Los cambios que debería afrontar la Reina Sofía y los que no debido al escándalo del Rey Juan Carlos

FAMILIA REAL

Los cambios que debería afrontar la Reina Sofía y los que no debido al escándalo del Rey Juan Carlos

Doña Sofía no debe sufrir las consecuencias de los errores del Rey Juan Carlos, aunque Casa Real sí debería implementar algunos cambios.

Los cambios que debería afrontar la Reina Sofía y los que no debido al escándalo del Rey Juan Carlos

La Monarquía Española ha vivido numerosos escándalos. Si se pensaba que el Caso Urdangarin había llevado a la Corona al límite, se ha quedado en nada teniendo en cuenta todo lo que presuntamente habría hecho el Rey Juan Carlos. Protegido o no por la inviolabilidad de la que la Constitución dota al Jefe del Estado mientras lo es, ya poco importa porque la reputación de Juan Carlos de Borbón está en lo más bajo. Aquel Monarca admirado es ahora repudiado, y los logros de sus mejores años han caído en el olvido ante la gravedad de un escándalo financiero que no tiene perdón.

Los Reyes Juan Carlos y Sofía en una cena en SanxenxoLos Reyes Juan Carlos y Sofía en una cena en Sanxenxo

La Casa Real está decidida a dejar caer a Juan Carlos I no solo porque es de justicia, sino por la necesidad de hacerlo para sobrevivir y desligar las actuaciones del padre con las del hijo, que es el titular de la Corona. Felipe VI puede tener dolor de hijo, pero antes de eso está el deber de Rey, y si no le tembló la mano con la Infanta Cristina e Iñaki Urdangarin, no tendría que pasarle para apartar totalmente a un padre que no puede ser un espejo en el que mirarse y que se ha reído de la necesaria ejemplaridad que tiene que tener el Rey de España.

El problema ya no es solo qué hacer con el Rey Juan Carlos, sino qué va a pasar con la Reina Sofía. Doña Sofía nació Princesa de Grecia (y Dinamarca) y miembro de la Familia Real Griega, pero eso quedó atrás cuando se casó con Juan Carlos de Borbón. Entonces entró en la Familia Real Española y su pertenencia a la misma viene determinada por ese matrimonio, aunque no tiene por qué unir su suerte a la del Rey Juan Carlos. Ha sido la Reina consorte, su labor no ha estado en cuestión y además es la madre del Rey Felipe, por lo que no sería justo que pagara por las culpas de Juan Carlos I. No tendrían que pagar justos por pecadores, lo que lleva a recordar a la Infanta Elena.

La Reina Sofía entrega las becas de la Fundación Reina Sofía junto a la Infanta ElenaLa Reina Sofía entrega las becas de la Fundación Reina Sofía junto a la Infanta Elena

Si bien la Infanta Elena sí pagó en cierto modo por la Infanta Cristina y fue poco a poco relegada, lo cierto es que la desaparición casi total de la agenda oficial estuvo marcada por la subida al Trono de Felipe VI, momento en el que sus hermanas dejaron de pertenecer a la Familia Real porque así lo marca la Ley. Son Familia Real el Rey, la Reina consorte o el consorte de la Reina, así como los descendientes y ascendientes directos del Monarca. No había espacio para las hermanas de Felipe VI. Por ello, no es cierto cuando se dice que la Infanta Elena dejó de representar a la Corona para que no se notara la ausencia de la Infanta Cristina, sino que lo hizo cuando tocaba que dejara de hacerlo. De hecho, durante su reinado, Don Felipe ha echado mano de la Duquesa de Lugo en alguna ocasión y ella ha accedido encantada y se entiende que de forma altruista. No hay asignación para ella dentro de la Casa Real.

Menos peso para la Reina Sofía, pero sin ser invisible

Volviendo a la Reina Sofía, su posición no debe variar, aunque sí ser matizada. Cuando Juan Carlos de Borbón se retiró de los actos oficiales el 2 de junio de 2019, lo que un año después se supo que fue una orden de Don Felipe para castigar a su padre por la Fundación Lucum, se entendió que la Reina Sofía seguiría igual, y así ha sido. Con la caída en desgracia de Juan Carlos I se abre una polémica con su consorte. Sin embargo, no hay mucho que debería hacerse, aunque tampoco dejarlo todo como está.

La Reina Sofía recogiendo basura marina en MenorcaLa Reina Sofía recogiendo basura marina en Menorca

La Reina Sofía no debería abandonar La Zarzuela, donde reside acompañada de su hermana, Irene de Grecia. Casa Real no debería retirarle una asignación que no es de jubilación porque también cumple con actos oficiales. Tampoco debería invisibilizarla, aunque sí hacer que tuviera menos peso del que ya tiene en la agenda de la Casa Real. Sería justo que apareciera para entregar galardones que lleven su nombre o causas con las que esté muy implicada. En este segundo caso puede canalizarlo a través de la Fundación Reina Sofía, entidad que fundó ella misma en 1977 y con la que trabaja estrechamente. De hecho, su reaparición tras el confinamiento fue debido a un compromiso de la Fundación Reina Sofía.

En cuanto a posados familiares, que en el caso de la Familia Real están vinculados a las vacaciones en Mallorca, no está de más que siga realizando salidas con la Princesa Leonor y la Infanta Sofía, aunque no deberían ser tan numerosas como en veranos anteriores cuando después del choque de Reinas era más necesario mostrar sintonía entre suegra y nuera y entre la abuela y las nietas.

La Reina Sofía, la Princesa Leonor y la Infanta Sofía en el ballet en PalmaLa Reina Sofía, la Princesa Leonor y la Infanta Sofía en el ballet en Palma

De este modo, aunque la Corona debe asentarse en el presente, que son los Reyes Felipe y Letizia, y en el futuro, representado por la Princesa Leonor y en cierta medida la Infanta Sofía, que al mismo tiempo ayudan a apuntalar el presente, hay que ir dejando atrás el pasado. La ruptura tiene que ser total con el pasado dañino que representa el Rey Juan Carlos, mientras que en el caso de la Reina Sofía, no debe esconderse, pero su presencia sí debería disminuirse y limitarse a lo anteriormente descrito.

Te puede interesar