La Infanta Cristina, seria y cabizbaja tras conocerse la sentencia del Supremo sobre Iñaki Urdangarin