Así ha cambiado Iñaki Urdangarín: De deportista olímpico convertido en duque a imputado y demacrado

¡QUIÉN TE HA VISTO Y QUIÉN TE VE!

Así ha cambiado Iñaki Urdangarín: De deportista olímpico convertido en duque a imputado y demacrado

En Bekia repasamos el cambio físico que ha experimentado Iñaki Urdangarín desde que fuese el jugador de balonmano que enamoró a la Infanta Cristina hasta su imputación en el Caso Nóos.

Iñaki UrdangarínIñaki Urdangarín

Cuando acaban de cumplirse cuatro años desde que fuera imputado por el Juez Castro, Iñaki Urdangarín ha vuelto a estar de máxima actualidad debido a la celebración del juicio por el Caso Nóos, que tuvo su primera sesión el pasado 11 de enero en Palma de Mallorca. Pero sus problemas con la Justicia no solo han afectado a su imagen pública y su vida personal.

Además de su prestigio, su aspecto físico también se ha deteriorado durante los años que han pasado desde su implicación en esta trama, derivada del el Caso Palma Arena, por sus negocios mientras estaba al frente del Instituto Nóos, entre 2004 y 2006, cuando la Casa Real le recomendó abandonar su presidencia y trabajar fuera de España.

Iñaki Urdangarín, ganador de un bronce en Sidney 2000Iñaki Urdangarín, ganador de un bronce en Sidney 2000

Con sus casi dos metros de altura y las condiciones físicas de un deportista de élite, Iñaki Urdangarín se convirtió en el flamante prometido de la Infanta Cristina en mayo de 1997. Por aquel entonces, el ex duque de Palma era balonmanista del F.C. Barcelona, el club en el que había jugado desde su debut, en 1986; hasta su retirada, en el año 2000.

Tres años después de convertirse en yerno del Rey Juan Carlos I, Iñaki Urdangarín dejó su carrera profesional tras los Juegos Olímpicos de Sydney donde la Selección Española de Balonmano, de la cual Urdangarín era el capitán, obtuvo la medalla de bronce, al igual que en las Olimpiadas de Atlanta 1996, donde conoció a su futura esposa doña Cristina de Borbón y Grecia.

Iñaki Urdangarín entra a declarar a pie en su segunda comparecenciaIñaki Urdangarín entra a declarar a pie en su segunda comparecencia

El apresurado deterioro de la imagen de Iñaki Urdangarín

Sin embargo, poco queda hoy en día de aquella imagen fuerte e impoluta del exjugador de balonmano, ya que los disgustos que le han ocasionado la acusación de múltiples delitos, la presión social a la que se ha visto sometido a medida que se conocía la magnitud del escándalo, el perjuicio que ha ocasionado con ello a la Corona española, así como el revuelo mediático que se ha generado en torno a él y su familia han hecho mella en su físico.

Una transformación que ya se evidenció a principios del año 2012, cuando el que fuera duque de Palma, de 47 años, acudió a declarar por primera vez ante el juez. El deterioro físico se manifestó por una considerable pérdida de peso que se vislumbraba sobre todo en su rostro demacrado, cansado y con evidentes signos de preocupación y en su cabellera poblada de canas. Todos estos problemas, sumados al paso del tiempo, ha provocado que el exdeportista olímpico se haya echado unos cuantos años encima prematuramente.

Te puede interesar