La desesperación de Iñaki Urdangarin en la cárcel: "Habladme, que me voy a volver loco"

DESESPERADO

La desesperación de Iñaki Urdangarin en la cárcel: "Habladme, que me voy a volver loco"

El que fuera Duque de Palma ha pedido a los funcionarios de prisión que hablen con él porque la soledad le está llevando al límite. Lo único que le relaja es salir al patio a hacer running.

La desesperación de Iñaki Urdangarin en la cárcel: "Habladme, que me voy a volver loco"

Fue él mismo el que decidió ingresar en esa prisión de mujeres sabiendo que estaría totalmente en solitario en un módulo en el que no iba a vivir nadie más que él. Quizá lo hizo pensando en que, en el futuro, no pueda salir ningún compañero de celda o de cárcel hablando de lo que hacía o dejaba de hacer o de lo que decía o dejaba de decir. Pero ahora puede que Iñaki Urdangarín se esté arrepintiendo de esa decisión.

Hace ya tiempo que se comentó que el estado de ánimo del que fuera Duque de Palma no atravesaba su mejor momento. Al parecer el marido de la Infanta Cristina, con la que habla por teléfono varios minutos a diario y recibe su visita siempre que puede, habría caído en una depresión a consecuencia de la soledad en la que está viviendo.

Iñaki Urdangarin, serio y preocupadoIñaki Urdangarin, serio y preocupado

Tanto es así que ha llegado a pedir a los funcionarios que mantengan una pequeña conversación con él porque, de seguir así, se va volver "loco". Así lo cuenta El Mundo, que señala que exactamente la frase del cuñado del Rey Felipe fue la siguiente: "Habladme, por favor, que si no me voy a volver loco". Una frase con la que pedía un intercambio de palabras más allá de la rutina del día a día en una prisión.

El running, lo único que calma a Urdangarin en prisión

Además esas mismas fuentes aseguran que lo único que le calma y que le hace salir un poco de esa desesperación es salir al patio a correr, correr hasta la extenuación. No importante la hora del día o el momento, cada vez que siente que empieza a desesperarse se calza las zapatillas y hace running, hobby que empezó a desarrollar cuando se asentaron en Washington antes del estallido del caso Nóos.

Iñaki Urdangarin corriendo por la playa en bañadorIñaki Urdangarin corriendo por la playa en bañador

Una situación muy delicada por la que atravesaría Iñaki Urdangarín que llega en un momento de contrastes también para su mujer la Infanta Cristina. A nivel familiar las cosas empiezan a ir mucho mejor puesto que incluso ha podido volver a Zarzuela y celebrar con la Reina Sofía su 80 cumpleaños, pero estos días se ha visto obligada a desmentir estar preparando su divorcio. Es más, estaría haciendo todo lo posible y moviendo todos los hilos posibles para tratar de regresar a España y así ir dando pasos para tratar de conseguir lo antes posible el tercer grado para su marido.

Te puede interesar