De tal palo, tal astilla: así es la relación entre Doña Ana Martín e Isabel Pantoja, dos grandes insignias del clan Pantoja

MUY UNIDAS

De tal palo, tal astilla: así es la relación entre Doña Ana Martín e Isabel Pantoja, dos grandes insignias del clan Pantoja

El paso de los años y la trayectoria profesional de la tonadillera han hecho que Isabel Pantoja y su madre, conocida como Doña Ana, haya compartido muchas experiencias a lo largo de la vida.

De tal palo, tal astilla: así es la relación entre Doña Ana Martín e Isabel Pantoja, dos grandes insignias del clan Pantoja

La unión entre Isabel Pantoja y su madre se ha ido reforzando con el paso de los años. El estado de salud de la matriarca ha hecho que la familia casi al completo se mantenga unida e inseparable en uno de los momentos más duros de sus vidas. La cantante, por su parte, se ha mantenido al lado de su querida madre siempre que ha podido, apoyándole para que la evolución del estado de su salud sea efectiva. En este sentido, la memoria de su pasado se apodera de la tonadillera en recuerdo de las experiencias más felices junto a su madre. Una infancia y un recorrido profesional en el que siempre se han mantenido fuertemente unidas y que es importante conocer para corroborar la buena relación que habido siempre entre ambas.

Isabel Pantoja saluda a sus fans en un evento publicitarioIsabel Pantoja saluda a sus fans en un evento publicitario

Motivadas por el mundo de la música

La música ha sido, es y seguirá siendo uno de los pilares fundamentales en la vida de Isabel Pantoja. Una motivación que le ha acompañado durante los momentos más importantes -y también complicados- de su vida y que parece heredarla de personas tan significantes para ella como su madre, más conocida ante los medios como Doña Ana. Y es que el hecho de convertirse en su fiel compañera a lo largo de toda su carrera musical, guiándole y aconsejándole en cada una de sus compromisos profesionales, tuvo mucho que ver con la gran pasión que la matriarca sentía por este mundo artístico.

Un sentimiento que le acompañaba desde bien joven y al que quiso unirse también, durante muchos años, encarnando la figura de 'madre de la artista'. Así, a pesar de dedicar muchas horas de su vida al negocia familiar, ayudando a su padre El Lechuga con la venta de verdura en el mercado, la abuela de Kiko Rivera, Anabel y Chabelita Pantoja también supo muy bien cómo dar sus primeros pasos dentro del mundo del 'artisteo', bailando en las compañías de Juanita Reina y Pepe Pinto de forma ocasional. Y quizás fuera a partir de ese momento cuando la pasión por los escenarios y la entrega del público hicieron que Doña Ana desarrollara un sentimiento tan especial por esta profesión.

Madre e hija inseparables

Pero mucho antes de que la música y los escenarios se convirtieran en las dos grandes pasiones de este dúo madre e hija, hay también que conocer las pinceladas del pasado que llevaron a ambas a buscar salida al gran talento de la tonadillera. Doña Aña, por aquel entonces conocida como Ana 'La Melones', ayudaba a su padre en la frutería que tenía en el mercado de Sevilla. Un trabajo que no se encontraba entre las metas profesionales de la matriarca pero que, al menos, le servía para poder mantener a sus cuatro hijos.

Isabel Pantoja con su madre Doña Ana y sus hijos, Kiko Rivera y Chabelita PantojaIsabel Pantoja con su madre Doña Ana y sus hijos, Kiko Rivera y Chabelita Pantoja

Fue entonces cuando las dotes musicales de su pequeña comenzaron a tener protagonismo entre sus planes de futuro, sabiendo que la joven Pantoja guardaba en su interior algo tan grande como para poder alcanzar la fama. Dicho y hecho. La madre de Isabel Pantoja se convertía entonces en la gran inseparable de su querida hija. Con tan solo 7 años, el Teatro Álvarez Quintero de Sevilla descubría así a una gran artista, en un concierto celebrado en homenaje a Dolores Abril y Juanito Valderrama. A partir de entonces, la matriarca de los Pantoja no quiso separarse ni un solo momento de su pequeña, acompañándole en cada uno de sus compromisos musicales. Doña Ana observaba y controlaba cada detalle, tal y como se refleja en la biografía 'La Pantoja' escrita por Sol Alonso.

