Iñaki Urdangarin vuelve a Ginebra para acompañar a la Infanta Cristina en su peor cumpleaños
ÚLTIMOS DÍAS LIBRE

Iñaki Urdangarin vuelve a Ginebra para acompañar a la Infanta Cristina en su peor cumpleaños

El exjugador de balonmano voló a Palma, recogió la orden que le priva de libertad y regresó a Suiza con su familia.

Iñaki Urdangarin vuelve a Ginebra para acompañar a la Infanta Cristina en su peor cumpleaños

Iñaki Urdangarin lleva 7 años viviendo un calvario desde que las investigaciones del Caso Palma Arena llegaron hasta el Instituto Nóos. Fue imputado, después juzgado y finalmente condenado. El Tribunal Supremo rebajó su pena en cinco meses al no apreciar el delito de falsedad documental, pero su pena es de 5 años y 10 meses, motivo por el cual no ha podido eludir la prisión.

La Audiencia de Palma le citó el 13 de junio entre las 09:00 y las 14:00 horas para recoger en persona el mandamiento de prisión. Pasaban las 12:15 horas cuando Iñaki Urdangarin apareció por allí, y tras quince minutos en el edificio, salió con gesto serio y preocupado y con un papel con la orden que le priva de libertad.

No quiso estar mucho tiempo en Palma, la ciudad de la que fue Duque y en la que tantos negocios hizo. Ahora la realidad es otra y nada agradable para él. Nadie en Mallorca quiere a este hombre que lo tuvo todo al alcance de la mano y lo echó a perder por avaricia, aunque él siga creyendo que es inocente.

Iñaki Urdangarin regresa a Ginebra tras recoger su orden de ingreso en prisiónIñaki Urdangarin regresa a Ginebra tras recoger su orden de ingreso en prisión

En cuanto pudo cogió un vuelo para regresar a Ginebra y pasar con la Infanta Cristina parte de su cumpleaños. Como señala Ok Diario, el matrimonio cenó en un restaurante y no durmieron en casa, sino en un hotel, para evitar así a la prensa congregada en la puerta de su domicilio. La hermana del Rey cumplió 53 años este miércoles 13 de junio, una fecha que será para olvidar y que estará marcada como el peor cumpleaños de su vida.

Cuando festejó los 50 se vio envuelta en una guerra con Casa Real por la retirada del Ducado de Palma y el cruce de acusaciones sobre quién tomo la decisión, pero eso no es nada en comparación con lo que ocurre ahora. Su marido, el amor de su vida, el padre de sus hijos, irá a la cárcel.

La Infanta Cristina, seria y cabizbaja tras conocerse la sentencia del Supremo sobre Iñaki UrdangarinLa Infanta Cristina, seria y cabizbaja tras conocerse la sentencia del Supremo sobre Iñaki Urdangarin

Iñaki Urdangarin tiene hasta el lunes 18 de junio para personarse en la prisión que haya decidido, y que podría ser la de Zaballa (Álava). Sería buena opción porque está cerca de Vitoria, ciudad en la que residen su madre y otros familiares, que siempre han apoyado al exjugador de balonmano. Las instalaciones son modernas y los presos, entre los que se encuentran presos arrepentidos de ETA, no son altamente conflictivos. De todos modos, será Instituciones Penitenciarias la que decidirá en última instancia si ve adecuado que el preso entre en la cárcel que escoja.

Se quedan en Ginebra

Lo que parece estar claro es que la entrada en prisión de Iñaki Urdangarin no va a cambiar los planes de la familia. La Infanta Cristina quiere quedarse en Ginebra, donde puede llevar una existencia tranquila junto a sus hijos. Le importa conservar su trabajo en LaCaixa, al que puede dedicarse desde Suiza, y sobre todo su labor en la Aga Khan Trust for Culture.

Juan, Irene, Pablo y Miguel Urdangarin en la puerta de su casa de GinebraJuan, Irene, Pablo y Miguel Urdangarin en la puerta de su casa de Ginebra

Pero nada es tan importante como el bienestar de Juan, Pablo, Miguel e Irene. En Washington, la Infanta Cristina no se sentía cómoda y le dolía el desarraigo. Su vuelta a Barcelona fue un desastre, sobre todo para los hijos mayores, que sufrieron en sus carnes el rechazo social a sus padres. La oferta de la Aga Khan Trust for Culture fue la solución ideal, un exilio dorado en la tranquila y neutral Suiza, donde la gente apenas conoce a los Urdangarin de Borbon.

Se ha hablado de un posible traslado a Portugal que habría vetado el Rey, pero no, lo mejor para todos es seguir en Ginebra. La gran incógnita es si Cristina de Borbón y sus vástagos visitarán a Urdangarin en prisión. Es posible que los hijos no vayan, y por mucho que aconsejen a la Infanta Cristina que se abstenga también, le costaría más pasar tanto tiempo sin ver a su marido.

Te puede interesar