Un nuevo libro sobre el Rey Juan Carlos afirma que pidió al Rey Felipe que se divorciara de la Reina Letizia

JUEGO DE TRONOS

Un nuevo libro sobre el Rey Juan Carlos afirma que pidió al Rey Felipe que se divorciara de la Reina Letizia

Ana Romero firma 'Final de partida', en el que se habla de los últimos momentos del reinado de Juan Carlos I, que puso sobre la mesa la posibilidad de casarse con Corinna zu Sayn-Wittgenstein.

La Reina Letizia besa al Rey Juan Carlos en el Día de la Banderita 2014La Reina Letizia besa al Rey Juan Carlos en el Día de la Banderita 2014

Si el Rey Juan Carlos pensaba que las habladurías sobre su vida privada se iban a acabar con su abdicación, está muy equivocado. El martes 21 de abril sale a la venta 'Final de partida', un libro en el que la periodista Ana Romero, relata los supuestos hechos que llevaron a que el Rey pasara la corona a su hijo, Felipe. El Mundo publica un adelanto de ese libro, en el que encontramos curiosos detalles.

Uno de los que llama más la atención es la relación de don Juan Carlos con la esposa de su hijo, la Reina Letizia. Según relata Romero, no es ni mucho menos buena. Fuentes consultadas por la escritora afirman que Ortiz "considera que debe protegerse frente a una familia disfuncional". Pero, al parecer, don Juan Carlos también quería protegerse de ella y su actitud, y cuando abandonó Mallorca en el verano de 2013 y dejó solos a don Felipe y sus hijas, el monarca le pidió a su hijo que se divorciara. Pero le salió el tiro por la culata, y lo único que logró fue reforzar su relación, como ya ocurriera con la de la Infanta Cristina e Iñaki Urdangarín cuando le sugirió a su hija el divorcio. Lo que queda claro es que doña Letizia no era feliz en Casa Real: "Ella se casó enamorada, pero luego se desenamoró, se desengañó o no está bien".

El Rey Juan Carlos y Corinna zu Sayn-Wittgenstein en AlemaniaEl Rey Juan Carlos y Corinna zu Sayn-Wittgenstein en Alemania

Quiso casarse con Corinna

El relato se centra en los últimos momentos de reinado de Don Juan Carlos, cuando su popularidad estaba bajo mínimos por escándalos como el de Botswana y por su delicado estado de salud. Dicen que tanto la familia como el pueblo le habían dejado de lado, su único apoyo era Corinna zu Sayn-Wittgenstein, la que se conocería como la "amiga especial del Rey". Y tan especial. Según Ana Romero, el Rey discutió con ella la posibilidad de casarse y que ella pasara a ser Corinna de Borbón. Para ello, la cosa tendría que mejorar mucho en temas de popularidad para que el pueblo no se cerrara en banda. "Su ilusión era que el 22 de noviembre de 2015 pudiera celebrar 40 años en el trono, que la Justicia ajustara cuentas con su yerno y que los españoles se hubiesen pronunciado de nuevo por una estabilizadora victoria del Partido Popular", afirma Romero en el artículo.

Pero ello no se llevó a cabo nunca porque el 2 de junio de 2014 se anunciaba la abdicación del Rey Juan Carlos. Él quería luchar por la corona, no quería irse "con el rabo entre las piernas", y solo se planteó la abdicación antes de tiempo cuando le plantó un órdago a Mariano Rajoy de que abandonaría si no le dejaban ver a Corinna. Pero fue ella la que le dijo que ni se le ocurriera abdicar. Muchos del círculo del Rey, según la periodista, consideran que la empresaria es "una manipuladora que se aprovechaba de su débil estado para sacarle todo lo que quería", y que si se preocupaba tanto era porque "le vale más como rey". Aunque consiguieron que se alejara del monarca, dicen que sigue manteniendo la influencia en la distancia, y hablan de una "dependencia psicológica" hacia ella. ¿Qué le reportaba a él? "Era la única que le hablaba claramente, que se reía de él, que le gritaba cuando hacía algo inaceptable y que lo trataba normal, como un ser humano, no como un rey".

Los Reyes Felipe, Letizia, Juan Carlos y Sofía, las Infantas Elena y Cristina, Jaime de Marichalar e Iñaki UrdangarínLos Reyes Felipe, Letizia, Juan Carlos y Sofía, las Infantas Elena y Cristina, Jaime de Marichalar e Iñaki Urdangarín

Porque su familia le había dejado de lado hace tiempo, de hecho se hablaba de prácticamente un encierro en Zarzuela. "Podía pasarse hasta dos meses sin ver al príncipe, que estaba claramente del lado de la madre". Ni siquiera la Infanta Elena, la más cercana a su padre, tenía una relación fluida con él: "El abuelo tiene tan poca relación con los nietos que no sabe dónde estudian o si el mayor es un gamberro". ¿Conseguirá este libro levantar más ampollas en la vida de Casa Real?

Te puede interesar