La decisión de Carlos Gustavo de Suecia con sus nietos, el ejemplo que debería haber seguido Margarita de Dinamarca

CASAS REALES

La decisión de Carlos Gustavo de Suecia con sus nietos, el ejemplo que debería haber seguido Margarita de Dinamarca

Si bien Margarita de Dinamarca apeló a las decisiones tomadas por otras Casas Reales para justificarse, se hubiera ahorrado muchos disgustos de haber seguido el modelo del Rey Carlos XVI Gustavo.

La decisión de Carlos Gustavo de Suecia con sus nietos, el ejemplo que debería haber seguido Margarita de Dinamarca

La Casa Real Sueca y la Casa Real Danesa fueron generosas a la hora de repartir títulos a sus miembros. Así, el Rey Carlos XVI Gustavo no dudó en otorgar a todos sus nietos la dignidad de Príncipe o Princesa de Suecia con tratamiento de Alteza Real más un ducado vitalicio. Lo hizo para los hijos de su heredera, y lo hizo también para los vástagos del Príncipe Carlos Felipe y para los de la Princesa Magdalena.

La Familia Real Danesa y Alexandra Manley en el 18 cumpleaños de Nicolás de DinamarcaLa Familia Real Danesa y Alexandra Manley en el 18 cumpleaños de Nicolás de Dinamarca

En el caso de la Familia Real Danesa, todos los nietos de la Reina Margarita y el Príncipe Enrique ostentaron desde su nacimiento la dignidad de Príncipe o Princesa de Dinamarca, realizando una distinción entre los hijos del Príncipe Federico, el Heredero, que cuenta con tratamiento de Alteza Real, y los del Príncipe Joaquín, solo considerados como Su Alteza. A ello se sumó el título de Condes de Monpezat en abril de 2008, una dignidad creada por la Reina Margarita para sus hijos y nietos a partir de la herencia nobiliaria francesa de su marido, el Príncipe Enrique, nacido Henri de Laborde. Los Laborde estaban reconocidos como nobles franceses, pero que Enrique de Laborde se titulara Conde de Monpezat en Dinamarca era una cortesía.. Sin embargo, la Reina Margarita quiso honrarle así y crear este título para la nobleza danesa con tratamiento de Excelencia que ni sus hijos, nueras ni nietos usaban en primer lugar al ostentar la dignidad de Príncipes y Princesas de Dinamarca.

Todo cambió el 28 de septiembre de 2022 cuando la Casa Real Danesa emitió un comunicado en el que señalaba que los hijos de Joaquín de Dinamarca perdían sus títulos principescos, pudiendo solo ostentar el de Conde o Condesa de Monpezat: "Su Majestad ha decidido que a partir del 1 de enero de 2023, los descendientes de Su Alteza Real el Príncipe Joaquín solo pueden usar sus títulos como Conde y Condesa de Monpezat, ya que sus títulos anteriores como Príncipe y Princesa de Dinamarca desaparecen. Los descendientes del príncipe Joaquín deberán ser tratados en adelante como Excelencias. La decisión de la Reina está en línea con adaptaciones similares que otras Casas Reales han implementado de diferentes maneras en los últimos años. Con su decisión, Su Majestad la Reina quiere crear el marco para que los cuatro nietos puedan moldear sus propias vidas en mucha mayor medida sin verse limitados por las especiales consideraciones y obligaciones que implica una afiliación formal a la Casa Real como institución", señaló el comunicado, que reflejaba además que Nikolai, Felix, Henrik y Athena de Dinamarca mantenían su lugar en la línea de sucesión.

La Familia Real Danesa en el 50 aniversario de reinado de Margarita de DinamarcaLa Familia Real Danesa en el 50 aniversario de reinado de Margarita de Dinamarca

La decisión de la Reina pilló por sorpresa a los afectados, que se tomaron profundamente mal ser despojados de sus títulos. Más beligerantes fueron Joaquín y Marie de Dinamarca, que hablaron con la prensa para expresar su dolor y el daño causado a sus hijos, que en el caso de Henrik y Athena son todavía unos niños, pero lo bastante mayores para darse cuenta de lo que estaba pasando. Los Príncipes Joaquín y Marie incluso llegaron a decir que su relación con Federico y Mary de Dinamarca era complicada. La Reina Margarita recibió el apoyo de la pareja heredera y de su hermana Benedicta, pero quedó ya no como una Monarca fría, sino como una madre y abuela que no se tomaba en serio los sentimientos de su familia. Por ello tuvo que emitir un comunicado firmado por ella misma en el que se reafirmaba en su decisión, pero lamentaba haber subestimado la reacción que fuera a tener su familia, a los que pidió perdón.

Esta decisión de la Reina Margarita provocó que se airearan las complicadas relaciones entre los miembros de la Familia Real Danesa, así como ahondar en el resentimiento de Joaquín de Dinamarca, que en más de una ocasión ha señalado que no se ha sentido del todo cómodo con su papel en la Casa Real Danesa. Además, deja a sus cuatro nietos sin una distinción que en el caso de Félix y Nicolás han llevado durante más de 20 años cuando lo que podría haber hecho es retirar el tratamiento de Alteza y dejar claro que son Familia Real, pero no de la Casa Real Danesa y por tanto ni reciben dinero del presupuesto destinado a la Monarquía, ni pueden representar a la Corona.

