Así es Rafa Medina, el elegante hijo de Naty Abascal y atractivo Duque de Feria

NO TODO LO QUE BRILLA...

Así es Rafa Medina, el elegante hijo de Naty Abascal y atractivo Duque de Feria

Desde pequeño conoce a los mejores diseñadores y se codea con lo más granado del mundo de la moda, pero también ha vivido momentos malos, sobre todo durante su infancia.

Así es Rafa Medina, el elegante hijo de Naty Abascal y atractivo Duque de Feria

Nacer en una buena familia no siempre es garantía de éxito ni te convierte en mejor persona, pero en el caso de Rafa Medina es digno de alabanza cómo gracias al tesón de su madre consiguió superar las adversidades y conseguir tener una vida tranquila y discreta. A sus 40 años ha alcanzado la plenitud vital y disfruta del cariño de los suyos, pero no siempre fue todo tan bonito...

Orígenes familiares muy nobles

Rafael de Medina Abascal es conocido desde su nacimiento el 25 de septiembre de 1978 por ser el primogénito de la exmodelo sevillana Naty Abascal y del aristócrata Rafael de Medina y Fernández de Córdoba. No cabe duda de que su interés mediático proviene de vía materna, pero en realidad el interés histórico que alberga el XX Duque de Feria radica en los orígenes de su familia paterna.

Naty Abascal y el Duque de Feria en la boda de Carlos Martínez de IrujoNaty Abascal y el Duque de Feria en la boda de Carlos Martínez de Irujo

La Casa de Medinaceli es una de las estirpes nobiliarias más importante de España y su ascendencia se remonta al siglo XIV, cuando el Rey Enrique II de Castilla creó el Condado de Medinaceli para entregárselo a los descendientes del Príncipe Don Fernando de la Cerda.

Poco a poco la dinastía iría acumulando títulos a su estirpe y en la actualidad once de ellos tienen la categoría de Grandeza de España. Entre ellos están el Ducado de Feria y el Marquesado de Villaba, que Rafa Medina ostenta desde el fallecimiento de su padre en 2001. Eso sí, la verdadera jefa del clan familiar es su prima Victoria de Hohenlohe: actual Duquesa de Medinaceli y española con más títulos nobiliarios.

El divorcio que complicó su infancia

Rafa y su hermano Luis (nacido en 1980) vivieron sus primeros años de vida rodeados de los focos y protagonizando idílicos reportajes con sus padres en los que simulaban ser una familia muy feliz. Sin embargo, las cosas nunca fueron fáciles entre el matrimonio Medina-Abascal y sus problemas conyugales acabarían repercutiendo en el bienestar de sus dos hijos.

Entre rumores de infidelidades de ella y de malos hábitos en el caso de él, la pareja se divorció en 1988. Lejos de tratarse de una separación amistosa, fue todo lo agria que podría llegar a ser entre batallas por la patria potestad y demandas por impago de la pensión alimenticia. Eso sí, lo peor todavía estaba por llegar.

Naty Abascal y el Duque de Feria con sus dos hijos, Rafa y Luis Medina | Foto: InstagramNaty Abascal y el Duque de Feria con sus dos hijos, Rafa y Luis Medina | Foto: Instagram

En 1990 el XIX Duque de Feria se vio envuelto en una operación antidroga que tenía como marco un prostíbulo sevillano y sólo tres años más tarde se ordenó su ingreso en prisión acusado de corrupción de menores y delito contra la salud pública (por tráfico de drogas). El aristócrata estaría encarcelado desde 1993 a 1995, cuando obtuvo la libertad condicional.

Durante esos cinco años, Naty Abascal se marcó como objetivo prioritario alejar a sus hijos adolescentes de toda polémica y para ello los envió a estudiar al extranjero: primero a Inglaterra y posteriormente a los Estados Unidos. Cabría señalar que ella sola tuvo que hacer frente a todos los gastos, ya que su familia política se negó a pagarles los estudios si los realizaban fuera de España. Serían años de mucho trabajo para la sevillana con un único objetivo que ella misma defendía: "Estoy luchando por el futuro de mis hijos".

Boda mediática y matrimonio estable

Las escabrosas circunstancias que le tocó vivir a su padre condicionaron mucho el carácter de Rafa Medina y acabaron por convertirlo en un joven muy discreto e introvertido. A pesar de haber heredado los títulos de su predecesor, el nuevo Duque de Feria ha tenido una trayectoria sentimental muy diferente a la de sus padres.

