Los motivos por los que el Príncipe Carlos es el gran perjudicado del Sussexit

FAMILIA REAL BRITÁNICA

Los motivos por los que el Príncipe Carlos es el gran perjudicado del Sussexit

La decisión del Príncipe Harry y Meghan Markle de abandonar la Casa Real Británica ha sido dolorosa para todos, pero sobre todo para el Príncipe de Gales.

Los motivos por los que el Príncipe Carlos es el gran perjudicado del Sussexit

Aunque recibió oficialmente el título el 1 de julio de 1969, el Príncipe de Gales es Heredero al Trono de Reino Unido desde el 6 de febrero de 1952, día en el que la Reina Isabel asumió la Corona por la muerte de Jorge VI. Ha tenido tiempo de sobra para saber cómo quiere que sea su reinado y quién quiere que esté en él y quién no. El Príncipe Carlos deseaba una Familia Real corta. Sin llegar al nivel de la excesiva Casa de Saúd, la Casa Real Británica cuenta hasta con primos de la Reina Isabel. El Príncipe de Gales quería que le acompañaran en su reinado su consorte, la Duquesa de Cornualles, sus dos hijos, sus nueras, y si el tiempo lo permitía, sus nietos Cambridge.

Carlos de Inglaterra siendo coronado como Príncipe de Gales en 1969Carlos de Inglaterra siendo coronado como Príncipe de Gales en 1969

Todo cambió el 8 de enero de 2020 con el comunicado en el que los Duques de Sussex expresaron su decisión de dejar de ser miembros principales de la Casa Real Británica para poder trabajar fuera de la representación y ser financieramente independientes. El Príncipe Harry y Meghan Markle deseaban vivir entre Gran Bretaña y Norteamérica y rediseñar su labor regia.

Cinco días más tarde se produjo la Cumbre de Sandringham en la que participaron la Reina, el Príncipe de Gales, el Príncipe Guillermo y el Príncipe Harry. Buckingham Palace informó vía comunicado de que la Reina daba su apoyo al paso atrás de los Duques de Sussex y señalaba que eran unos miembros muy queridos de su familia, aunque especificando que les hubiera gustado que hubiera seguido representando a la Corona a tiempo completo.

La Reina Isabel y el Príncipe Carlos en la Apertura del ParlamentoLa Reina Isabel y el Príncipe Carlos en la Apertura del Parlamento

Otros días pasaron cuando se divulgó un comunicado en el que se anunciaba la salida pactada de los Duques de Sussex, que ganaban su independencia, pero a costa de muchas pérdidas. Se retiraban de todos los actos oficiales y no podrían representar a la Corona. Mantenían el Ducado de Sussex, pero no pueden usar el tratamiento de Altezas Reales. El Príncipe Harry pierde sus honores militares y tienen que pagar la reforma de Frogmore Cottage, que fue pagada con The Sovereign Grant. Obtenían libertad para residir entre Reino Unido y Norteamérica, para ganar su propio dinero siempre y cuando respeten los valores de la Reina y no dañen la imagen de la Corona y conservan sus patrocinios y asociaciones como los Invictus Games o Sentebale. Él seguirá siendo presidente de Queen's Commonwealth Trust, entidad de la que ella es vicepresidenta, algo que se mantiene.

Dolor como padre

El Megxit fue una decepción fue enorme para todos, pero sobre todo para el Príncipe Carlos. Sus dos hijos lo son todo para él y durante décadas ha podido presumir de algo que enorgullece a cualquier padre: que sus vástagos se lleven muy bien. La muerte de Lady Di les unió todavía más y a pesar de todo lo que había pasado con Camilla Parker Bowles, los Gales la aceptaron como la esposa de su padre. Los hermanos crecieron y se convirtieron en un gran equipo personal y profesional ejemplificado en el éxito de la Royal Foundation.

La Reina Isabel, el Príncipe Carlos, Camilla Parker, los Duques de Cambridge y los Duques de Sussex en el homenaje al Príncipe de GalesLa Reina Isabel, el Príncipe Carlos, Camilla Parker, los Duques de Cambridge y los Duques de Sussex en el homenaje al Príncipe de Gales

A ellos se unió Kate Middleton cuando se casó con el Príncipe Guillermo en 2011. La relación entre los tres era muy cercana, y a pesar de que los Duques de Cambridge formaron su propia familia, el Príncipe Harry nunca se sintió desplazado. Además, los tres vivían en Kensington Palace, aunque cada uno en su apartamento. La llegada de Meghan Markle cambió las reglas del juego. Un consejo del Duque de Cambridge a su hermano en el que le decía que no se precipitara con la entonces actriz no fue bien recibido. No hubo especial complicidad entre cuñados, ni tampoco entre cuñadas. Además, aunque fueron bautizados como Los Fab Four de la realeza, el equipo de cuatro duró un suspiro.

Los ya Duques de Sussex querían su propio espacio. Reformar el apartamento de Kensington adecuado para ellos era más caro que hacer lo mismo con Frogmore Cottage, por lo que eligieron esta propiedad de Windsor que les cedió la Reina. Allí tenían una casa más grande, más íntima y alejada de Londres... y de los Cambridge. Los Sussex separaron su oficina de los Cambridge para depender de Buckingham Palace (hasta el Megxit), rompiendo también su vinculación con la Royal Foundation para crear la suya propia.

