De la metedura de pata de Donald Trump con la Reina Isabel a la pillada de James Mountbatten Windsor al volante

FAMILIA REAL BRITÁNICA

De la metedura de pata de Donald Trump con la Reina Isabel a la pillada de James Mountbatten Windsor al volante

La Casa Blanca cometió un error con el tratamiento de la Reina Isabel. Por otro lado, el hijo del Príncipe Eduardo ha sido pillado conduciendo.

De la metedura de pata de Donald Trump con la Reina Isabel a la pillada de James Mountbatten Windsor al volante

James Mountbatten-Windsor en Royal Windsor Horse ShowJames Mountbatten-Windsor en Royal Windsor Horse Show

En sí mismo, no es nada raro que un Windsor conduzca, como puede hacer cualquiera, pero lo destacable aquí es que la persona en cuestión es el Vizconde James Severn, nacido en diciembre de 2007, y que por tanto, en abril de 2019 tenía 11 años.

Daily Mail pilló al nieto menor de la Reina Isabel al volante del Land Rover de su padre, el Príncipe Eduardo. No iba solo, ya que a su lado viajaba como copiloto la Condesa de Wessex, es decir, su progenitora. Es por eso que James Severn estaba haciendo algo con permiso. ¿Podía conducir? Al margen de que esté bien o mal que un niño de 11 años se ponga al volante, lo estaba haciendo en los terrenos privados de Windsor, por los que la Familia Real Británica puede transitar libremente y sin poner a nadie en peligro. Por eso, el escándalo ha sido más que nada una sorpresa. Parece que el nieto pequeño de la Reina tiene prisa por hacerse mayor, y sus padres se lo permiten.

James Mountbatten-Windsor en Royal Windsor Horse ShowJames Mountbatten-Windsor en Royal Windsor Horse Show

En sí mismo, no es nada raro que un Windsor conduzca, como puede hacer cualquiera, pero lo destacable aquí es que la persona en cuestión es el Vizconde James Severn, nacido en diciembre de 2007, y que por tanto, en abril de 2019 tenía 11 años.

Daily Mail pilló al nieto menor de la Reina Isabel al volante del Land Rover de su padre, el Príncipe Eduardo. No iba solo, ya que a su lado viajaba como copiloto la Condesa de Wessex, es decir, su progenitora. Es por eso que James Severn estaba haciendo algo con permiso. ¿Podía conducir? Al margen de que esté bien o mal que un niño de 11 años se ponga al volante, lo estaba haciendo en los terrenos privados de Windsor, por los que la Familia Real Británica puede transitar libremente y sin poner a nadie en peligro. Por eso, el escándalo ha sido más que nada una sorpresa. Parece que el nieto pequeño de la Reina tiene prisa por hacerse mayor, y sus padres se lo permiten.

Te puede interesar