Louis Ducruet y Marie Chevallier disfrutan de una segunda luna de miel por Indonesia

EN INDONESIA

Louis Ducruet y Marie Chevallier disfrutan de una segunda luna de miel por Indonesia

Después de una breve luna de miel en la que pasaron por Moscú, Louis Ducruet y Marie Chevallier están disfrutando de un increíble viaje por Indonesia.

Louis Ducruet y Marie Chevallier disfrutan de una segunda luna de miel por Indonesia

Se casaron por lo civil en el Ayuntamiento de Mónaco el 26 de julio y, tan solo un día después, se volvieron a dar el 'sí quiero' en la Catedral de San Nicolás. Una vez convertidos en marido y mujer disfrutaron de una luna de miel de la que poco se sabe más allá de que pasaron por Moscú. Ahora, casi tres meses después, y tras acudir a una fiesta en el Casino de Monte-Carlo junto al Príncipe Alberto, la Princesa Carolina y Camille Gottlieb, Louis Ducruet y Marie Chevallier están disfrutando de su verdadera luna de miel.

Después de esa noche de fiesta en familia, la pareja ha hecho las maletas para disfrutar de una segunda luna de miel de la que están dando muchos más detalles que cuando se fueron por primera vez. El destino elegido ha sido Indonesia, país del que están quedando totalmente enamorados, no pudiendo resistirse a mostrar a través de sus cuentas de las redes sociales la maravillosa experiencia que están viviendo.

Louis Ducruet y Marie Chevallier visitando la cueva Jomblang / InstagramLouis Ducruet y Marie Chevallier visitando la cueva Jomblang / Instagram

Durante su paso por Java han visitado Borobudur, un templo budista construido sobre una colina que merece la pena ascender para visitar todos los rincones de este templo rodeado de leyendas, pero también para ver el impresionante paisaje verde que se puede contemplar desde allí.

Louis Ducruet y Marie Chevallier, fascinados con Indonesia

Y si desde las alturas hay una vistas de 10, el interior de la tierra también depara grandes secretos que Louis Ducruet y Marie Chevallier están descubriendo. La pareja se ha puesto las pertinentes protecciones para acceder a la cueva Jomblang con un descenso de 50 metros para adentrarse en la tierra unos 200 metros y ver cómo los rayos de sol penetran en su interior. Por supuesto la pareja se ha retratado con esos increíbles rayos de sol detrás.

Te puede interesar