La Princesa Michael de Kent, una royal polémica y poco común en la corte de la Reina Isabel II

CASA DE WINDSOR

La Princesa Michael de Kent, una royal polémica y poco común en la corte de la Reina Isabel II

Querida y odiada a partes iguales, la esposa del Príncipe Michael de Kent es conocida con el mote de 'Princesa Prepotente' debido a sus continuas salidas de tono y sus controvertidos actos

La Princesa Michael de Kent, una royal polémica y poco común en la corte de la Reina Isabel II

Antes de la irrupción del huracán mediático que supuso la Princesa Diana de Gales para la Familia Real Británica, había uno de sus miembros que ya acaparaba las más prestigiosas portadas y ocupaba los lugares más altos en las listas de mejor vestidas. Se trata de Su Alteza Real María Cristina von Reibnitz, Princesa Michael de Kent.

Esta aristócrata originaria de Centroeuropa está casada desde 1978 con el Príncipe Michael de Kent (primo carnal de la Reina Isabel II) y su presencia en los actos oficiales ha ido quedando eclipsada por figuras mucho más llamativas como las de Kate Middleton o Meghan Markle. Sin embargo, su nombre ha seguido protagonizando titulares y en más de una ocasión ha puesto en apuros a su regia familia política.

Comentarios y gestos racistas

Una de sus polémicas más recientes se produjo durante las navidades de 2017, cuando decidió acudir a la cena de presentación de Meghan Markle a la Familia Real ataviada con un accesorio muy peculiar. Se trataba de un broche de estilo 'blackamoor' o 'moretti' en el que se representa a un joven negro con incrustaciones de piedras preciosas.

Dichas piezas son muy populares entre la aristocracia, pero en esta ocasión causó un gran revuelo debido a la ascendencia afroamericana de la Duquesa de Sussex, por lo que se consideró que la utilización del broche en cuestión suponía un acto de racismo. Las críticas no se hicieron esperar y finalmente la princesa se vio obligada a emitir un comunicado en el que pedía disculpas.

La Princesa Michael de Kent acude al almuerzo de Navidad 2017 en Buckingham PalaceLa Princesa Michael de Kent acude al almuerzo de Navidad 2017 en Buckingham Palace

Sin embargo, esta no fue la primera vez en la que la esposa del Príncipe Michael de Kent fue acusada de racista, ya que en 2004 salió a la luz que durante una cena en un restaurante de Nueva York increpó a varios comensales negros diciéndoles que "deberían volver a las colonias". A esto habría que sumarle el testimonio de su exyerno Aetish Tasser, quien asegura que la princesa tiene dos ovejas negras en una de sus fincas a las que llama Venus y Serena (en referencia a las famosas tenistas).

Lo realmente llamativo de todo esto, más allá de una cuestión racial evidente, es que la Princesa Michael de Kent también es extranjera y en más de una ocasión se ha quejado de que "los ingleses desconfían de los extranjeros". Por lo tanto, sus palabras y sus actos resultan curiosamente contradictorios.

La princesa prepotente y tacaña

Son varios los expertos en realeza quienes aseguran que debido a su actitud, la Princesa no es muy querida entre el pueblo ni entre la aristocracia inglesa, quienes le habrían puesto el mote de "princesa prepotente" debido a su actitud en ocasiones arrogante y clasista. Es más, sus enemigos llegarían al mismísimo Palacio de Buckingham, donde presuntamente contaría con la antipatía del Príncipe de Gales. No obstante, la Reina Isabel II siempre ha ejercido de resignada protectora de sus primos más polémicos.

El Príncipe Carlos junto a la Duquesa de Cornualles y los Príncipes Michael de Kent en AscotEl Príncipe Carlos junto a la Duquesa de Cornualles y los Príncipes Michael de Kent en Ascot

Fue ella la que les ofreció vivir en uno de los apartamentos del Palacio de Kensington (donde residen también otros miembros de la Familia Real) a cambio de un alquiler que apenas llegaba a los 400 euros al mes. Sin embargo, cuando la opinión pública tuvo conocimiento de esto en 2002 se provocó un gran revuelo y finalmente los Príncipes de Kent se vieron obligados a pagar un alquiler mucho mayor y acorde con los precios reales de la vivienda en Londres: aproximadamente 150.000 euros al año. Aunque mientras no lo hicieron fue la Soberana inglesa la encargada de correr con los gastos de sus primos hasta 2010.

Precisamente dentro del complejo palaciego de Kensington fueron vecinos del Príncipe Carlos y Lady Di, sobre los que la Princesa Michael de Kent tiene una opinión muy poco amigable. En referencia la fallecida Princesa Diana ha declarado que "era una ignorante que no sabía hacer frente a la fama porque no tuvo una madre estricta", mientras que al Príncipe Carlos le consideraba "un celoso de la fama de su mujer". En la actualidad son los Duques de Cambridge y los Duques de Sussex sus nuevos vecinos, con los que aparentemente se llevan mejor.

¿Profesión? Escritora de libros históricos

La Princesa Michael de Kent posa durante la presentación de uno de sus librosLa Princesa Michael de Kent posa durante la presentación de uno de sus libros
El matrimonio Kent no percibe ningún tipo de sueldo por parte del gobierno británico, por lo que ambos han tenido que buscarse la vida de múltiples formas para poder mantenerse. Mientras que el nieto de Jorge V actúa como comisionista e incluso llegó a anunciar porcelanas en la televisión estadounidense, su mujer se ha convertido en escritora de novela histórica.

Partiendo de sus conocimientos sobre la realeza, María Cristina de Kent cuenta con seis libros publicados sobre este tema, entre los que habría que destacar 'Reinas que vienen de lejos' (1986) por ser el primero y 'La Reina de los Cuatro Reinos' (2013) por tener como protagonista a una princesa del antiguo Reino de Aragón.

Su última publicación data de 2017 y en este caso se produjo un cambio de registro, ya que el tema de 'A Cheetah's Tale' es la protección de los animales en peligro de extinción, sobre todo los leopardos. Sin embargo, la promoción del libro se vio empañada por las polémicas palabras de su autora asegurando que "los animales no tienen derechos porque no tienen cuentas bancarias, no pagan impuestos y no votan". De nuevo y por siempre, la polémica está servida con Su Alteza Real la 'Princesa Prepotente'.

Te puede interesar