Del acompañante de la Reina Isabel en Trooping the Colour a la propuesta que rechazó y sus planes de regreso

FAMILIA REAL BRITÁNICA

Del acompañante de la Reina Isabel en Trooping the Colour a la propuesta que rechazó y sus planes de regreso

La Reina contará con el Duque de Kent, en Trooping the Colour. Su primo ya ejerció como acompañante en 2013 cuando el Duque de Edimburgo estaba de baja.

Del acompañante de la Reina Isabel en Trooping the Colour a la propuesta que rechazó y sus planes de regreso

A pesar de la pandemia, Trooping the Colour, desfile con el que se celebra oficialmente el cumpleaños de la Reina, no se ha cancelado. Eso sí, se modificó debido a que era totalmente imposible que se celebrara como solía ser habitual. Así fue en 2020, cuando la Monarca lo presidió en solitario en Windsor Castle, y así es en 2021, aunque con una importante incorporación.

La Reina Isabel celebrando Trooping The Colour en el Castillo de WindsorLa Reina Isabel celebrando Trooping The Colour en el Castillo de Windsor

Sea porque en 2020 se vio muy sola, o porque 2021 supone el primer Trooping the Colour tras la muerte del Duque de Edimburgo, la Reina Isabel sintió que no quería volver a vivir lo mismo que en la celebración anterior. Como señala Daily Mail, se solicitó al Duque de Kent que acompañara a la Reina en Trooping the Colour, algo a lo que por supuesto accedió con mucho gusto. De este modo, la Monarca y el Duque de Kent estarán presentes el sábado 12 de junio de 2021 en la celebración de Trooping the Colour, que se prevé que vuelva a tener lugar en Windsor Castle y en un formato reducido muy alejado de la tradicional pompa que envuelve una de las citas más importantes en el calendario de la Familia Real Británica.

Los Duques de Kent en uno de los actos del Jubileo de Diamante de la Reina IsabelLos Duques de Kent en uno de los actos del Jubileo de Diamante de la Reina Isabel

Para el Príncipe Eduardo no es algo nuevo ejercer como acompañante de la Reina en Trooping the Colour. Ya lo había hecho en 2013, cuando el Duque de Edimburgo estaba ausente debido a una operación. En ese momento se decidió que la Monarca tuviera acompañante y se pensó en una persona de la misma generación que representa a la Corona. De hecho, es un miembro muy activo de la Casa Real Británica a pesar de su lejanía en la línea de sucesión debido a que está detrás de la descendencia del Rey Jorge VI, así como de la rama Gloucester. Desde la retirada del Duque de Edimburgo de los actos oficiales hasta la pandemia hubo dos Trooping the Colour, pero en ese momento no se pensó en la necesidad de un acompañante. En 2021, con la muerte del Príncipe Felipe tan reciente no se ha querido que se vea a la Reina tan sola, teniendo en su primo carnal, primogénito del Príncipe Jorge de Kent y la Princesa Marina de Grecia, su mejor acompañante.

Completamente inmunizada al haber recibido las dos dosis de la vacuna, habiendo dejado el luto atrás y una vez pase Trooping the Colour, la Reina quiere ir incrementando sus compromisos oficiales de forma presencial. Uno de esos planes es reunirse con Joe Biden, el decimocuarto presidente de Estados Unidos que ha visto durante su reinado, de los que se ha reunido con todos menos con Lyndon B. Johnson, además de con Biden, con el que no le ha dado tiempo. El momento sería con ocasión de la cumbre del G-7 que se celebra del 11 al 13 de junio de 2021 en Cornualles. Se espera que se traslade allí y se reúna con Biden, lo que teniendo en cuenta que Trooping the Colour es el 12, tendría lugar el 13 de junio.

La Reina Isabel en su primer acto tras el funeral del Duque de EdimburgoLa Reina Isabel en su primer acto tras el funeral del Duque de Edimburgo

Se espera también que además de la Reina Isabel, viajen a Cornualles los restantes miembros principales de la Casa Real Británica, es decir, el Príncipe Carlos, la Duquesa de Cornualles, el Príncipe Guillermo y Kate Middleton, que junto a la Monarca mostrarían la fuerza de la Corona en esta cumbre de líderes mundiales. La Reina quiere seguir adelante y retomar todo lo posible el número de compromisos que tenía antes de la pandemia. No le faltan ni la energía, ni las ganas.

Un honor rechazado que no fue pedido

Por otro lado, se ha sabido que Isabel II rechazó el plan de Boris Johnson de bautizar al sucesor del Royal Yacht Britannia con el nombre del Príncipe Felipe. El Primer Ministro pensaba que sería un gran homenaje para el consorte que más años sirvió a la Corona. Sin embargo, Buckingham Palace contestó que era demasiado y que no era algo que hubiera pedido, por lo que el Duque de Edimburgo no dará su nombre al sucesor del Britannia, que costará 200 millones de libras y servirá para construir vínculos tras el Brexit. No servirá para vacaciones o lunas de miel de la Familia Real Británica, como el yate que desde 1997 descansa en Edimburgo tras dejar de navegar y que funciona como museo. En su lugar, este buque tendrá usos institucionales, pudiendo ser utilizado por los miembros de la Casa Real Británica para viajes oficiales siempre y cuando sea autorizado por el Gobierno.

Te puede interesar