Jack Brooksbank, el camarero y empresario que conquistó a Eugenia de York

UNO MÁS EN LA FAMILIA

Jack Brooksbank, el camarero y empresario que conquistó a Eugenia de York

El joven empresario es uno de los rostros más desconocidos de la Familia Real a pesar que desde 2010 mantiene una relación la hija del Duque de York y Sarah Ferguson.

Jack Brooksbank, el camarero y empresario que conquistó a Eugenia de York

El nombre de Jack Brooksbank ha ido ganando cada vez mayor protagonismo en los últimos meses, y es que está a punto de convertirse en la nueva incorporación de la Familia Real Británica una vez que contraiga matrimonio con la Princesa Eugenia de York, hija del Duque de York y Sarah Ferguson.

La Princesa Eugenia de York y Jack Brooksbank en la boda de Charlie van Straubenzee y Daisy JenksLa Princesa Eugenia de York y Jack Brooksbank en la boda de Charlie van Straubenzee y Daisy Jenks

Perteneciente a una de las familias más influyentes del país anglosajón, la trayectoria de Jack Brooksbank terminaría por diferir un poco de la que probablemente sus padres habían pensado para él. Sin embargo, lejos de que tal decisión se convirtiera en un problema, el prometido de la nieta de Isabel II se ha revelado como uno de los empresarios más prestigiosos de la noche británica. Pero, ¿cómo es realmente Jack Brooksbank, el adinerado camarero que años más tarde formaría parte de una de las familias más influyentes del mundo?

La mejor educación

El apellido Brooksbank probablemente no signifique nada en España, pero en Reino Unido está vinculado a una de las familias más elitistas del país que durante décadas ha desarrollado su actividad en el sector de la banca y las finanzas. Quizás por ese motivo y bajo la idea de seguir con la tradición familiar, sus padres, George y Nicola, decidieron matricularle en el colegio Stowe ubicado en el condado de Buckinghamshire.

Eugenia de York y Jack Brooksbank pasean durante sus vacaciones en Marbella en 2010Eugenia de York y Jack Brooksbank pasean durante sus vacaciones en Marbella en 2010

Allí numerosos rostros reconocidos recibieron también formación académica, tal y como ocurrió no solo con el mundo de la interpretación con actores de la talla de Henry Cavill, sino también con el ámbito royal. Y es que el Príncipe Raniero de Mónaco fue otro de los vip en pasar por las aulas de este espectacular centro cuya matrícula oscila las 12000 libras al año.

Ahora bien, una vez que terminó su formación básica, el que años más tarde se convertiría en prometido de la Princesa Eugenia de York, parecía no tener entre sus planes acceder a la universidad, tras la cual habría formado parte de una de las entidades financieras más reputadas del país. Por ello, decidió no seguir con los estudios superiores y centró todos sus esfuerzos en el sector de la hostelería, aunque eso sí, de la noche.

De camarero novato a reputado empresario

De manera que, tomada tan sorprendente decisión, aterrizó en la barra del The admiral Codrington, uno de los pubs británicos más exclusivos que le permitió ganarse la suficiente fama como para que el empresario Piers Adam le fichara para el establecimiento que le cambiaría la vida para siempre, The Markham Inn. Y es que entre copas, cócteles y conversaciones que se prolongaban hasta bien entrada la madrugada se escondía la clientela más selecta de Reino Unido, como era el grupo del Príncipe Harry de Inglaterra, conocido por sus interminables fiestas que habitualmente terminaban en escándalos ante la prensa.

Jack Brooksbank charlando con las Princesas de York en la boda del Príncipe Harry y Meghan MarkleJack Brooksbank charlando con las Princesas de York en la boda del Príncipe Harry y Meghan Markle

Desde entonces parece que entre ellos se forjó una amistad que terminó por consolidarse cuando Brooksbank pasó a ser el gerente de Mahiki, el local que, cuando querían disfrutar de la noche londinense, elegían los royals británicos, entre los cuales se encontraban los ahora Duques de Cambridge o la Princesa Eugenia de York, de la que finalmente se terminaría enamorando.

Precisamente ha sido su relación con la hija del Duque de York la que parece haberle hecho sentar la cabeza a Jack Brooksbank, y eso que la vida de la Princesa Eugenia tampoco se ha caracterizado por ser de lo más ordenada o ausente de polémicas.

Eugenia de York y Jack Brooksbank disfrutan de la noche londinenseEugenia de York y Jack Brooksbank disfrutan de la noche londinense

Sin embargo, parece que para el terreno profesional le ha servido de ayuda y, ahora, el que está a punto de convertirse en su marido está centrado en su trabajo al frente de una empresa de vinos y licores que, entre otras muchas actividades, se centra en la distribución del tequila propiedad de George Clooney, Casamigos.

De todas formas, quienes le conocen dicen de Brooksbank que es un joven ambicioso y que por ello no dudan que, en un futuro no muy lejano, consiga por fin la meta profesional con la que lleva soñando desde que decidiera no ir a la universidad: fundar su propia cadena de pubs en Reino Unido. "Es mi sueño desde que tengo 18 años. Tengo muy buenos recuerdos de los asados dominicales en los pubs y es algo que me gustaría recrear", explicaba Jack Brooksbank a The Sun.

Su relación con la Princesa Eugenia de York

Quien le iba decir al joven que gracias a su decisión de perseguir el oficio que tanto deseaba, no solo se rodearía de algunas de las personas más influyentes del panorama nacional, sino que además, entre ellas, encontraría al amor de su vida...y ¡vaya fichaje!: ni más ni menos que la mismísima nieta de la Reina Isabel II de Inglaterra.

La Princesa Eugenia de York y Jack Brooksbank muy acaramelados en Ascot 2011La Princesa Eugenia de York y Jack Brooksbank muy acaramelados en Ascot 2011

Ambos se conocieron en 2010 cuando Eugenia de York se encontraba de vacaciones en la estación de esquí suiza de Verbier, donde la familia tiene una de sus propiedades y según contaron fuentes cercanas a la pareja no se han separado desde entonces, ni siquiera cuando la joven terminó sus estudios universitarios y tuvo que irse a Nueva York. Dicen las personas que lo vivieron de cerca que el Skype fue vital para que la relación siguiera adelante y no se sumara a la lista de los romances perjudicados por la distancia.

Lo cierto es que para la Princesa Eugenia el trabajo de su pareja no ha sido ningún problema, sino todo lo contrario. De hecho, de él siempre destaca el valor que demostró al salir del camino que se le presuponía para conseguir labrarse la trayectoria con la que desde joven había soñado y que, desde luego, tras su enlace no piensa abandonar.

La Princesa Eugenia de York y Jack Brooksbank se miran con amor tras anunciar su compromisoLa Princesa Eugenia de York y Jack Brooksbank se miran con amor tras anunciar su compromiso

"Tenemos las mismas pasiones y el mismo gusto por la vida", decía la hermana de la Princesa Beatriz en aquella ocasión. Unas palabras que parecieron confirmarse cuando en enero de 2018 la Casa Real emitía un comunicado en el que anunciaba el compromiso de la feliz pareja. Un enlace que desafortunadamente tuvieron que posponer como consecuencia de la que ya se ha convertido en la boda real por excelencia, la protagonizada por el Príncipe Harry y Meghan Markle. Allí, Jack Brooksbank ya acudió en calidad de prometido y quién sabe si aprovecharía la oportunidad para coger ideas de cara a su gran día con la nieta de la monarca británica.

Te puede interesar