El difícil equilibrio del Príncipe Andrés en la Familia Real Británica: de su apoyo incondicional a su mayor crítico

DUQUE DE YORK

El difícil equilibrio del Príncipe Andrés en la Familia Real Británica: de su apoyo incondicional a su mayor crítico

El Duque de York tiene una poderosa aliada, pero también un fuerte enemigo que tiene claro que lo importante es proteger la Monarquía y no al Príncipe Andrés.

El difícil equilibrio del Príncipe Andrés en la Familia Real Británica: de su apoyo incondicional a su mayor crítico

Son muchos los escándalos protagonizados por la Familia Real Británica, y buena parte de ellos protagonizados durante el reinado de Isabel II. Tantas décadas al frente de la Corona dan para mucho, y aunque la Monarca no ha sido la figura más controvertida, sino todo lo contrario, sus hijos, nueras, nietos y hasta su hermana, la Princesa Margarita, han sido y son una fuente inagotable de escándalos más o menos relevantes.

La Reina Isabel, el Príncipe Carlos, Camilla Parker, los Duques de Cambridge y los Duques de Sussex celebran el 100 aniversario de la RAFLa Reina Isabel, el Príncipe Carlos, Camilla Parker, los Duques de Cambridge y los Duques de Sussex celebran el 100 aniversario de la RAF

Mientras mucha gente se 'entretiene' con todo lo relacionado con el Príncipe Harry y Meghan Markle, olvida que el verdadero escándalo no llegó con el Sussexit o la entrevista concedida a Oprah Winfrey, que también, sino que el protagonista de la mayor vergüenza de la Familia Real Británica es el Príncipe Andrés. Además de haberse demostrado su íntima amistad con el pedófilo y criminal sexual Jeffrey Epstein, que se suicidó en su celda en agosto de 2019, y con Ghislaine Maxwell, colaboradora necesaria de toda la trama delictiva, ha sido acusado por Virginia Giuffre.

La presunta víctima le había denunciado públicamente, acusándole de haber abusado de ella cuando era menor. Virginia Roberts, que así se llamaba entonces, asegura que fue forzada a mantener relaciones sexuales con el Duque de York. El Príncipe Andrés siempre lo ha negado todo, y tan seguro estaba, o eso creía, que no dudó en conceder una entrevista al programa 'Newsnight' de BBC. Lo que iba a ser la salvación fue su condena. Su coartada no era consistente, y si todavía alguien confiaba en él, la entrevista le haría cuanto menos, dudar. Así, el 20 de noviembre de 2019 anunció que se retiraba de los actos oficiales.

El Príncipe Andrés en Royal Portrush Golf ClubEl Príncipe Andrés en Royal Portrush Golf Club

Siempre mantuvo que sería algo temporal, pero conforme pasaba el tiempo se ponía de manifiesto que no volvería reinando Isabel II, y menos lo haría cuando el Príncipe Carlos subiera al trono. Más allá de las tensiones entre ambos hermanos, el Príncipe de Gales desea para su reinado una Monarquía reducida en la que ya antes difícilmente cabría el Duque de York, y menos todavía tras su caída en desgracia. Peor se pusieron las cosas cuando Virginia Giuffre presentó una demanda por abusos sexuales contra el Príncipe Andrés en Estados Unidos. El Duque de York hizo todo lo posible por esconderse para no recibir la notificación, aunque finalmente no le quedó otra que aceptar que no podría librarse de esa forma.

Mucha gente le cree culpable, aunque otros piensan que es inocente. Si lo es o no lo es, será la Justicia la que lo dictamine. Mientras tanto, dentro de la Familia Real Británica hay diversidad de opiniones. No hay unanimidad sobre el Príncipe Andrés. Sarah Ferguson, su exmujer y madre de sus dos hijas, no solo le apoya en privado, sino que lo ha hecho en público cuando ha tenido ocasión. Ha negado cualquier tipo de responsabilidad del Príncipe Andrés y le ha alabado como hombre y como padre. Por su parte, las Princesas Beatriz y Eugenia no han querido mojarse en público, pero mantienen su vínculo intacto con su padre.

La Reina Isabel y el Príncipe Andrés en Ascot 2013La Reina Isabel y el Príncipe Andrés en Ascot 2013

Luego está la Reina Isabel, cuya posición sí importa. El reinado de Isabel II no está amenazado y no acabará antes incluso si el Príncipe Andrés resultara juzgado, condenado y encarcelado. Quien se comería esta mancha son los siguientes reyes, sobre todo el Príncipe Carlos. Debería ser consciente, pero la Monarca ha decidido ser más madre que reina y ha apoyado sin fisuras al Duque de York. Aceptó que tenía que retirarse y que su gloria, si es que todavía la tenía, ya eran cosa del pasado, pero no solo no le abandonó en privado, sino tampoco en público.

Cuando ya nadie quería dejarse ver con él, la Reina Isabel lo hizo. Fue en enero de 2020 con una misa en Saint Mary the Virgin en Norfolk, a la que la Monarca llegó acompañada de su tercer hijo. Le daba así un espaldarazo en su carrera por mejorar su imagen. Demostraba una vez más que ese rumor sobre que el Príncipe Andrés era su hijo favorito era algo más que habladurías.

La Reina Isabel II y el Príncipe Andrés en el servicio religioso en SandringhamLa Reina Isabel II y el Príncipe Andrés en el servicio religioso en Sandringham

Y lo ha seguido haciendo al estar costeando, o eso señala la prensa británica, la factura legal de este proceso que no va a resultar barato. El Duque de York está luchando ya no por volver a la Casa Real Británica, sino por librarse de ser juzgado, y por eso se ha encargado de contar con la mejor defensa posible. No es un caso pro bono para Melissa Lerner y Andrew Brettler, dos letrados que no salen precisamente baratos, pero cuya minuta no resulta tampoco un dispendio para una reina que atesora una gran fortuna.

El Príncipe Guillermo no está de su lado

Y luego están los más críticos. El Príncipe Carlos no quiere ni oír hablar de que su hermano vuelva a representar a la Corona, sea culpable o sea inocente. De hecho, le considera un caso perdido. Más lejos va el Príncipe Guillermo, que no tiene dudas de que el Duque de York se fue para no volver. Ni regresará a la Casa Real Británica en el reinado de Isabel II, ni lo hará en los siguientes.

La Reina Isabel, el Duque de Edimburgo, el Príncipe Guillermo, el Príncipe Andrés, el Príncipe Eduardo y Sophie Rhys-JonesLa Reina Isabel, el Duque de Edimburgo, el Príncipe Guillermo, el Príncipe Andrés, el Príncipe Eduardo y Sophie Rhys-Jones

Como señala The Times, el Duque de Cambridge no es fan de su tío Andrés. No solo eso, sino que le considera una amenaza para la Familia Real Británica. Una fuente asegura que el Príncipe Andrés es antipático, un ingrato con respecto a su posición y al que el Príncipe Guillermo considera un riesgo y una amenaza para toda la dinastía. Señala además que no permitirá nunca su regreso oficial, y que lo que se debe hacer no es proteger al Príncipe Andrés, sino proteger a la Institución. Puede que la Reina Isabel sea una poderosa aliada, pero el Duque de York tiene enfrente al Príncipe Guillermo, que quizás en lo personal le desea lo mejor, pero que tiene claro que lo importante es no poner en riesgo la Monarquía.

Te puede interesar