Iñaki Urdangarin, serio y preocupado