Los lugares que marcan la vida de Leonor de Suecia, la princesa trotamundos que precipitó los cambios de la Casa Real Sueca

SIN PARAR

Los lugares que marcan la vida de Leonor de Suecia, la princesa trotamundos que precipitó los cambios de la Casa Real Sueca

Nacida en 2014 en Nueva York, ha pasado por Estocolmo y Londres antes de regresar a su país natal.

Los lugares que marcan la vida de Leonor de Suecia, la princesa trotamundos que precipitó los cambios de la Casa Real Sueca

Leonore Lilian Maria Bernardotte nació el 20 de febrero de 2014. Es la primogénita de la Princesa Magdalena de Suecia y Chris O'Neill y segunda nieta del Rey Carlos XVI Gustavo y la Reina Silvia de Suecia. Por decisión de su madre, el Monarca concedió a la niña tratamiento de Alteza Real, dignidad de Princesa de Suecia y el título de Duquesa de Gotland. No importó que fuera hija de una princesa real y de un financiero que renunció a los títulos que le ofrecía el Rey para poder seguir con su carrera, y tampoco que naciera fuera de Suecia. Carlos XVI Gustavo quiso que ya que sus hermanas perdieron hasta sus tratamientos reales por casarse con plebeyos, su hija no sufriera lo mismo, y que su nieta también fuera royal de pleno derecho, a pesar de que las circunstancias no eran las más apropiadas.

Magdalena de Suecia con sus hijos Leonor, Nicolás y Adrienne de SueciaMagdalena de Suecia con sus hijos Leonor, Nicolás y Adrienne de Suecia

Sin embargo, todo cambió cuando la Corona sueca anunció la decisión del Rey Carlos XVI Gustavo de marcar quién forma parte de la Casa Real Sueca y quién no. El Monarca comunicó el 7 de octubre de 2019 que el Rey, la Reina, la pareja heredera y sus hijos, la Princesa Estela y el Príncipe Oscar, así como el Príncipe Carlos Felipe, Sofia Hellqvist y la Princesa Magdalena son y serán parte de la Casa Real y pueden representar a la Corona. El resto de los que hasta ese momento formaban parte de la misma, los dos hijos de los Duques de Värmland y los tres de Magdalena de Suecia y Chris O'Neill, pasaban a ser Familia Real. Conservaban sus títulos, aunque perdían el tratamiento de Alteza Real, no podrían representar a la Corona y llevarían la vida que quisieran llevar en el futuro, aunque siempre respetando al Rey o Reina y a la Casa Real.

Los padres de los afectados mostraron su conformidad con la decisión, que fue tomada después de largas discusiones familiares. Es probable que los Duques de Värmland tuvieran más reparos, pero no hay duda de que Magdalena de Suecia y Chris O'Neill fueron los que inclinaron la balanza a favor de una salida de sus hijos de la Corona al tener en cuenta que no viven en Suecia y que quizás sus vástagos nunca vivan allí. Así, pueden tener una existencia más tranquila y además han podido retener su dignidad principesca y su ducado.

Leonor de Suecia corre muy feliz por el campo en su primer acto oficial en GotlandLeonor de Suecia corre muy feliz por el campo en su primer acto oficial en Gotland

Así, por muy Princesa de Suecia que sea, Leonor está alejada de la línea de sucesión al tener por delante a la Princesa Victoria y su descendencia y a Carlos Felipe de Suecia y sus descendencia. Puede vivir alejada de los actos oficiales y desarrollar su propia carrera profesional, y eso que fue una royal precoz al ser protagonista de un compromiso oficial en junio de 2016, cuando solo tenía 2 años. Lo que está claro es que pese a que en un primer momento su pertenencia a la Familia Real le podría haber anclado a Suecia, el trabajo de su padre ha pesado más. Desde que nació ha sido una trotamundos a la que le ha tocado estar alejada de la tierra de la que es Princesa y Duquesa. Estos son los cuatro lugares que han marcado la existencia de la Princesa Leonor.

1 Nueva York

Leonore Bernadotte pasó sus primeros años en Nueva York, aunque seguramente no recordará nada o apenas nada de su estancia en la Gran Manzana. De todos modos, sí le marcará para siempre, ya que vino al mundo en Nueva York, convirtiéndose así en una royal neoyorquina que por nacimiento le corresponde la nacionalidad estadounidense que también tiene su padre, Chris O'Neill.

Magdalena de Suecia y Chris O'Neill paseando con la Princesa Leonor por Nueva YorkMagdalena de Suecia y Chris O'Neill paseando con la Princesa Leonor por Nueva York

La Princesa Leonor nació a las 22:41 horas del 20 de febrero de 2014 en el Presbyterian Weill Cornell Medical Center de Nueva York, tal y como anunció la Casa Real Sueca en un comunicado. Por las razones que fueran, la Princesa Magdalena prefirió dar a luz en el lugar en el que vivía, y eso que por entonces ya debía saber que el bebé que alumbrara iba a obtener dignidad de Princesa de Suecia, algo en lo que se empeñó. Allí pasó Leonor los tres primeros años de su vida en la fabulosa casa de Manhattan en la que vivía con sus padres. Su estancia en Nueva York no fue demasiado larga.

