La Reina Letizia, la royal más calida: de su abrazo cariñoso a Masako de Japón y a su aprecio a Victoria de Suecia

CARIÑOSA

La Reina Letizia, la royal más calida: de su abrazo cariñoso a Masako de Japón y a su aprecio a Victoria de Suecia

La Reina de España ha demostrado ser la más cariñosa de los invitados a la entronización de Naruhito de Japón, al menos con otras royals a las que tiene mucho aprecio.

La Reina Letizia, la royal más calida: de su abrazo cariñoso a Masako de Japón y a su aprecio a Victoria de Suecia

La presencia de los Reyes Felipe y Letizia en los actos por la entronización de Naruhito de Japón concluyó el 22 de octubre con su asistencia a la cena de gala con la que se ha celebrado oficialmente el ascenso del Trono del crisantemo del 126 Emperador del país del sol naciente.

La Reina Letizia saluda a Masako de Japón en presencia del Rey Felipe y Naruhito de Japón en la cena de gala por la entronización de Naruhito de JapónLa Reina Letizia saluda a Masako de Japón en presencia del Rey Felipe y Naruhito de Japón en la cena de gala por la entronización de Naruhito de Japón

Previamente habían acudido al Palacio Imperial de Tokio para seguir la ceremonia de entronización, donde coincidieron con miembros de Casas Reales de todo el mundo como Guillermo Alejandro y Máxima de Países Bajos, Felipe y Matilde de los Belgas, el Gran Duque de Luxemburgo, Haakon de Noruega, Carlos Gustavo y Victoria de Suecia, el Príncipe Carlos Federico y Mary de Dinamarca, Alberto de Mónaco y Luis de Liechtenstein, entre otros.

Aunque en la ceremonia en sí no hubo momento para interactuar mucho, los Reyes tuvieron la oportunidad de saludar al Rey de Suecia y a su Heredera en su hotel, donde charlaron antes de partir hacia el Palacio Imperial. En ese momento se pudo comprobar la buena sintonía sobre todo entre la Reina de España y Victoria de Suecia. Ambas charlaron animadamente, aunque fue Doña Letizia la que llevó el peso de la conversación y no dudó en preguntarle por su marido, Daniel de Suecia, que no estaba presente.

De forma cariñosa y calurosa, la Reina no dudó en mantener contacto físico en repetidas ocasiones con la Princesa Victoria, a la que tocaba el brazo mientras departían. Con Carlos Gustavo de Suecia fue también muy cálida, pero más contenida quizás por tener menos confianza que con la homóloga de la Princesa Leonor.

Cuando llegaron Guillermo Alejandro y Máxima, Doña Letizia fue cariñosa, aunque no tanto, quizás porque no hubo demasiado tiempo antes de tener que marcharse rumbo a la ceremonia de entronización. Quizás en privado hubo momentos de mayor intimidad, algo lógico teniendo en cuenta que los Reyes de España y los de Países Bajos son muy amigos. De hecho, Felipe VI, tímido y contenido como es, no dudó en saludar a Guillermo Alejandro de Holanda con un abrazo cariñoso que refleja su buen trato.

El plato fuerte de esa calidez de Doña Letizia llegó por la noche en la cena de gala. Después de un paseo un tanto complicado por lo incómodo que resultó el vestido elegido, los Reyes llegaron al besamanos con los Emperadores. El Monarca fue el primero que se acercó a saludar a Naruhito y a Masako de Japón, con los que departió animadamente durante unos instantes. Cuando llegó el momento del saludo de Doña Letizia, fue mucho más expresiva que Don Felipe con Naruhito, y sobre todo con Masako, a la que saludó no solo con besos, sino con un tierno abrazo que pilló un poco de sorpresa a la Emperatriz. ¿Quién dice que la Reina Letizia es fría y distante?

Te puede interesar