Amaia Salamanca, Lindsay Lohan y Cristiano Ronaldo, famosos que sucumbieron a los encantos de las Power Balance

EL TIMO DE LAS PULSERAS

Amaia Salamanca, Lindsay Lohan y Cristiano Ronaldo, famosos que sucumbieron a los encantos de las Power Balance

La empresa que comercializó las pulseras Power Balance va a declararse en bancarrota y muchos fueron los famosos que creyeron en sus efectos milagrosos.

Sara Carbonero y Amaia Salamanca luciendo sus Power BalanceSara Carbonero y Amaia Salamanca luciendo sus Power Balance

Se dice popularmente que los milagros no existen, pero parece que muchos de nuestros famosos empezaron a confiar en ellos más de la cuenta cuando se compraron las dichosas pulseritas Power Balance, que hicieron furor hace solo unos años.

Las caras más conocidas del mundo de la televisión, del deporte o incluso del cine y la realeza lucieron orgullosos las pulseras milagro que según todo aquel que la llevaba, mejoraba el equilibrio, la fuerza y la flexibilidad.

Power Balance, el complemento ideal de Leonardo Dicaprio o Lindsay Lohan

Eso debieron pensar los deportistas Sergio Ramos, Guti, David Beckham y Cristiano Ronaldo, cuando fueron a comprar la suya, ya que terminaron llevándola en su muñeca incluso en sus propios partidos de fútbol.

Esa famosa banda de silicona con un holograma tampoco pasó desaparecibida para actores de la talla de Leonardo Dicaprio o para la siempre polémica Lindsay Lohan, que lució su propia versión en un llamativo tono rosa con mucho orgullo.

La Infanta Elena también se apuntó a la moda de las Power Balance

Las más guapas entre las guapas como Amaia Salamanca, Sara Carbonero o la modelo Malena Costa, no se separaron de las suyas y posaron para los fotográfos en mas de una ocasión, con la ya conocida como 'timopulsera' totalmente ajenas a que las propiedades que se anunciaban no eran tales.

Los famosos que sucumbieron a los encantos de las pulseras Power BalanceMuchos famosos lucieron sus pulseras Power Balance

Belén Esteban posó con una Power Balance durante meses, e incluso se convirtió en su más aférrima fan al hacerse madrina de la marca y hablar sobre los beneficios que le aportaba contar con una de ellas en su muñeca.

La realeza también sucumbió a sus supuestos encantos y la Infanta Elena lució la suya ante los fotógrafos durante sus vacaciones en Mallorca con la Familia Real.

No sabemos la razón por la que tantos famosos empezaron a llevarlas y por qué confiaron ciegamente en sus efectos positivos, quizás fuese por moda o quizás por creencia, pero lo que sí que parece demostrado es que la pulserita ni era milagrosa ni tenía poderes sobrenaturales.

Te puede interesar