La cara y la cruz del reencuentro de la Reina Letizia y la Reina Sofía en la Misa de Pascua 2019

EN PALMA

La cara y la cruz del reencuentro de la Reina Letizia y la Reina Sofía en la Misa de Pascua 2019

Las dos Reinas mostraron cierta unidad en el escenario en el que se vivió un momento bochornoso un año atrás.

La cara y la cruz del reencuentro de la Reina Letizia y la Reina Sofía en la Misa de Pascua 2019

Fue el 1 de abril de 2019 cuando se cumplió un año desde el choque de Reinas, ese incidente que Casa Real pretende olvidar, pero que probablemente todo el mundo recuerde durante mucho tiempo. El 3 de abril, la Reina Letizia se enfundó la blusa de lunares y los pantalones abotonados que lució en la Misa de Pascua 2018 en la que pasó todo, queriendo decir así quizás que había pasado un año y estaba todo olvidado.

La Reina Letizia mira con ternura a sus hijas en la Misa de Pascua 2019La Reina Letizia mira con ternura a sus hijas en la Misa de Pascua 2019

Sin embargo, la prueba de fuego era en la Misa de Pascua 2019, y todos los ojos estaban puestos, todavía más si cabe, en la Familia Real Española. Tras pasar unos días en Roma, tal y como pudo saber Bekia, los Reyes y sus hijas se desplazaron a Mallorca para asistir a la Misa del Domingo de Resurrección. En Marivent les esperaba la Reina Sofía, que ha pasado toda la Semana Santa junto a Irene de Grecia.

La Familia Real, casi al completo

Los cinco, sin el Rey Juan Carlos, que después del espectáculo de 2018 ha preferido no ir a Mallorca, se desplazaron a la Catedral de Palma para asistir a la misa. ¿Fue un encuentro agradable entre las dos Reinas después del desastre del año pasado? Lo cierto es que de cara a la galería, fue casi perfecto, aunque como suele ocurrir con la Familia Real, un poco forzado.

La Reina Letizia y la Reina Sofía, cómplices tras la Misa de Pascua 2019La Reina Letizia y la Reina Sofía, cómplices tras la Misa de Pascua 2019

Quizás el mayor pero se puede sacar a la entrada. Eran las 12:00 horas y en Palma caían unas gotas. El tiempo desapacible provocó que la Reina Letizia abriera el paraguas y cobijara bajo él a sus dos hijas, la Princesa Leonor y la Infanta Sofía, todas ellas muy sonrientes. Sin embargo, Doña Sofía iba detrás un poco despistada y fue tapada por el paraguas por una persona de seguridad que estuvo pendiente.

Dentro del templo, sí hubo armonía familiar entre los cinco miembros de la Familia Real, así como en el posado en la puerta principal de la Seo de Palma. Además, las cámaras pudieron captar a suegra y nuera caminando agarradas y con mucha complicidad. Sea fingido o no, han pasado la prueba. ¿Ha sido perfecto? Si no lo consigue la Familia Real Británica, experta en pompa e imagen, no lo va a hacer la Española, que tiene mucho que aprender de los Windsor.

Te puede interesar