La tristeza y el gran consuelo de la Reina Isabel por la muerte del Duque de Edimburgo

ISABEL Y FELIPE

La tristeza y el gran consuelo de la Reina Isabel por la muerte del Duque de Edimburgo

La Reina siente un gran vacío tras la muerte del que fue su marido durante 73 años. Sin embargo, tiene consuelo.

La tristeza y el gran consuelo de la Reina Isabel por la muerte del Duque de Edimburgo

La Reina Isabel perdió el 9 de abril de 2021 a un marido, un compañero de vida y de reinado. Si bien la corona y el trono fueron solo suyos desde que el 6 de febrero de 1952 murió el Rey Jorge VI y ella se convirtió automáticamente en Isabel II, noticia que conoció horas más tarde al encontrarse en aquel momento en Kenia con motivo de una gira oficial con el Duque de Edimburgo que quedó inconclusa, el Príncipe Felipe fue su consorte y ejerció como tal hasta su retirada en 2017.

La Reina Isabel y el Duque de Edimburgo en su bodaLa Reina Isabel y el Duque de Edimburgo en su boda

A nivel afectivo, su historia de amor pasó por numerosas etapas. Nada ni nadie pudo separarles. Los Reyes Jorge VI e Isabel hubieran preferido a un aristócrata británico o en todo caso a un príncipe de mejor fortuna y sin conexiones alemanas para su hija mayor. Pero la entonces Princesa Isabel se había enamorado de ese primo griego tan apuesto que servía en la Marina Británica y no estaba dispuesta a cambiar de opinión.

Se casaron el 20 de noviembre de 1947 y disfrutaron de un largo matrimonio, de un matrimonio de recórd en el que pudieron celebrar 73 aniversarios de boda. No solo la Reina alcanzó el reinado más largo de la historia de Reino Unido el 9 de septiembre de 2015, superando así al de la tatarabuela que comparte con el Duque de Edimburgo, la Reina Victoria, sino que el Príncipe Felipe fue el consorte que más años sirvió a la Corona y el varón más longevo, solo superado contando a las mujeres con los 101 años de la Reina Madre y los 102 de la Princesa Alicia, Duquesa de Gloucester.

La Reina Isabel y el Duque de Edimburgo en Malta cuando eran jóvenesLa Reina Isabel y el Duque de Edimburgo en Malta cuando eran jóvenes

Entre efemérides, alegrías, jubileos y obligaciones oficiales formaron una familia con cuatro hijos nacidos en dos etapas. La primera, la más feliz, fueron esos años en los que eran los Edimburgo y vivieron entre Malta y Londres, donde estaban establecidos en Clarence House, renovado bajo la batuta del Duque de Edimburgo. En 1948 nació su hijo Carlos. En 1950 lo hizo su hija Ana. El no poder darle su apellido a sus vástagos y la subida al Trono de Isabel II hicieron mella en la relación. La Monarca fue mostrando su debilidad por su marido dándole más obligaciones y compromisos y entregándole el rango de Príncipe de Reino Unido, situándole en el lugar que le correspondía.

Desde el 22 de febrero de 1957 fue Su Alteza Real el Príncipe Felipe, Duque de Edimburgo. En 1960 y 1964 nacieron sus hijos Andrés y Eduardo. Ya desde 1960 la Reina accedió a que sus descendientes que tomaran apellido usarían el Mountbatten-Windsor, si bien la dinastía reinante siguió siendo Windsor. Fueron esos también unos buenos años, y así pasaron los días, las semanas, los meses, los años, las décadas... y la relación pasó por mejores y peores momentos, pero siempre siguieron juntos, y él, si bien no fiel, sí leal a la Reina.

Juntos hasta el final

La muerte les separó el 9 de abril de 2021, cuando al Duque de Edimburgo le faltaban 2 meses y un día para llegar a su centenario. La Casa Real Británica comunicó el fallecimiento haciendo hincapié en el dolor de la Reina, que perdía a su consorte, marido, compañero de vida, al padre de sus hijos, abuelos de sus nietos y bisabuelo de sus bisnietos. Perdió a su fuerza, su roca, su permanencia. Se le fue aquel resquicio de tiempos pasados, el último tras las muertes de sus padres y su hermana, la Princesa Margarita. Se le fue esa figura que parecía eterna, pero que no lo era. La Reina estaba triste, sintió un enorme vacío y parecía no tener consuelo. Pero sí lo ha tenido y siempre lo tendrá.