Margarita de Dinamarca, Joaquín y Marie de Dinamarca, Nicolás, Félix, Enrique y Athena de Dinamarca en la Confirmación de Isabel de DinamarcaMargarita de Dinamarca, Joaquín y Marie de Dinamarca, Nicolás, Félix, Enrique y Athena de Dinamarca en la Confirmación de Isabel de Dinamarca

Y ya que en su comunicado mencionó "adaptaciones similares que otras Casas Reales han implementado de diferentes maneras en los últimos años", bien podría haber hecho lo mismo que hizo su primo Carlos Gustavo de Suecia en octubre de 2019, cuando se emitió un comunicado en el que se establecía la diferencia entre los miembros de la Casa Real Sueca y los que solo eran Familia Real. El Rey de Suecia manifestó que a la Casa Real Sueca pertenecían el Rey y la Reina, la Princesa Victoria y el Príncipe Daniel, sus hijos Estelle y Oscar, así como el Príncipe Carlos Felipe, la Princesa Sofía y la Princesa Magdalena. Se especificó que por motivos históricos también formaba parte de ella la Princesa Brígida, hermana del Rey Carlos XVI Gustavo, si bien no recibe asignación y no representa a la Corona.

Por tanto, los hijos de Carlos Felipe y Sofia de Suecia, que entonces eran dos, Alexander y Gabriel, y los tres de Magdalena de Suecia y Chris O'Neill. En este caso se les retiró el tratamiento de Alteza Real, pero se les permitió seguir ostentando la dignidad de Príncipe o Princesa de Suecia más el ducado con el que les obsequió el Rey Carlos Gustavo al nacer, matizando que es vitalicio y que no se transmite ni a consortes ni a descendientes. Además de eso se especificaba que "la decisión establece que en el futuro no se espera que participen en actos oficiales que recaigan en el Jefe de Estado o que estén relacionadas con el cargo de Jefe de Estado. De este modo, los niños serán considerados como ciudadanos privados. No tendrán las restricciones a la hora de aceptar un empleo o administrar un negocio que normalmente están asociados con personas de la realeza que representan a Suecia. También significa que no se puede esperar que sus gastos de manutención estén cubiertos en ninguna medida por la asignación del Parlamento para el mantenimiento de la Monarquía".

La Familia Real Sueca al completo en un posado de verano en SollidenLa Familia Real Sueca al completo en un posado de verano en Solliden

Tras conocerse la decisión, tanto los Duques de Värmland como la Duquesa de Hälsingland y Gästrikland expresaron su satisfacción con una medida que llegó tras largas discusiones familiares entre los implicados, obviando por supuesto a los niños debido a su corta edad. Estaban de acuerdo en que era una buena idea, que les daría libertad para llevar la vida que quisieran y donde quisieran. Al mismo tiempo, se aligeraba la Casa Real Sueca mientras los Bernadotte seguían siendo un frente unido. Los niños, que además eran muy pequeños todavía, no perdían sus títulos, aunque sí el tratamiento, y no fue traumático para nadie. El 26 de marzo de 2021 nacía Julian, tercer hijo de Carlos Felipe y Sofia de Suecia y el primero que venía al mundo tras la aplicación de la decisión de su abuelo. Se le entregó la dignidad de Príncipe de Suecia más el Ducado de Halland.

Decisiones que marcarán las del siguiente Monarca

Puede que cuando llegue el reinado de Victoria de Suecia y su segundo hijo, Oscar de Suecia, tenga descendencia, otorgue a sus nietos la dignidad de Príncipe o Princesa de Suecia más un ducado real, o puede que piense que solo deben ostentar estas dignidades los que están más cerca de la línea de sucesión y formar parte de la Casa Real Sueca. En ese momento estará todo por hacer, no como ocurrió cuando Carlos Gustavo de Suecia tuvo que hacer frente a cómo gestionar una Casa Real con tantos miembros.

Foto oficial de los miembros de la Casa Real SuecaFoto oficial de los miembros de la Casa Real Sueca

Está claro que la decisión del Monarca que más años ha reinado en Suecia fue acertada y no generó tensiones familiares, todo lo contrario que su prima Margarita de Dinamarca, que después de pensar que era buena idea que sus nietos llevasen títulos reales decidió que su salida de la Casa Real Danesa debía ser más radical. Al final, fue la decisión que tenía derecho a tomar como Reina que es, siguiendo un modelo poco acertado pero que deja claro que cuando reine su hijo Federico, los descendientes de la Princesa Isabella, el Príncipe Vincent y la Princesa Josephine no serán honrados con títulos reales. Así no tendrá que volver a ocurrir lo que pasó en la generación anterior y que ayudó para visibilizar que la Familia Real Danesa no está todo lo unida que debería.

Te puede interesar