Así es Isabel de Bélgica, la princesa llamada a ser la primera Reina de los Belgas por derecho propio

VIDA ROYAL

Así es Isabel de Bélgica, la princesa llamada a ser la primera Reina de los Belgas por derecho propio

La Duquesa de Bravante es deportista, amante de la cultura y ha sido una de las royals más precoces de su generación en asumir compromisos oficiales.

Así es Isabel de Bélgica, la princesa llamada a ser la primera Reina de los Belgas por derecho propio

El 25 de octubre de 2001 nació una niña en el hospital de Anderlech de Bruselas que no es como las demás. Ese día vino al mundo la hija mayor de los entonces Príncipes Herederos de Bélgica. Ella sería la primera mujer en beneficiarse de la abolición de la Ley Sálica que prefería al varón en la sucesión al Trono, por lo que será la octava Monarca de los Belgas, y la primera Reina por derecho propio y no como consorte.

Isabel de Bélgica de pequeña con sus padres, Felipe y Matilde de BélgicaIsabel de Bélgica de pequeña con sus padres, Felipe y Matilde de Bélgica

La quinta nieta de los Reyes Alberto y Paola recibió los nombres de Élisabeth Thérèse Marie Hélène. El primero fue, además de por gusto personal de los padres, por su tatarabuela, Isabel de Baviera, que llegó a ser reina de los belgas por su matrimonio con Alberto I. El de Teresa por su bisabuela materna, la condesa Teresa Sobanska. María fue por devoción a la Virgen María al ser Bélgica un país católico. Finalmente, Elena por su tía materna y madrina, Elena d'Udekem d'Acoz.

Fue bautizada el 9 de diciembre de 2001 en la capilla del castillo de Ciergnon, residencia de la Familia Real Belga en las Ardenas. Sus padrinos fueron su primo hermano mayor por parte de padre, el Príncipe Amadeo de Bélgica y Austria, hijo de la Princesa Astrid de los Belgas y el Príncipe Lorenzo de Austria, y su tía materna Helena d'Udekem d'Acoz.

Felipe y Matilde de Bélgica con sus hijos Isabel, Gabriel, Emmanuel y Leonor cuando eran pequeñosFelipe y Matilde de Bélgica con sus hijos Isabel, Gabriel, Emmanuel y Leonor cuando eran pequeños

Como hija del Heredero, recibió al nacer tratamiento de Alteza Real y dignidad de Princesa de los Belgas, a lo que sumaría el título de Duquesa de Bravante que ostenta el Heredero de la Corona. La Princesa Isabel se colocó en el primer puesto en la línea de sucesión tras la subida al Trono de su padre, el Rey Felipe de los Belgas, al que llegó el 21 de julio de 2013 a consecuencia de la abdicación del Rey Alberto.

Ha vivido toda su vida en el Palacio de Laeken, residencia de los Reyes de los Belgas. Allí se ha criado con sus padres y con sus tres hermanos, el Príncipe Gabriel (2003), el Príncipe Emmanuel (2005) y la Princesa Leonor (2008). Ha estudiado en el colegio Sint-Jan Berchmanscollege de Bruselas hasta que se matriculó en el Atlantic College de Gales para cursar el bachillerato internacional, el mismo internado en el que estudió el Rey Guillermo Alejandro de Países Bajos.

Alberto de Bélgica con su hijo Felipe de Bélgica y su nieta Isabel de Bélgica cuando era pequeñaAlberto de Bélgica con su hijo Felipe de Bélgica y su nieta Isabel de Bélgica cuando era pequeña

La Princesa Isabel conoce las lenguas oficiales del país, el flamenco y el francés, además de desenvolverse en inglés y en alemán. Fue además la primera Heredera de los Belgas que comenzó sus estudios en flamenco. Sus padres así lo quisieron, conscientes de que su país, con grandes tensiones territoriales entre flamencos y valones, necesita a una futura Reina que no anteponga el francés al flamenco.

Familiar, deportista y amante de la cultura

Es muy familiar. Está muy unida a sus padres y sus tres hermanos. De su padre ha destacado la confianza que tiene en él, y de su madre, que siempre le escucha y está ahí para ella. Con sus hermanos forma un gran equipo y siente adoración por todos ellos. Por edad, tiene más complicidad con el Príncipe Gabriel, y es más protectora con los más pequeños, el Príncipe Emmanuel y la Princesa Leonor. También le gusta pasar tiempo con sus amigos, a los que dedica parte de su tiempo libre.

Isabel de Bélgica esquiando en SuizaIsabel de Bélgica esquiando en Suiza

Como suele ser habitual entre los royals, la Duquesa de Bravante es una amante de los deportes, en especial del tenis, el esquí, la natación e incluso el submarinismo. Además, al igual que sus padres y hermanos, y por supuesto, que la mayor parte de sus compatriotas, le encanta montar en bici. El ciclismo aúna su pasión por el deporte y por estar al aire libre con su ecologismo y defensa del Medio Ambiente, algo que tiene muy claro que será clave en su reinado. Le encanta además hacer senderismo.

Es aficionada a la lectura, toca el piano, para lo que le dedicó años de práctica y estudio, y le encantan la música en todas sus formas y la danza. Por si fuera poco, le gusta cocinar. Tiene además conciencia de que es una privilegiada y de que hay personas que necesitan ayuda, por lo que ha ejercido voluntariado.

Los hijos de los Reyes de Bélgica leyendo en el Museo del Cómic de BruselasLos hijos de los Reyes de Bélgica leyendo en el Museo del Cómic de Bruselas

En cuanto a la vida oficial, ha sido una de las royals de su generación más precoces. A los 10 años participó en su primer acto oficial como protagonista en la inauguración del Hospital Infantil Princesa Elisabeth. Antes de cumplir los 13, con motivo del centenario del comienzo de la I Guerra Mundial, pronunció su primer discurso en flamenco, francés y alemán, un mensaje de paz escrito por ella. También habló en 2014 en el funeral de Fabiola de Bélgica, su tía abuela, a la que estaba muy unida como sus padres y sus hermanos.

Antes de cumplir los 18 participó en un viaje oficial en Kenia junto a la Reina Matilde. En calidad de representante especial de la UNICEF y UNAIDS, la consorte pasó tres días en este país africano en un viaje de ayuda a la infancia y enfocado en la lucha contra el VIH. La Princesa Isabel se unió a su madre en un viaje que le ha servido como preparación para lo que le espera.

Isabel de Bélgica en su 18 cumpleañosIsabel de Bélgica en su 18 cumpleaños

Isabel de los Belgas ha dejado claro al entrar en su mayoría de edad que su país puede contar con ella, pero no tiene prisa para servir a la Corona a tiempo completo. La Duquesa de Bravante pasará por la Universidad y recibirá una formación adecuada antes de entregarse al servicio a su país. Así, ha renunciado a recibir un sueldo del presupuesto anual de la Casa Real Belga. Lo hará cuando ejerza como Princesa Heredera. Hasta el momento compaginará sus estudios con determinados actos oficiales que le seguirán sirviendo como preparación para el destino que le tiene reservada la vida desde su nacimiento.

Te puede interesar