Rafa Medina y Laura Vecino pillados paseando de la malo cuando iniciaron su relaciónRafa Medina y Laura Vecino pillados paseando de la malo cuando iniciaron su relación

Siendo todavía un adolescente que estudiaba en Nueva York, el aristócrata conoció a la que por aquel entonces todavía no sabía que sería la mujer de su vida: Laura Vecino Acha. La joven bilbaína estudiaba Arquitectura y procedía de una importante familia de la aristocracia vasca. No obstante, lo que más le gustó de ella fue precisaste su discreción.

En 2003 empezaron a salir oficialmente pero la relación comenzó a tener dificultades pasados dos años, por lo que tomaron la decisión de romper. Sin embargo, ambos se dieron cuenta de que estaban hechos el uno para el otro y en 2008 decidieron volver a intentarlo ya de forma definitiva. Tan convencidos estaban de su amor que al poco de volver, Rafa declaró a la revista Hola: "Todavía no tenemos fecha de boda pero el día de mañana me casaré con ella por la Iglesia".

Rafa Medina y Laura Vecino presentan a sus hijos mellizos a la prensaRafa Medina y Laura Vecino presentan a sus hijos mellizos a la prensa

La boda finalmente llegó el 16 de octubre de 2010 en una de las propiedades emblemáticas de la familia Medinaceli: el Hospital de San Juan Bautista (también conocido como Hospital de Tavera), situado en Toledo. Se trató de uno de los grandes eventos del año y reunió entre sus invitados a personajes de lo más granado: desde la Duquesa de Alba al diseñador Valentino Garavani, pasando por Cari Lapique, Nieves Álvarez o la top-model Eva Herzigova.

Desde ese momento pasaron a convertirse en una de las parejas más estables del panorama nacional. Antes de casarse la arquitecta vasca declaró a los medios que no tenía nada que contar de su vida y que nunca lo haría. Pasado el tiempo lo ha mantenido y se ha convertido en una duquesa consorte de lo más discreta: sabe dónde está su lugar y no busca llamar la atención.

Rafa Medina y Laura Vecino en la boda del torero Miguel Ángel Perera y Verónica GutiérrezRafa Medina y Laura Vecino en la boda del torero Miguel Ángel Perera y Verónica Gutiérrez

Se instalaron primero en Madrid y posteriormente Barcelona, donde ambos desarrollan sus respectivas carreras profesionales con una prioridad común: sus mellizos Rafa y Laura. Nacidos en 2016, convirtieron en abuela por primera vez a Naty Abascal y a pesar de la atención que genera su familia, sus padres han conseguido mantenerlos al margen de todo para que vivan una infancia feliz muy distinta a la que Rafa vivió.

Icono de la elegancia

Teniendo como madre a todo un referente de estilo a nivel mundial como Naty Abascal, no es de extrañar que sus dos hijos hayan seguido sus pasos en el mundo de la moda. En ella han tenido el mejor referente y eso la llena de orgullo: "Yo nunca le he dado ningún consejo a mis hijos sobre cómo vestirse. Ellos ya desde pequeños veían cómo yo los vestía: cómo tenían que ponerse el pañuelo, cómo ponerse la corbata, cómo peinarse... Ahora ya son mayores, pero creo que algo de lo que aprendieron de pequeños se les ha quedado".

En el caso de Rafa, año tras año figura en las listas de los hombres mejor vestidos y no ha dudado desde el primer momento en aprovechar su posición privilegiada en el sector de la moda. Aunque sus inicios profesionales fueron en el mundo de las finanzas, en 2007 creó su propia firma de moda masculina: Scalpers.

Naty Abascal, Rafa Medina y Verónica Blume en el desfile de ScalpersNaty Abascal, Rafa Medina y Verónica Blume en el desfile de Scalpers

Lo que empezó por una tienda de corbatas y accesorios acabaría convirtiéndose en uno de los referentes de su sector en España y con establecimientos repartidos por toda España e incluso en París. El éxito fue tal que en 2014 el Duque de Feria recibió una oferta que no podía rechazar: ser el responsable del departamento de Men's Tailloring de Massimo Dutti.

Si una empresa como Inditex llama a tu puerta, no puedes dejar escapar la oportunidad. Eso debió pensar Rafa Medina, quien cedió sus acciones a su esposa e inició una nueva andadura en el mundo de la moda de la mano de Amancio Ortega. Eso obligó a la familia Medina-Vecino a establecerse en Barcelona, pero allí han encontrado la tan ansiada discreción y tranquilidad que siempre buscaron.

Te puede interesar