2 Estocolmo

Las visitas de la Princesa Magdalena y su familia a Suecia no eran constantes, pero sí frecuentes, o al menos todo lo que podían ser cuando les separaba un océano de por medio y un poco más. A principios de 2015, en el país escandinavo se esperaba que la Duquesa de Hälsingland y Gästrikland, su marido y su primogénita se mudaran a Suecia, donde la Princesa Magdalena quería dar a luz a su segundo vástago. Finalmente dejaron Nueva York y se instalaron en Estocolmo, aunque Chris O'Neill seguía yendo y viniendo para cumplir con sus negocios.

Estela, Leonor y Nicolás de Suecia en el almuerzo navideño 2016 en EstocolmoEstela, Leonor y Nicolás de Suecia en el almuerzo navideño 2016 en Estocolmo

El 15 de junio de 2015 vino al mundo Nicolás Pablo Gustavo Bernadotte, Príncipe de Suecia y Duque de Ångermanland. El tercer nieto del Rey Carlos XVI Gustavo nació en Danderyd, al norte de Estocolmo, siendo así sueco por nacimiento. Se especuló con una mudanza definitiva de los Bernadotte-O'Neill a Suecia, país en el que por cierto la Princesa Leonor fue bautizada, concretamente en la Capilla del Palacio de Drottningholm, donde se crió Magdalena de Suecia.

La benjamina de Carlos XVI Gustavo y Silvia de Suecia cuenta con un lujoso apartamento a su disposición en el exclusivo barrio de Östermalm. Aunque podría instalarse en sus visitas en Drottningholm junto a los Reyes, la Princesa Magdalena quiso conservar este domicilio en el barrio de Estocolmo en el que más a gusto se siente. Allí podría haber vivido con su familia, o quizás haberse mudado a las afueras para tener más espacio e intimidad. Pero no todo era tan fácil.

Leonor de Suecia con sus padres y abuelos en su bautizoLeonor de Suecia con sus padres y abuelos en su bautizo

El gran problema eran los negocios de Chris O'Neill, financiero de profesión y con nacionalidad británica y estadounidense. Ni entiende bien el sueco, ni le venía bien para su trabajo estar en el país escandinavo. Finalmente, la presión paterna fue más fuerte que la Corona y la familia se instaló en Londres.

3 Londres

Se había anunciado poco antes del nacimiento del Príncipe Nicolás y se hizo efectivo en otoño de 2015. Los Bernadotte-O'Neill se asentaron en Londres, donde Chris O'Neill podía seguir con sus negocios en un país que también era el suyo y para el que no había que cruzar el océano Atlántico si Magdalena de Suecia tenía que volver a casa. Se mudaron a Chelsea, el barrio favorito de la alta sociedad de la capital británica.

Leonor de Suecia junto al río Támesis durante un paseo por LondresLeonor de Suecia junto al río Támesis durante un paseo por Londres

Al estar relativamente cerca, la Princesa Magdalena tenía más fácil conciliar su vida familiar con sus cada vez menos obligaciones como miembro de la Casa Real Sueca. Ademas, siguió adelante con su labor en la World Childhood Foundation, entidad fundada por la Reina Silvia con la que su hija nunca dejó de colaborar. Mientras tanto, la Princesa Leonor crecía feliz en la capital británica y tan alocada como de costumbre, aunque también siguió aprendiendo a ser princesa cuando tuvo el privilegio de disfrutar de un acto oficial con su madre por su labor con My Big Day. Parecía que esta vez sí, que Londres sería el destino definitivo, pero tampoco.

4 Miami

Magdalena de Suecia y Chris O'Neill con sus hijos Leonor, Nicolas y Adrienne en el campoMagdalena de Suecia y Chris O'Neill con sus hijos Leonor, Nicolas y Adrienne en el campo
La familia volvió a hacer las maletas una vez más. En marzo de 2018 nació la Princesa Adrienne, también en Estocolmo, y en agosto de ese año hubo mudanza a Estados Unidos otra vez. El destino no era Nueva York, sino la soleada Florida, donde Chris O'Neill tenía una casa a la que no le estaba sacando partido. Se especuló con un traslado a Palm Beach, donde estaba la propiedad, pero finalmente el destino fue Miami.

Chris O'Neill no podía seguir en Reino Unido, y por su trabajo estaba mejor en Estados Unidos. El destino más adecuado era Florida, y allí se marcharon los cinco. Han permanecido en una lujosa vivienda alquilada de la que salieron en enero de 2020. Se trataba de una vivienda en Miami con siete dormitorios, siete baños, pista de tenis, bodega, piscina y amplios jardines. Era todo un sueño, pero ese sueño se convirtió en pesadilla cuando sufrieron un robo. Aunque no estaban en casa cuando sucedió, les daba miedo vivir allí, por lo que se marcharon a otro lugar. Y en Miami crece la enérgica Princesa Leonor, que aunque se siente sueca y le encanta volver para ver a su familia y disfrutar de la naturaleza, también disfruta en la soleada Florida, donde ha sido escolarizada. Quizás por fin se establezca allí definitivamente esta princesa trotamundos.

Te puede interesar