Los Reyes Juan Carlos y Sofía, las Infantas Elena y Cristina y Claire Liebaert animan a Pablo Urdangarin en el balonmano

EN HANNOVER

Los Reyes Juan Carlos y Sofía, las Infantas Elena y Cristina y Claire Liebaert animan a Pablo Urdangarin en el balonmano

El sobrino de Felipe VI tuvo como espectadores a su madre, a sus tres abuelos y a su tía en uno de sus partidos.

Los Reyes Juan Carlos y Sofía, las Infantas Elena y Cristina y Claire Liebaert animan a Pablo Urdangarin en el balonmano

Pablo Urdangarin dejó Ginebra para instalarse en Hannover. En la ciudad alemana comenzó una nueva vida como deportista de élite al dichar por el juvenil del equipo de balonmano TSV Hannover-Burgdorf. El sobrino del Rey se convertía así en el primer hijo de Iñaki Urdangarin en seguir sus pasos a nivel deportivo, donde fue una leyenda tanto en el Barça como en la Selección Española.

Pablo Urdangarin en un partido de balonmano del TSV Hannover-BurgdorfPablo Urdangarin en un partido de balonmano del TSV Hannover-Burgdorf

El segundo hijo de la Infanta Cristina está empezando y poco a poco se está haciendo un hueco en el conjunto germano, que ha recibido con los brazos abiertos a esta promesa del balonmano cuyo sueño es jugar con la Selección Nacional algún día.

Estaba claro que contaba con el apoyo de su familia. Iñaki Urdangarin no ha podido verle jugar al estar en prisión desde el 18 de junio de 2019, pero desde la cárcel de Brieva se siente profundamente orgulloso del segundo de sus vástagos. La que sí había ido a verla ha sido la Infanta Cristina, que en alguna ocasión fue retratada animando a Pablo Urdangarin, algo totalmente esperado.

Los Reyes Juan Carlos y Sofía y la Infanta Cristina animando a Pablo Urdangarin en el balonmanoLos Reyes Juan Carlos y Sofía y la Infanta Cristina animando a Pablo Urdangarin en el balonmano

Lo que no se esperaba tanto es que Pablo Urdangarin tuviera entre el público a sus tres abuelos y a una de sus tías. Los Reyes Juan Carlos y Sofía y la Infanta Elena viajaron a Alemania para apoyar públicamente a su nieto y sobrino, respectivamente, haciendo así alarde de real familia unida.

También estuvo Claire Liebaert, madre de Iñaki Urdangarin, que tiene una relación muy estrecha con la Infanta Cristina, así como con la Reina Sofía, con la que se mostró cómplice. Ambas lo han pasado muy mal, sobre todo la belga, así que cualquier alegría compartida siempre sienta bien, como el orgullo de animar a su nieto.

Ha sido curioso ver también juntos públicamente a los Reyes Eméritos. Con poca agenda pública, sobre todo en el caso de Juan Carlos de Borbón, apenas se ven en público, y tampoco en privado. Su último compromiso conjunto fue en enero de 2019 cuando entregaron los Premios Nacionales del Deporte. Posteriormente fueron juntos a visitar a la Infanta Pilar, que se recupera de su operación intestinal de febrero de 2019. Desde entonces no se les había visto juntos.

Las ausencias

Se echó de menos a los restantes hijos de la Infanta Cristina e Iñaki Urdangarin, sobre todo a los dos pequeños, Miguel e Irene, que residen en Ginebra con su madre. También faltó Irene de Grecia, a quien seguro que haría ilusión estar en Hannover, la tierra de su progenitora, la Reina Federica de Grecia, nacida Princesa de Hannover.

Te puede interesar