Isabel Pantoja junto a sus padres y sus hermanos en una celebración familiarIsabel Pantoja junto a sus padres y sus hermanos en una celebración familiar

Tanto que no solo le gustaba estar al corriente de todo lo que tenía que ver con sus conciertos y actuaciones, sino también con todo aquello relacionado con sus relaciones personales. De esta forma, siempre presente a pie de escenario y en el camerino, a Doña Ana le gustaba tomar parte en todo lo que tuviera que ver con su hija Maribel, como así la conocen sus más allegados. Se llegaba a decir incluso que no había hombre que se acerca a Pantoja mientras su madre estuviera en su compañía, controlando cada paso que daba para no desaprovechar la oportunidad de su éxito. Era la voz que hacía y deshacía, que autorizada y desautorizaba. Sin duda, una pieza fundamental para la carrera de esta gran artista.

Doña Ana, una pieza fundamental entre los Pantoja

Que Doña Ana es profundamente querida por casi todos los integrantes de la familia Pantoja es bien conocido por todos. Y las noticias relacionadas con el estado de salud de la matriarca dan muestra de ello. Una situación ocurrida en otoño de 2019 que mantuvo en vilo tanto a familiares como a los propios medios de comunicación desde hace ya muchos días y que ha hecho que la unión se apoderase, más que nunca, de todos los Pantoja.

Doña Ana a la salida de un concierto de Isabel Pantoja en AranjuezDoña Ana a la salida de un concierto de Isabel Pantoja en Aranjuez

Y sobre todo en lo que respecta a sus seres queridos más cercanos, con Kiko Rivera, Irene Rosales, Isabel Pantoja, Agustín Pantoja y Anabel Pantoja a la cabeza de aquellos que no se separan de su lado en ningún momento. Todo comenzaba el pasado jueves 3 de octubre, cuando una ambulancia llegaba a la finca Cantora para trasladar a la madre de la tonadillera hasta el Hospital de Puerto Real, en Cádiz. Fue entonces cuando las alarmas por el estado de salud de Doña Ana se hicieron sonar más que nunca, contagiando la preocupación entre todos sus seres queridos y allegados.

Concretamente, la causa por la que todavía se mantiene a la abuela de Kiko Rivera en estricta observación es un doble ictus, el cual se le repitió nuevamente con muy pocas horas de diferencia. Una noticia que, sin duda alguna, pilló de sorpresa a más de un integrante de la familia Pantoja. En el caso de la tonadillera, por ejemplo, tuvo que cancelar la grabación del programa 'Idol Kids' para trasladarse hasta Cádiz y estar junto a su madre en estos momentos tan duros. Al contrario de lo que sucedía con Chabelita, que se ha inclinado más por cumplir con sus compromisos profesionales al no tener relación con su abuela. Se sabe que Doña Ana no la trató igual que a sus otros nietos, e Isa Pantoja terminó alejándose de ella para siempre.

Anabel Pantoja con su abuela Doña Ana y con Ana Rivera Rosales en el backstage del concierto de Isabel Pantoja en SevillaAnabel Pantoja con su abuela Doña Ana y con Ana Rivera Rosales en el backstage del concierto de Isabel Pantoja en Sevilla

Así, mientras se van conociendo las novedades de la matriarca de los Pantoja a cuenta gotas, Irene Rosales, que trabaja como colaboradora en el programa de Telecinco 'Viva La Vida', quiso detallar el pasado cómo se está dando la evolución del estado de salud de Doña Ana: "Doña Ana es una mujer que ya está muy mayor y ha sido siempre muy activa, y ya la edad... Todo se complica un poquito más", aseguró la mujer de Kiko Rivera.

Te puede interesar