La Reina Isabel, el Príncipe Carlos, el Príncipe Guillermo  y el Príncipe Jorge en la felicitación de Año Nuevo 2020La Reina Isabel, el Príncipe Carlos, el Príncipe Guillermo y el Príncipe Jorge en la felicitación de Año Nuevo 2020

Todo esto ha sido vivido con tristeza por el Príncipe Carlos, que ha visto cómo la armonía entre sus descendientes saltaba por los aires. A todo padre le gusta que su familia esté unida, y más si es la Familia Real, donde afectos y trabajo van unidos. Asimismo, le ha dolido que los Duques de Sussex hayan tirado la toalla y no solo abandonen la Casa Real Británica, sino que pongan tierra de por medio y pasen la mayor parte del tiempo en Norteamérica. El Príncipe Carlos, que acogió a Meghan Markle con los brazos abiertos y pensó que podría ver crecer a su nieto Archie, está triste por haberse sentido en cierto modo traicionado. Puede llegar a entenderlo, pero es sin duda el que peor se ha tomado la marcha. Además, no le ha sentado particularmente bien que el Príncipe Harry haya pasado por encima de él, solo se haya referido públicamente en los comunicados a la Reina y solo haya intentado quedar bien con ella. Entiende que la Reina es Isabel II, pero siendo su padre y estando a punto de ser su Rey, ha llegado a sentirse despreciado o minusvalorado por su propio hijo.

Coste económico

Hasta su salida como miembros activos de la Familia Real Británica, los Duques de Sussex recibían financiación para sufragar sus gastos oficiales y privados. El 5 por ciento provenía de The Sovereign Grant, mientras que el 95 por ciento restante viene del Ducado de Cornualles. En 1337, Eduardo III de Inglaterra concedió a su hijo Eduardo, el Príncipe Negro, el título y las tierras del Ducado de Cornualles, con las que se mantenía el Príncipe de Gales. Desde entonces, el Heredero ingresa las rentas derivadas del Ducado de Cornualles. Desde que sus hijos abrieron sus oficinas, el Príncipe Carlos les ha destinado cierta cantidad de dinero, una cantidad que se termina por el Megxit.

El Príncipe Harry, el Príncipe Carlos, Camilla Parker y Meghan Markle en la celebración del 70 cumpleaños del Príncipe de GalesEl Príncipe Harry, el Príncipe Carlos, Camilla Parker y Meghan Markle en la celebración del 70 cumpleaños del Príncipe de Gales

Sin embargo, y a pesar de su decepción, el Príncipe Carlos no quiere amenazar la estabilidad financiera de los Sussex. Aunque el Príncipe Harry y Meghan Markle cuentan con fondos importantes (se estima su fortuna en más de 30 millones de euros), pueden explotar su marca Sussex Royal siempre y cuando no dañe los valores de la Corona y no les faltan las ofertas para ser financieramente independientes, se van sin ingresos fijos. Mientras llega el momento, el primogénito de la Reina Isabel destinará una cantidad indeterminada a los Sussex, aunque eso sí, procedente de su bolsillo privado.

Coste para su reinado

Si a nivel personal el Megxit es duro, más lo es a nivel institucional. El Príncipe Carlos no está teniendo un camino de rosas rumbo a un Trono que no llega. A la poca diferencia de edad que existe con la Monarca y la salud y longevidad de esta se unen los problemas que sufre y han sufrido. Sabe que su reinado será breve, pero quiere que sea una realidad, esté un año o esté 20 al frente de la Corona.

Retrato oficial del Príncipe CarlosRetrato oficial del Príncipe Carlos

El Príncipe de Gales tiene claro quién va a estar en la Casa Real Británica una vez muera la Reina Isabel y quién no. No contaba ni con los Kent, ni con los Gloucester, ni con el Duque de York. Por mucha sintonía que tuviera con la Princesa Ana o valore el trabajo de los Condes de Wessex, querían seguir el ejemplo de otras Casas Reales de Europa y limitar el número de miembros activos a él mismo, a la Duquesa de Cornualles, a sus hijos, a sus nueras, y a su debido tiempo, a sus nietos.

Es consciente de que aunque haya dedicado su vida al servicio de Reino Unido y de la Commonwealth, que trabaje en favor de causas benéficas a través de The Prince's Trust, que sea un ejemplo de ecologismo o que cuenta con gran simpatía y encanto, su imagen no es la misma que la de sus hijos.

El Príncipe Carlos con Camilla Parker, los Duques de Cambridge y sus hijos y el Príncipe Harry y Meghan MarkleEl Príncipe Carlos con Camilla Parker, los Duques de Cambridge y sus hijos y el Príncipe Harry y Meghan Markle

Los dos pilares de su reinado iban a ser el Príncipe Guillermo y su familia y el Príncipe Harry y la suya. A partir del Megxit le toca no solo contar solo con los Duques de Cambridge y sus hijos, sino quizás echar mano de otros parientes reales. El tiempo lo dirá, pero por lo pronto, no hay duda de que ha sido él el gran perjudicado por el Megxit. El reinado de la Reina Isabel no va a peligrar por ello, el Príncipe Guillermo puede sobrevivir sin ellos en su reinado, donde contará con sus hijos, mientras que los Duques de Sussex son conscientes de la decisión que han tomado, y aunque lamentan cómo han ido las cosas, en palabras del Príncipe Harry: "No había otra opción". El Príncipe Carlos se queda sin la mitad de su equipo, y eso le duele como padre y como Rey.

Te puede interesar