La espía que trabajó para Weinstein rompe su silencio: "Buscaba los trapos sucios de las denunciantes"

PRIMERA ENTREVISTA

La espía que trabajó para Weinstein rompe su silencio: "Buscaba los trapos sucios de las denunciantes"

Stela Penn Pechanac sale a defenderse de todo lo que se dijo de ella en 2017 ahora que no tiene un contrato que se lo impida.

La espía que trabajó para Weinstein rompe su silencio: "Buscaba los trapos sucios de las denunciantes"

Su nombre es Stela Penn Pechanac y por aquel entonces trabajaba para Black Cube, una agencia de espionaje formada por exdirectivos de las servicios secretos israelís. Pechanac empezó a trabajar para Weinstein en octubre de 2016, justo un año antes de que el escándalo Weinstein viese la luz en The New York Times. "El productor nos contactó para descubrir si existía una campaña de desprestigió contra él. Al principio, era un proyecto más", reconoce la ya exespía en una entrevista para Vanity Fair: "Mi objetivo era reunir información. Si de verdad existía esa campaña de desprestigio contra él, parte de mi misión y la de mi empresa era descubrir quién estaba filtrando información, la extensión de las acusaciones y, lo más importante, si en realidad había alguien orquestando todo".

Harvey Weinstein empujando un andador a su llegada al juicio el 6 de enero de 2020Harvey Weinstein empujando un andador a su llegada al juicio el 6 de enero de 2020

Durante la investigación, Penchanac y el resto de personas de la agencia involucradas en el caso hablaron con más de 30 personas. La agencia -como si de una película se tratase- hacían todo lo posible (siempre dentro de la legalidad) para conseguir la información. En este trabajo en concreto, la agente se hizo pasar por una mujer llamada Anna para contactar con Benjamin Wallace, periodista de The New York Times que por aquel entonces llevaba a cabo parte de búsqueda de información para el futuro artículo que lo cambiaría todo; y también por Diana Filip, una ejecutiva de una firma de inversión interesada en el papel de Rose McGowan como defensora de los derechos de la mujer.

Solo llegó a hablar con Rose McGowan

Black Cube tenía las herramientas suficientes para convertir cualquiera de sus engaños en realidad. Ese era el caso de la falsa firma de inversión que contactó con McGowan. Esta contaba con correos electrónicos propios y un domicilio social ubicado en Londres en unas oficinas inexistentes pero que se convertirían en una realidad de darse el caso de que la actriz fuese a visitarlas en algún momento. Nunca lo hizo.

Harvey Weinstein entregándose en la Policía de Nueva YorkHarvey Weinstein entregándose en la Policía de Nueva York

Cuando en octubre de 2017 el artículo que convertiría a Weinstein en un depredador vio la luz, Stela Penn Pechanac y su agencia fueron también objeto de crítica supuestamente por llevar a cabo una campaña de desprestigio contra Benjamin Wallace, Rose McGowan y toda aquella persona que hubiese osado acusar a Harvey Weinstein. Algo que la entrevistada reconoce que era totalmente falso: "Nuestro trabajo no consistía en el descrédito o la publicidad negativa. Las veces que hemos investigado campañas así, reunimos un dosier con pruebas admisibles en un juicio. No podemos obtener información que no sirva ante un tribunal o por medios no legales, porque podría arruinar un caso en un juzgado. Además, no es papel de una agencia de inteligencia orquestar una contracampaña similar. Una gran agencia de relaciones públicas haría mucho mejor ese trabajo que nosotros", asegura.

Rosanna Arquette y Rose McGowan junto a otras denunciantes de Weinstein a las puertas de la Corte de Nueva YorkRosanna Arquette y Rose McGowan junto a otras denunciantes de Weinstein a las puertas de la Corte de Nueva York

De hecho, cuando todo estalló, ni la espía ni la agencia trabajaban ya para el productor de Hollywood. Por ello, Black Cube hizo un comunicado público asegurando que sus relaciones se habían roto tiempo atrás. ¿El motivo? Weinstein quiso que la agencia le hiciese el trabajo sucio, algo que, como se pudo leer anteriormente, no forma parte del trabajo de una agencia como esta: "Cuando llevas tanto tiempo trabajando en un proyecto así, solo hay dos opciones: o estábamos haciendo algo mal, que no contemplábamos; o no existía tal conspiración. No había una campaña orquestada contra el cliente ni nada que desentrañar. En esos casos se comunican las conclusiones y se termina la relación". Pero el productor no estaba dispuesto a no tener razón: "Weinstein estaba convencido de que sus aportaciones al Partido Demócrata había creado poderosos enemigos", pero ninguna de las 30 personas contactadas aportó información que le diese la razón. Por eso justo antes de dejar de trabajar con él, este les hizo llegar una nueva lista de contactos: "Todos eran mujeres. Weinstein quería que averiguásemos sus trapos sucios. Y ahí es cuando se decidió no continuar trabajando para él".

Rompe su silencio para defenderse de las acusaciones

Stela Penn Pechanac rompe ahora su silencio porque quiere limpiar su imagen. Cuando el escándalo salió a la luz, fue acusada de llevar a cabo una campaña de desacreditación de las víctimas que habían denunciado a través del mencionado medio. Algo totalmente falso, asegura: "Yo solo conocí a una de ellas: Rose McGowan. De hecho fue la única mujer con la que hablé durante el proyecto". Además, cuando todo esto ocurrió se encontraba de baja por maternidad y totalmente coartada su libertad de defensa: "Mi contrato me impedía hablar. No podía defenderme". Ni siquiera podía decir que estaba a punto de dar a luz, un hecho que tiraría por tierra una de las acusaciones más fuertes que recibió por parte de Ronan Farrow -hijo de Mia Farrow y Woody Allen- que hizo pública su identidad y aseguró que había sido especialmente amable con uno de sus contactos en el periódico: "Es algo que solo pasa en las películas. Para empezar, un hombre al que provocas para que quiera acostarse contigo solo piensa en eso y no en contarte lo que quieres saber. No es bueno para el trabajo. Y te recuerdo que ese año trabajé más que nunca y lo hice embarazada", le dice al periodista que la entrevista.

Te puede interesar