de España fuese ortodoxa.

Los Reyes Juan Carlos y Sofía en el anuncio de su compromiso oficialLos Reyes Juan Carlos y Sofía en el anuncio de su compromiso oficial

En un primer intento de mediar en la situación, el Rey Pablo de Grecia y Don Juan de Borbón (padres de los novios) decidieron recurrir al Papa Juan XXIII, que dio su consentimiento para que el enlace se oficiase. Sin embargo, para contentar a todas las partes la condición acordada fue que hubiera tres ceremonias: una civil, una católica y otra ortodoxa.

De ese modo, el 14 de mayo de 1962 varios fueron los escenarios de la ciudad de Atenas en los que tuvo lugar la boda de los que entre 1969 y 1975 ostentaron el título de nueva creación de Príncipes de España: primero fue la ceremonia católica en la Catedral de San Dionisio, luego el rito ortodoxo en la Catedral de Santa María y finalmente una ceremonia civil en el Salón del Trono del Palacio Real de Atenas.

La Reina Sofía saludando de mantilla en el VaticanoLa Reina Sofía saludando de mantilla en el Vaticano

Pese a todo, esto seguía siendo insuficiente para Franco, por lo que Doña Sofía se vio obligada finalmente a convertirse al catolicismo. Desde entonces, la consorte se ha mostrado como una fiel seguidora de la Iglesia Católica acudiendo a infinidad de actos religiosos. De hecho, goza del "privilège du blanc" (privilegio de blanco), el cual le permite solo a las reinas católicas vestir de blanco ante el Papa.

Charlene de Mónaco: del Protestantismo al Catolicismo

Otra consorte que posee este privilegio de blanco es la Princesa Charlene de Mónaco, pese a que desde nacimiento se le inculcaron los valores protestantes de su Sudáfrica natal. Unos valores y una fe a las que tuvo que renunciar la exnadadora olímpica en cuanto ella y el Príncipe Alberto de Mónaco decidieron casarse en 2010.

En abril de 2011, solo tres meses antes de la boda, la Princesa Charlene fue bautizada como católica coincidiendo con la Misa de Pascua celebrada durante el Domingo de Resurrección. Una ceremonia por la que también tuvo que pasar en su día la madre de su marido, la actriz Grace Kelly, para poder casarse con el Príncipe Rainiero el 19 de abril de 1956.

Charlene de Mónaco, muy emocionada en su audiencia con el Papa FranciscoCharlene de Mónaco, muy emocionada en su audiencia con el Papa Francisco

Aunque la conversión al catolicismo era un requisito indispensable, la Princesa Charlene siempre ha declarado que fue "por voluntad propia". Es más, durante todos estos años la esposa del soberano monegasco no ha dudado en reafirmar su ferviente devoción en diversas entrevistas, como a la revista People: "El Catolicismo es la religión del Estado de Mónaco, pero para mí representa mucho más. Los valores de esta religión me han llegado profundamente y se corresponden perfectamente con mi espíritu".

Fuentes allegadas a la Familia Real Monegasca aseguran que el nacimiento de sus hijos, los Príncipes Jacques y Gabriella, le ha reforzado todavía más en sus convicciones religiosas y que es habitual verla acudir a misa con sus hijos. De hecho, tras el nacimiento de los mellizos, su primer desplazamiento fue para acudir a una eucaristía en la que, según ella misma declaró a Paris-Match: "rezó por todos y dio gracias al Señor por su marido y sus dos hijos".

Las princesas (ahora) luteranas de Dinamarca

Muchas veces, aparte de cambiar de religión, también hay que cambiar de nacionalidad. Eso fue lo que les ocurrió a las dos nueras de la Reina Margarita de Dinamarca: la Princesa Mary, nacida en Australia y perteneciente a la religión presbiteriana, y a la Princesa Marie, francesa y católica.

Los Príncipes de Dinamarca en los actos de celebración de los 40 años de la Ópera de SydneyLos Príncipes de Dinamarca en los actos de celebración de los 40 años de la Ópera de Sydney

Ambas, para poder casarse con los Príncipes Federico y Joaquín (respectivamente) tuvieron que renunciar a sus creencias religiosas y pasar a formar parte de la Iglesia Luterana. Desde entonces, es muy frecuente verlas en los diversos actos religiosos a los que acude la Familia Real Danesa. Además, los hijos de ambas parejas reales están bautizados en la confesión luterana.

Joaquín y Marie de Dinamarca en el bautizo de su hijo EnriqueJoaquín y Marie de Dinamarca en el bautizo de su hijo Enrique

Las dos princesas tuvieron que hacer una tercera renuncia por amor. Aparte de abandonar su religión y cambiar de nacionalidad, estas dos mujeres jóvenes y profesionales se vieron obligadas a renunciar a sus carreras en el ámbito de las empresas y finanzas: la Princesa Marie era asesora financiera y su cuñada, la Princesa Mary, era Licenciada en Derecho y Comercio, así como experta en marketing.

Otras princesas y reinas que no lo hicieron

Hay otras royals que, en contraposición a las anteriores, han podido mantener la fe en sus respectivas religiones, como es el caso de la Reina Máxima de Holanda. Ella, argentina y católica de nacimiento, pudo mantener sus creencias pesa a contraer matrimonio con el ahora Rey Guillermo Alejandro en una ceremonia protestante celebrada en la iglesia Nieuwe Kerk de Ámsterdam en 2002.

Guillermo y Máxima de Holanda el día de su bodaGuillermo y Máxima de Holanda el día de su boda

En el caso de la argentina, la principal renuncia que tuvo que hacer el día de su boda no tuvo nada que ver con cuestiones religiosas, sino con discrepancias políticas. Y es que debido a que su padre fue ministro de la dictadura de Videla, la presencia de los padres de la novia fue vetada en la boda.

Por su parte, la Reina Matilde de Bélgica, por ser católica al igual que su marido el Rey Alberto, tampoco se vio obligada a pasar por este trámite. Lo mismo ocurrió con la Princesa Mette-Marit de Noruega, ya que comparte la fe luterana con su marido el Príncipe Haakon de Noruega.

Te puede interesar