Los motivos por los que Carlos Gustavo de Suecia ha apartado a los hijos de Carlos Felipe y Magdalena de la Casa Real

DECISIÓN REAL

Los motivos por los que Carlos Gustavo de Suecia ha apartado a los hijos de Carlos Felipe y Magdalena de la Casa Real

El Rey de Suecia tiene varias razones para excluir a cinco de sus siete nietos y por eso ha tomado una decisión que ha sido consensuada con los miembros de la Casa Real.

Los motivos por los que Carlos Gustavo de Suecia ha apartado a los hijos de Carlos Felipe y Magdalena de la Casa Real

La Casa Real Sueca sorprendió con un comunicado en el que el Rey Carlos XVI Gustavo anuncia su decisión de retirar el tratamiento de Alteza Real a cinco de sus siete nietos, es decir, a los hijos del Príncipe Carlos Felipe y a los de la Princesa Magdalena, que son por tanto los más alejados en la línea de sucesión.

Los Reyes de Suecia con sus hijos y nietos en SollidenLos Reyes de Suecia con sus hijos y nietos en Solliden

El Monarca ha aclarado que su propósito es aclarar quiénes son los miembros de la Casa Real y quiénes son de la Familia Real. En Suecia, Familia Real son los parientes cercanos del Rey, mientras que pertenecer a la Casa Real implica representar a la Corona y al país dentro y fuera. Así, Carlos XVI Gustavo ha dejado claro quién es de la Casa Real y puede realizar actos de representación y quién es Familia Real y no podrá hacerlo, como ocurre con los afectados por la norma: el Príncipe Alejandro, el Príncipe Gabriel, la Princesa Leonor, el Príncipe Nicolás y la Princesa Adrienne. La version oficial es esa, pero hay más.

Hay que poner límite

Lo primero es una cuestión de poner límite a los miembros de la Casa Real Sueca. Desde el 7 de octubre de 2019 pertenecen a ella el Rey, la Reina, la Princesa Heredera, el Príncipe Daniel, la Princesa Estela, el Príncipe Oscar, el Príncipe Carlos Felipe, la Princesa Sofía y la Princesa Magdalena. Por motivos históricos, también forma parte de ella la Princesa Brígida, aunque no toma compromisos en nombre del Rey.

Los Reyes de Suecia, los Príncipes Victoria y Daniel y sus hijos Estela y Oscar en el 40 cumpleaños de Victoria de SueciaLos Reyes de Suecia, los Príncipes Victoria y Daniel y sus hijos Estela y Oscar en el 40 cumpleaños de Victoria de Suecia

Si se hubiera mantenido a los hijos de Carlos Felipe de Suecia y a los de la Princesa Magdalena, habría cinco príncipes y princesas más pertenecientes a la Casa Real, un número demasiado elevado e insostenible. Hay que poner un límite, y por eso Carlos XVI Gustavo ha apartado a cinco de sus siete nietos.

Potenciar a la pareja heredera

Como ocurrió en su momento en España al dar mayor protagonismo al llamado núcleo duro de la Familia Real, en Suecia se busca potenciar a la Princesa Victoria y al Príncipe Daniel, que algún día asumirán el Trono, ella como Reina de Suecia y él como consorte. Así, aunque Carlos Felipe de Suecia y Sofia Hellqvist por un lado y la Princesa Magdalena por otro seguirán representando a la Corona durante toda su vida, su importancia será cada vez menor.

Foto oficial de la Princesa Victoria y el Príncipe Daniel de SueciaFoto oficial de la Princesa Victoria y el Príncipe Daniel de Suecia

Sin embargo, las responsabilidades de la pareja heredera crecen año tras año, como lo irán haciendo las de la Princesa Estela y el Príncipe Oscar cuando sean mayores de edad y comiencen a representar a su país dentro y fuera de sus fronteras. Al apartar a las familias de los Duques de Värmland y de Magdalena de Suecia y Chris O'Neill, se refuerza el papel de la pareja heredera y sobre todo el de la Princesa Victoria, llamada a ser Jefa del Estado cuando suceda al Rey Carlos XVI Gustavo.

Una cuestión económica

Una de las mayores críticas hacia la Monarquía es lo que cuesta al contribuyente. Suecia apoya a su Rey, pero no quiere dispendios. Una Casa Real formada por toda la descendencia directa de Carlos XVI Gustavo no es barata ni eficiente. Todos ellos tendrían que vivir a costa del Estado al no poder trabajar fuera de la representación de la Corona. Además de que no sea necesario tener tantos miembros, tampoco es rentable.

El problema con Magdalena de Suecia

Magdalena de Suecia y Chris O'Neill con sus hijos Leonor, Nicolas y Adrienne en el campoMagdalena de Suecia y Chris O'Neill con sus hijos Leonor, Nicolas y Adrienne en el campo
En su momento habría sido la propia Princesa Magdalena la que insistió en que quería que sus hijos tuvieran títulos reales. No era costumbre de ocurriera, ya que cuando casi todas sus tías se casaron con plebeyos, perdieron su posición en la Casa Real y sus hijos no tuvieron tratamiento regio alguno. En su caso no solo se ofreció a Chris O'Neill los mismos títulos que la Princesa Magdalena, que él rechazó para poder seguir con sus negocios, sino que cuando nacieron Leonor (2014), Nicolás (2015) y Adrienne (2018), todos ellos fueron honrados por su abuelo con dignidad de Príncipes, tratamiento de Altezas Reales y un ducado para cada uno.

