Lady Di no fue la única: las otras entrevistas que Martin Bashir consiguió a base de mentiras y engaños

MÁS POLÉMICAS

Lady Di no fue la única: las otras entrevistas que Martin Bashir consiguió a base de mentiras y engaños

El periodista de la BBC se encuentra en el punto de mira al salir a la luz de nuevo que podría haber coaccionado a la Princesa de Gales para conseguir su famosa entrevista en 1995.

Lady Di no fue la única: las otras entrevistas que Martin Bashir consiguió a base de mentiras y engaños

En 1995 Martin Bashir se convirtió en uno de los mejores periodistas del mundo gracias a su entrevista cara a cara con una Lady Di separada del Príncipe Carlos -pero no divorciada todavía- que, desde la más pura sinceridad, reconocía delante de las cámaras de la BBC que su matrimonio siempre había estado formado por tres personas -siendo Camilla Parker Bowles la tercera en discordia- y que incluso ella misma había tenido un importante affaire durante los últimos años con su profesor de hípica. Unas declaraciones que no le vinieron del todo bien a la todavía Princesa de Gales y que, en cambio, si beneficiaron al periodista.

Martin Bashir entrevistando a Lady Di para la BBC | Foto: YoutubeMartin Bashir entrevistando a Lady Di para la BBC | Foto: Youtube

Ahora, 25 años más tarde aquella emisión que vieron casi 23 millones de telespectadores, esta vuelve a estar de actualidad al denunciarse públicamente los presuntos engaños que Bashir habría llevado a cabo por aquel entonces para conseguir acceder a Lady Di. Según el hermano de esta, el Conde Spencer, habrían recibido extractos bancarios falsos que demostraban un presunto espionaje por parte de los medios de comunicación y el Servicio Secreto británico; e incluso se les había hecho creer que el Príncipe Carlos tenía un affaire con la niñera de los Príncipes Guillermo y Harry. Unos hechos que están siendo ya objeto de una investigación por parte de la BBC.

Para sorpresa de muchos -o para sorpresa de nadie- el conocido escritor Guy Adams ha publicado ahora una extensa investigación en el Daily Mail en el que destapa otros presuntos engaños que Martin Bashir habría hecho a lo largo de su carrera profesional para acceder a entrevistas que nadie más tenía y que ahora podrían hacer que su caída en desgracia se acelerase todavía más mientras este se esconde el algún lugar por ahora desconocido del Reino Unido.

El caso George Best

George Best fue uno de los mejores futbolistas británicos entre los años 60 y 90 hasta que su adicción al alcohol le acabó llevando por el mal camino. Primero fueron los problemas judiciales y, luego, los problemas de salud. Fue durante uno de estos ingresos en los que se debatía entre la vida y la muerte, allá por marzo del 2000, cuando Bashir apareció en su vida y, de manera más significativa, en la de su novia Alex Best, una joven modelo de 28 años; y su mejor amigo, Phil Hughes, quienes custodiaban su cama día y noche en un hospital de Londres.

A las puertas de este se agolpaba un grupo de periodistas, entre ellos el protagonista de tanta polémica. Lejos de quedarse ahí a la espera de unas declaraciones que nunca llegarían, decidió empezar a reunirse con los dos grandes apoyos de George Best en un bar cerca del hospital. Los encuentros, que casi siempre duraban varias horas, consistían en Bashir tomando nota de lo que estos tenían que decir mientras les invitaba a rondas y más rondas de bebidas. Él cervezas, ella vino. A ambos les pareció buena idea formar parte de un documental que el periodista estaba preparando porque mostraría al futbolista venido a menos de una forma nunca vista y que beneficiaría mucho a su carrera, por aquel entonces casi acabada. Para sorpresa de ambos, cuando se emitió al fin de aquel programa estaba muy lejos de lo que se les había prometido.

Lady Di en su escandalosa entrevista en televisiónLady Di en su escandalosa entrevista en televisión

Bashir los había retratado como dos borrachos que se dedicaban a beber mientras el futbolista yacía moribundo en una cama del hospital e, incluso, se aventuraba a decir que no eran precisamente la mejor compañía que alguien con problemas con el alcohol podía tener. "Fue un manipulador", recogen las declaraciones de Alex Best en el artículo de Guy Adams: "Llegó a mi vida en un momento terrible, me convenció para que confiara en él y me animó a beber casi cada vez que nos veíamos. Luego hizo un programa diciendo que yo bebía demasiado y que mataría a mi marido".

