Harvey Weinstein entregándose en la Policía de Nueva York