Emoción, tristeza y apoyo familiar: así ha sido el funeral de Enrique de Dinamarca

ÚLTIMO ADIÓS

Emoción, tristeza y apoyo familiar: así ha sido el funeral de Enrique de Dinamarca

La Familia Real Danesa al completo y los Reyes de Grecia han despedido al Conde de Monpezat en un funeral en el que se ha honrado su memoria.

Emoción, tristeza y apoyo familiar: así ha sido el funeral de Enrique de Dinamarca

Las exequias por la muerte de Enrique de Dinamarca han terminado. El pasado 13 de febrero a las 23:18 horas, el Conde de Monpezat falleció a los 83 años en el Palacio de Fredensborg, residencia regia a la que había sido trasladado horas antes desde el Rigshospitalet de Copenhague cuando su estado era ya irreversible. El Príncipe Enrique quiso morir en este lugar en el que tan feliz fue, y sus deseos se cumplieron.

Margarita de Dinamarca y sus nietos Vicente y Josefina en el funeral de Enrique de DinamarcaMargarita de Dinamarca y sus nietos Vicente y Josefina en el funeral de Enrique de Dinamarca

La Casa Real Danesa ha respetado ese y el resto de voluntades de Enrique de Dinamarca, que no quiso un funeral de Estado ni ser enterrado en el mausoleo real de la catedral de Roskilde, donde tenía un hueco reservado como esposo de la Reina Margarita. Tenía el rango necesario para ello, pero al no haber sido nombrado Rey consorte, consideró que no debía descansar allí. Quiso ser incinerado y que sus restos fuera lanzados entre el mar Báltico y los jardines privados del Palacio de Fredensborg, y su voluntad se ha cumplido.

El día más importante fue el martes 20 de febrero. Pese a que no quería un funeral de Estado, sí tuvo una despedida a su altura en la Iglesia de Christiansborg de Copenhague, con un servicio religioso que fue retransmitido para que todos los daneses y danesas pudieran despedirse del hombre que pese a su rebeldía, sirvió al país durante medio siglo.

La Familia Real Danesa ante el cuerpo de Enrique de Dinamarca en su funeralLa Familia Real Danesa ante el cuerpo de Enrique de Dinamarca en su funeral

La Reina Margarita llegó enlutada de arriba abajo, y por primera vez se rompió. A lo largo de estos días se ha mostrado muy entera e incluso sonriente, para hacer saber a los ciudadanos de su país lo agradecida que está por todo el apoyo y el cariño recibidos desde la muerte de su consorte. Sin embargo, acabó emocionándose.

Los Príncipes Federico y Mary llegaron junto a sus cuatro hijos, el Príncipe Christian, la Princesa Isabel, el Príncipe Vicente y la Princesa Josefina. Ellos estuvieron más enteros que los Príncipes Joaquín y Marie, muy afectados por la muerte de Enrique de Dinamarca. De sobra es conocido que el Conde de Monpezat siempre congenió más con su nuera francesa, Marie, razón por la que quizás ella estaba más afectada. No faltaron tampoco los cuatro hijos del Príncipe Joaquín, el Príncipe Félix, el Príncipe Nicolás y los dos pequeños nacidos de su matrimonio con la Princesa Marie, el Príncipe Enrique y la Princesa Athena.

Joaquín y Marie de Dinamarca con sus hijos y sus tías en el funeral de Enrique de DinamarcaJoaquín y Marie de Dinamarca con sus hijos y sus tías en el funeral de Enrique de Dinamarca

Entre los asistentes destacaron las dos hermanas de la Reina Margarita, que se han unido a la Familia Real por primera vez desde que comenzaron los actos de despedida del Conde de Monpezat. La Princesa Benedicta acudió sola y seguramente recordó que falta poco para que se cumpla un año de la muerte de su marido, el Príncipe Richard zu Sayn-Wittgenstein-Berleburg. La Reina Ana María de Grecia acudió a la misa junto al Rey Constantino, que pese a sus problemas de movilidad ha querido despedirse de su cuñado. Por supuesto hubo presencia de los Monpezat y de autoridades del país.

Un recuerdo de su querida Francia

Una vez cumplido el servicio religioso, los Glücksburg dejaron la Iglesia de Christiansborg para poner rumbo al Palacio de Amalienborg, residencia oficial de la Reina Margarita, donde la Familia Real y sus allegados podrán vivir el luto en privado tras varios días de exposición mediática. Fue esta plaza también el lugar en el que miles de ciudadanos mostraron sus respetos hacia el Príncipe Enrique inundando Amalienborg de flores y mensajes de cariño y afecto.

Federico y Mary de Dinamarca con sus hijos, Benedicta de Dinamarca y Constantino de Grecia en el funeral de Enrique de DinamarcaFederico y Mary de Dinamarca con sus hijos, Benedicta de Dinamarca y Constantino de Grecia en el funeral de Enrique de Dinamarca

Tras las exequias públicas, y de acuerdo a los deseos del Príncipe Enrique, sus restos serán incinerados y sus cenizas lanzadas una parte al mar Báltico y la otra parte a los jardines del Palacio de Fredensborg para honrar a Dinamarca, país al que sirvió durante la mayor parte de su vida. No ha querido olvidar su Francia natal, y por ello para el funeral se trajo tierra desde Cayx, donde el Conde de Monpezat tenía un castillo con viñedos.

Te puede interesar