Tiempo después y tras ver el resultado del trabajo del periodista, los afectados aseguraron que la relación que habían tenido con él nada tenía que ver con la de un gran apoyo, sino más bien la de un acosar y sus víctimas. "Mi mejor amigo estaba en el hospital y yo en un momento muy vulnerable", afirmó Phil: "Este hombre llamaba cuatro, cinco y hasta seis veces al día, me enviaba mensajes de texto constantemente diciendo que tenía que reunirnos". El control sobre sus movimientos era tal que llegaron a creer que tenían pinchados los teléfonos. Incluso una vez el también agente del futbolista pilló a Bashir intentando mirar el móvil de la modelo, aunque como ella misma asegura, por aquel entonces un teléfono no era algo tan relevante como los es hoy en día.

Michelle Hadaway y su fallecida hija Karen

Karen, una niña de 9 años, fue una de las jóvenes que apareció sin vida en un parque de Brighton en los 80, un sonado y mediático caso en el Reino Unido por aquel entonces. Tal y como ha confesado la madre de la víctima, Michelle Hadaway, Martin Bashir se puso en contacto con ella años más tarde para documentar el caso. Según esta, el periodista la convenció para que le entregase pruebas fundamentales para la investigación como era ropa de su hija de donde se pudiese extraer ADN que sería investigado para un documental de la BBC.

Para sorpresa de Hadaway, ese documental nunca vio la luz y todo lo que le había entregado a Bashir había desaparecido. Unos objetos que nunca pudieron ser utilizados en el juicio posterior del caso en el se sentó a uno de los sospechosos del presunto asesinato. "Yo era una madre afligida cuya hija había sido asesinada", se puede leer en una carta manuscrita de Michille Hadaway: "Se aprovechó de eso y nunca ha mostrado ningún remordimiento por la pérdida". Por su parte, Bashir lo único que hizo fue negar las acusaciones y también que hubiese tenido acceso en algún momento a las mencionadas pruebas.

El caso Michael Jackson

Tras conseguir su entrevista con Lady Di en 1995, Bashir quería más y a comienzos de los años 2000 probó suerte con la otra gran estrella mundial, Michael Jackson. Su puerta de acceso esta vez fue Uri Geller, uno de los mejores amigos del cantante. Al principio sus motivaciones para hacer un documental no acabaron de convencerle, pero el periodista iba dispuesto a conseguir lo que quería. Geller recuerda que cuando empezó a darle negativas, Bashir comenzó a sollozar y sacó una carta presuntamente escrita por la ya fallecida Diana de Gales. En ella se podían leer elogios por su parte hacia el periodista por la entrevista que le había concedido años atrás asegurando que "había sido lo mejor que había hecho en su vida". Esas palabras cambiaron por completo la percepción de Geller y accedió a que aquel documental saliese adelante.

Martin Bashir entrevistando a Michael Jackson | Foto: YoutubeMartin Bashir entrevistando a Michael Jackson | Foto: Youtube

Tres años después, en 2003, se emitía 'Living With Michael Jackson', un programa que mostraba al artista como un depravado sexual. En él se podía ver imágenes de todo tipo, ninguna buena, e incluso algunas en las que el propio cantante reconocía que le gustaba "compartir dormitorio con adolescentes", apunta Guy Adams. Lo que ocurrió es conocido por todos: años más tarde Jackson era juzgado por abuso infantil.

Un juicio del que, por cierto, Bashir formó parte. El periodista se negó a responder a las preguntas que el Juez le hizo durante su testimonio, algo que, sorprendentemente, ayudó a que Jackson saliese absuelto por aquel entonces. El periodista ni siquiera quiso pronunciarse al respecto de las acusaciones sobre un presunto engaño al propio artista al que le había prometido llevárselo de gira por África para visitar hospitales donde había ingresados niños con SIDA y que estarían acompañados nada menos que el por el entonces Secretario general de la ONU, Kofi Annan. A Bashir también se le acusaba de mala praxis periodística por, presuntamente, haber realizado entrevistas a menores considerados presuntas víctimas sexuales de Michael Jackson sin tener el consentimiento de sus padres o tutores legales.

Te puede interesar