Ocurrió lo mismo con los hijos de los Duques de Värmland, pero en este caso ya había precedente. El Príncipe Alejandro (2016) y el Príncipe Gabriel (2017) recibieron los mismos títulos y honores que sus primos Bernardotte-O'Neill, y lo mismo que los hijos de la pareja heredera. Pero había diferencias, ya que mientras Alejandro y Gabriel de Suecia se crían en su país, no ocurre lo mismo con los vástagos de Magdalena y Chris, que han pasado por Suecia, Londres y Estados Unidos. En el momento del anuncio residían en Miami por los negocios de Chris O'Neill, y allí, además de ser felices, la Princesa Magdalena puede seguir colaborando con la Royal Childhood Foundation. Sus hijos debían escolarizarse en Suecia o al menos en una escuela sueca, pero al salir de la Casa Real, todo cambia. Así, el problema de la Duquesa de Hälsingland y Gästrikland debido a la distancia también ha pesado a la hora de apartar a los nietos de rango menor del Rey, arrastrando de paso a los Värmland, que no tienen ese inconveniente.

Libertad para los príncipes y princesas

El que nace heredero o heredero del heredero, sabe que tendrá que asumir unas responsabilidades distintas a la de sus hermanos o primos. Cuanto más lejos se está en la línea de sucesión, menos obligaciones institucionales hay y se corre el riesgo de sentirse desaprovechado o que se pueda criticar la cantidad de personas que viven de la Corona sin ser especialmente relevantes. El Rey de Suecia quería evitar eso, pero también dar mayor libertad a sus nietos.

Carlos Felipe de Suecia y Sofia Hellqvist con Magdalena de Suecia y Chris O'Neill en el seminario por el 75 cumpleaños de Silvia de SueciaCarlos Felipe de Suecia y Sofia Hellqvist con Magdalena de Suecia y Chris O'Neill en el seminario por el 75 cumpleaños de Silvia de Suecia

Todos los que forman parte de la Casa Real Sueca y son Altezas Reales no pueden trabajar en el sector privado, solo representar a la Corona. Es lo que le hubiera esperado a todos sus nietos pese a tener posiciones alejadas de una línea de sucesión cuyos primeros puestos son para la Princesa Victoria y su descendencia. Al sacarles de la Casa Real y pasar a ser Familia Real, pierden ciertos privilegios, pero también se acaban las obligaciones principales.

Alejandro, Gabriel, Leonor, Nicolás y Adrienne tendrán libertad para vivir donde ellos quieran y para dedicarse a lo que ellos quieran, aunque siempre teniendo en cuenta que la vida que viva o la carrera a la que se dediquen puede tener repercusiones sobre la Casa Real, por lo que deben ser cuidadosos. La decisión no ha sido unilateral, todos querían que los nietos del Rey más allá de la Princesa Estela y el Príncipe Oscar debían tener derecho a vivir una vida distinta al no tener apenas posibilidades de reinar. El Rey Carlos Gustavo se lo podía haber pensado antes de repartir títulos, pero al menos ahora tienen sus dignidades y se olvidan de las obligaciones regias.

La respuesta de los padres de los afectados

Por otro lado, tanto los Duques de Värmland como Magdalena de Suecia han hablado después de la decisión del Rey, utilizando para ellos sus respectivas cuentas en Instagram. El Príncipe Carlos Felipe y Sofia Hellqvist han colgado una foto con sus hijos en un paisaje otoñal y han comentado: "El Rey anunció la decisión de que nuestros hijos ya no tengan tratamiento de Alteza Real. Vemos esto como algo positivo para Alejandro y Gabriel porque tendrán más libertad en su vida".

Carlos Felipe de Suecia y Sofia Hellqvist con sus hijos Alejandro y Gabriel en un paisaje otoñalCarlos Felipe de Suecia y Sofia Hellqvist con sus hijos Alejandro y Gabriel en un paisaje otoñal

"Conservarán sus títulos de Príncipe y sus ducados, el de Södermanland y el de Dalarna, que valoramos y de los que estamos orgullosos. Nuestra familia tiene fuertes conexiones con ambos lugares y mantendremos nuestro compromiso. Continuaremos trabajando en nuestros compromisos. También seguiremos apoyando al Rey y la Princesa Heredera, nuestra futura Jefe del Estado, y participaremos en las actividades de la Casa Real".

Más escueta ha sido la Princesa Magdalena en el texto que acompaña una imagen en la que posa con sus tres hijos. "La Casa Real ha anunciado que Leonor, Nicolás y Adrienne ya no pertenecen a la Casa Real. Este cambio ha sido planeado desde hace tiempo. Chris y yo pensamos que es bueno que nuestros hijos tengan la oportunidad de elegir el destino de sus vidas como ciudadanos privados en el futuro".

Magdalena de Suecia con sus hijos Leonor, Nicolás y Adrienne de SueciaMagdalena de Suecia con sus hijos Leonor, Nicolás y Adrienne de Suecia

En su caso, hace referencia a que el cambio fue planeado y que ha sido una decisión consensuada. Además, pone el foco en la libertad que podrán tener sus hijos al no estar atados a responsabilidades institucionales. Como sus obligaciones oficiales e institucionales son prácticamente inexistentes, ella no ha comentado nada, algo que sí han realizado Carlos Felipe y Sofia de Suecia, cuya vida está dedicada a la Corona.

Te puede interesar