Además de contar con el calor y el apoyo de sus allegados, que han destacado de la Reina que estaba más preocupada por los demás que por ella misma tras el fallecimiento de su marido, así lo explicó la Condesa de Wessex, se siente aliviada en cierto modo. Por lo pronto, se ha cumplido el deseo del Duque de Edimburgo, que dos décadas atrás expresó no tener intención de llegar a los 100 años. Con esa energía y una buena salud teniendo en cuenta su edad, parecía que iba a conseguirlo, pero tras un mes de estancia hospitalaria, aguantó tres semanas en Windsor Castle. El Duque de Edimburgo quería morir en casa, y cuando horas antes de su muerte se puso peor, la Reina respetó su deseo y pudo estar con él hasta el final. Le queda también el consuelo de una vida larga, bien vivida y con relativa buena salud.

La Reina Isabel y el Duque de Edimburgo posan para celebrar su 90 y su 95 cumpleañosLa Reina Isabel y el Duque de Edimburgo posan para celebrar su 90 y su 95 cumpleaños

Le queda además el consuelo de que la pandemia, que tanto daño ha hecho, al menos les permitió pasar más tiempo juntos como hacía tanto que no lo pasaban. Si bien disfrutaron de muchos buenos momentos, realmente se amaban y para Felipe no hubo otra como Isabel, y para Isabel no hubo nadie más que Felipe, llegaron a hacer vidas independientes en ciertas etapas. De hecho, cuando el Duque de Edimburgo se retiró en agosto de 2017 a los 96 años, no quiso quedarse en Buckingham Palace ni en Windsor Castle, sino que decidió marcharse a Wood Farm, en los terrenos de Sandringham. Eso no quiere decir que pasaran meses sin verse, porque sí se encontraban, pero el Príncipe Felipe, siempre tan enérgico y con tantas ganas, pero ya con una salud más quebradiza, no soportaba estar en medio de la actividad oficial sin hacer nada. Optó por un tranquilo retiro que amenizaba con aficiones como la lectura.

Todo cambió cuando la pandemia les hizo reunirse. En marzo de 2020 la pareja fue llevada a Windsor Castle y se creó la HMS Bubble para protegerles. Estuvieron juntos allí hasta que en verano se trasladaron a Balmoral para después disfrutar de un par de semanas juntos en Wood Farm, donde el Duque de Edimburgo hizo de anfitrión a su Reina. Ante la virulencia de una pandemia que se resistía a desaparecer, regresaron en otoño de 2020 a Windsor Castle. Allí celebraron su 73 aniversario y pasaron la Navidad sin la compañía de su familia. El 6 de febrero de 2021 festejaron juntos el 69 aniversario de reinado de Isabel II, pero lamentablemente el Duque de Edimburgo tuvo que ser ingresado el 16 de febrero de 2021.

La Reina Isabel y el Duque de Edimburgo en su 73 aniversario de bodaLa Reina Isabel y el Duque de Edimburgo en su 73 aniversario de boda

No salió de allí hasta un mes después, y lo hizo muy envejecido, débil y agotado. Las tres semanas que pasó en Windsor Castle sirvieron a la Reina Isabel para decir adiós a su único amor, que se ha podido salir con la suya también por la pandemia al tener un funeral discreto. De los 800 asistentes que hubiera acudido, se quedaron en 30. Eso sí, no se ha escatimado en honores para despedir para siempre al inolvidable Duque de Edimburgo. A la Reina le consuela que aunque no puede darle el funeral por todo lo alto que merecía el Príncipe Felipe, lo que tendrá es realmente lo que él hubiera querido.

Un último recuerdo

Antes de que llegara el momento de decir adiós para siempre al Duque de Edimburgo, enterrado en la Bóveda Real hasta la muerte de la Reina Isabel, cuando descansarán juntos en la Capilla Conmemorativa de Jorge VI, la Monarca ha realizado otro homenaje al Príncipe Felipe a través de las redes sociales de la Casa Real Británica.

La Reina Isabel y el Duque de Edimburgo, felices y relajados en Escocia en 2003La Reina Isabel y el Duque de Edimburgo, felices y relajados en Escocia en 2003

"La Reina desea compartir esta fotografía privada tomada con el Duque de Edimburgo en la cima de los Coyles of Muick, Escocia, en 2003", señala Buckinghan Palace sobre esta imagen tomada por la Condesa de Wessex en las que se les ve muy relajados en un día de excursión durante sus vacaciones en Balmoral.

Te puede interesar