Candice Swanepoel: de una simple adolescente sudafricana a ángel de Victoria's Secret y madre activista

MAMÁ MODELO

Candice Swanepoel: de una simple adolescente sudafricana a ángel de Victoria's Secret y madre activista

La modelo ha conseguido convertirse en una de las más sexys y mejor pagadas del mundo. Pero ahora que es madre tiene otras muchas cosas que decir y hacer que ser un simple maniquí.

Candice Swanepoel: de una simple adolescente sudafricana a ángel de Victoria's Secret y madre activista

Candice Swanepoel lleva 10 años viviendo en un olimpo de diosas. Y aunque esto pueda sonar literario o metafórico, nada lejos de la realidad. Al mencionar el nombre de la sudafricana es casi imposible desligarla de una imagen idealizada del canon de belleza perfecto bajando desde los cielos con unas alas blancas de ángel y un refinado atuendo firmado por Victoria's Secret. Pero no siempre fue así en la vida de la modelo y de un tiempo a esta parte ha dejado de serlo para convirtirse en un ángel terrenal -pero un ángel a fin de cuentas-.

Así ha cambiado la vida de Candice Swanepoel desde que era una niña de Mooi River y soñaba con todo lo que había más allá de sus fronteras hasta convertirse en la mujer más sexy y también en la mejor pagada del Planeta Tierra.

De Mooi River (Sudáfrica) a la Gran Manzana

Corría el año 2004 cuando una Candice Swanepoel, una joven que se había criado en una granja de un pequeño pueblo sudafricano (y que asegura haber pensando en algún momento en ser granjera de no ser modelo), era una estudiante interna en un colegio femenino y lucía una melena castaño oscuro. Fue durante un paseo con su madre por un pequeño mercado de la ciudad de Hilton cuando un cazatalentos la descubrió y le propuso probar suerte en el modelaje: "Mi mundo estaba a punto de cambiar drásticamente de una manera que nunca podría haber imaginado", versa la biografía de la propia Candice en su página web. Un año más tarde viajó por primera vez a Europa, concretamente a Milán, para hacer su debut como modelo sobre la pasarela de Tommy Hilfiger y a continuación en la Dolce & Gabbana.

Primeras fotografías de Candice en una agencia de modelos / Foto: InstagramPrimeras fotografías de Candice en una agencia de modelos / Foto: Instagram

Desde ese momento comenzaron dos años yendo y viniendo desde Sudáfrica a París, Londres y Milán para desfilar para otras muchas importantes marcas de lujo. Fue a los 18 cuando decidió mudarse a la ciudad a donde todas las modelos van buscando convertirse en topmodels, Nueva York: "Renuncié a una vida adolescente normal con mi familia y mis amigos para perseguir un sueño", una decisión que ella misma reconoce como algo realmente duro. Pero no fue un error: "Lo que obtuve a cambio es simplemente increíble". Empezó entonces una carrera de fondo hasta convertirse en lo que es hoy en día, una de las modelos mejor pagadas del mundo.

Entrada en el olimpo de Victoria's Secret

Tras dejar atrás toda su vida la sudafricana siguió subiéndose a diferentes pasarelas de todo el mundo pero aquel trabajo empezó a convertirse en un sueño amargo. Echando la vista atrás la propia modelo reconoce que estuvo a punto de recoger sus cosas y volverse a casa. Pero antes de que esto ocurriese recibió la llamada que le cambiaría la vida una vez más: la prestigiosa marca de lencería Victoria's Secret quería que fuese una de las modelos que debutarían en su famoso desfile en la edición de 2007. Y así fue, en noviembre de ese mismo año Candice Swanepoel desfiló por primera vez en la que desde entonces sería la pasarela que más veces ha pisado en su carrera juntos a otras 'newcomers' (así se conoce a las debutantes) como Behati Prinsloo. Para el siguiente año la marca ya la escogió como 'modelo de pruebas vestuario', la modelo que se probaría todos y cada uno de los estilismos que saldrían a la pasarela en el desfile de 2008 y eso significaba algo que hasta la propia Candice sabía que era importante, no era una modelo al uso para Victoria's Secret.

