Isabel Preysler habla por primera vez tras la muerte de Miguel Boyer

TRISTE PERO TRANQUILA

Isabel Preysler habla por primera vez tras la muerte de Miguel Boyer

La filipina ha hablado para una revista sobre cómo está viviendo estas primeras semanas sin el amor de su vida y cómo sus hijos le ayudan a salir adelante.

Isabel Preysler en el funeral de Miguel BoyerIsabel Preysler en el funeral de Miguel Boyer

Han pasado dos semanas desde que Miguel Boyer falleció, y su desconsolada viuda, Isabel Preysler, no ha querido esperar más para hablar con su revista de cabecera para contar cómo se siente y como afronta su vida sin su gran amor.

La filipina asegura que está tranquila porque siente que ha hecho todo lo que ha podido por él, y que ha estado a su lado hasta el último momento; y es que desde que en febrero de 2012 Boyer sufrió un derrame cerebral, Isabel no se separó de su lado ni un momento.

Isabel Preysler en ¡Hola!Isabel Preysler en ¡Hola!
Además, ha comentado lo importante que está siendo para ella tener el cariño y el apoyo de sus hijos en estos momentos de tanto dolor. La viuda de Miguel Boyer señala que Ana, la pequeña, vive con ella, y que Tamara Falcó, se ha trasladado a su casa de nuevo para vivir con ella durante una temporada.

Los Iglesias se quedaron en Miami por deseo de Isabel

También Julio José Iglesias ha vuelto a Madrid para arropar a su madre. El cantante se encontraba en Roma trabajando en su disco, y volvió a España para estar con su familia. El artista participó además en un acto promocional en Barcelona, y tras terminar sus compromisos se instaló en Madrid para estar con su progenitora.

Isabel Preysler y Ana Boyer en el tanatorio de Miguel BoyerIsabel Preysler y Ana Boyer en el tanatorio de Miguel Boyer

En el caso de Chábeli y Enrique Iglesias hay un motivo justificado para que no volaran a España. La propia Isabel Preysler ha querido dejar claro que sus hijos mayores no estuvieron a su lado porque ella misma se lo pidió, pues ya no podían hacer nada por el exministro. De todos modos, le llaman siempre que pueden, por lo que Isabel Preysler se siente arropada pese a la distancia física.

Te puede interesar