Candice en la pasarela de Victoria's Secret luciendo el fantasy bra de 10 millones de dólaresCandice en la pasarela de Victoria's Secret luciendo el 'fantasy bra' de 10 millones de dólares

En 2009 la sudafricana firmó el contrato que le abría las puertas del olimpo convirtiéndose en uno de los famosos ángeles de la marca: "No solo uso sus hermosos productos, sino que también me da una voz y me animan a formar de la empresa", reconoce ella misma. Sin duda Swanepoel se convirtió en una de las imprescindibles junto a grandes tops como Adriana Lima o Alessandra Ambrosio, aparecía en todas y cada una de las campañas, fue la encargada de inaugurar la primera tienda de la marca en Canadá y un largo etcétera. Sin duda el apogeo de su carrera como ángel le llegó cuando en 2013 fue escogida para portar el prestigioso 'fantasy bra', un sujetador joya que cada año se diseña exclusivamente para el Victoria's Secret Fashion Show. En su caso un sujetador y un cinturón valorado en 10 millones de dólares compuesto por 4.200 gemas preciosas. Por si esto fuera poco, recibió el honor de abrir el desfile luciéndolo, un privilegio que solo ostentaba hasta entonces Gisele Bündchen.

Del 90-60-90 a la plena naturalidad

Durante su carrera hacia el estrellato, Cadice Swanepoel se fue convirtiendo poco a poco en el canon perfecto de belleza que tanto ha idealizado el mundo de la publicidad y, especialmente, Victoria's Secret. Su melena color castaño se fue aclarando hasta convertirla en la modelo rubia de ojos azules que elevaba sus raíces neerlandesas a la enésima potencia. Sus medidas distaban por centímetros del tradicional 90-60-90 y su estatura ronda el metro ochenta. El físico perfecto y el formar parte de la prestigiosa marca de lencería hizo de ella un objeto de deseo en todo el mundo. Tanto que alcanzó el título de 'Mujer más sexy del mundo' durante varios años en importantes publicaciones como FHM y Maxim. Su contrato con Victoria's Secret y las diferentes campañas publicitarias también fueron engordando su cuenta corriente hasta colarse desde 2010 entre las modelos mejor pagadas del mundo por debajo de sus compañeras de olimpo Gisele Bündchen o Adriana Lima.

Candice respondiendo a través de Instagram a las críticas por su cuerpo postpartoCandice respondiendo a través de Instagram a las críticas por su cuerpo postparto

Pero la imagen idealizada de la Barbie rubia de ojos azules cambió por completo cuando en marzo de 2016 anunció que estaba embarazada de su primer hijo. Empezó entonces un cambio físico y personal que la top nunca había experimentado. Por primera vez en casi 10 años no se subió a la pasarela de Victoria's Secret por haber dado a luz casi al mismo tiempo que sus compañeras lucían las características alas en París. Pero los medios tienen ojos en todas partes y no solo se centraron en el despliegue del desfile, también tenían tiempo para juzgar como era el cuerpo de la modelo en los últimos días de gestación.

Candice Swanepoel reivindicando en Instagram el hecho de dar el pecho públicamente a su hijoCandice Swanepoel reivindicando en Instagram el hecho de dar el pecho públicamente a su hijo

Lidió como pudo con las críticas pero un año más tarde volvía anunciar que estaba embarazada, empezando de nuevo las críticas hacia su físico. Y la modelo decidió no callarse cuando se hicieron virales unas fotografías suyas luciendo una pequeña barriguita en la playa: "Esta soy yo 12 días después de haber tenido a mi hijo. Si tienes algo malo que decir al respecto, háztelo mirar. La sociedad puede ser tan cruel...", escribía junto a las propias fotografías en su cuenta de Instagram: "Los estándares de belleza a veces son imposibles de alcanzar para las mujeres hoy en día, no me da vergüenza enseñar mi tripa postparto, de hecho estoy orgullosa de ella... Llevé a mi hijo 9 meses dentro, creo que me he ganado el derecho de tener una pequeña barriguita. ¿Es porque soy modelo? Bueno, nosotras somos gente normal también así que déjame disfrutar de la playa en paz, por favor". De esta forma sentenciaba cualquier crítica hacia su cuerpo y se unía a un movimiento social cada vez más común entre las celebrities con el que reclaman derechos tan básicos como lucir el cuerpo natural de la mujer y, en el caso de las madres, poder ejercer acciones tan básicas como amamantar a su hijo donde lo vean necesario sin tener que sentirse que están haciendo algo ilegal.

Te puede interesar