Así fue el regreso de Irene Rosales a 'Viva la vida' tras la muerte de su padre

MOMENTOS COMPLICADOS

Así fue el regreso de Irene Rosales a 'Viva la vida' tras la muerte de su padre

La colaboradora sufría la importante pérdida de su padre 10 meses después de la muerte de su madre.

Así fue el regreso de Irene Rosales a 'Viva la vida' tras la muerte de su padre

El programa de este sábado 5 de diciembre era muy especial en 'Viva la vida', no solo por el regreso de Emma García tras superar el Coronavirus, sino porque también volvía Irene Rosales tras sufrir la durísima pérdida de su padre diez meses después de la muerte de su madre. Un duro golpe que llega, además, en medio de la guerra judicial y mediática entre su marido, Kiko Rivera, y su propia madre Isabel Pantoja.

Pero tal y como ella misma dijo días atrás en un vídeo en su perfil de Instagram, "tengo que seguir con mi vida", y así lo hacía volviendo a ocupar su puesto de trabajo. Lo cierto es que las primeras palabras de la mujer del DJ eran un poco lacrimógenas tras ver a la presentadora emocionarse al reconocer cuanto había echado en falta a sus padres durante su confinamiento. "Venía súper fuerte", le reconocía: "Pero verte a ti diciendo que has echado tanto en falta a tu madre en unos momentos tan duros que me he venido abajo".

Irene Rosales, en el entierro de su padre junto a Kiko RiveraIrene Rosales, en el entierro de su padre junto a Kiko Rivera

La colaboradora asegura que, a pesar de la pérdida, se ha quedado tranquila al saber que su padre se fue en Paz. "Ya está descansado después de todo el proceso que ha pasado y ha estado en las mejores manos, ha tenido los mejores cuidados y hemos hecho todo lo posible para que se fuese tranquilo", confesaba. Desafortunadamente, su último mes de vida lo pasó aislado al haberse contagiado de Covid-19, pero al menos si pudo recibir el último adiós de un ser querido importante: "La noche antes de morir una hermana antes de morir entró, lo relajó y se pudo ir en paz", reconoce.

A pesar de ese momento más sensible, Irene Rosales reconocía que si algo había aprendido de un año tan duro como es a apreciar la vida y recordarse a una misma la importancia de disfrutar cada minuto y cada día porque no es algo que dure para siempre. Un momento que sobrellevó mucho mejor -reconoce- gracias al cariño que recibió de todo el mundo que la rodea y la quiere.

El importante papel de Kiko Rivera y sus hijas

Por un lado, sus compañeros de trabajo, quienes no dudaron en ponerse en contacto con ella para mostrarle su apoyo y su cariño, algo que la propia Irene Rosales reconoce fue muy importante para ella en estos días: "Soy súper afortunada porque, tanto por tu parte, como por la de mis compañeros, como de la gente tan conocida, he recibido tanto cariño que no tengo días para agradecerlo". La colaboradora aseguró que necesitó mucho sentirse arropada y que sentía muy feliz por saber que los tenía a todos ahí para apoyarla, entre ellas a la propia Emma García.

Kiko Rivera, Irene Rosales y demás miembros de la familia en el entierro de ManuelKiko Rivera, Irene Rosales y demás miembros de la familia en el entierro de Manuel

Pero, sin duda, el apoyo que más agradeció fue el de su marido y sus hijas. Rosales aseguraba que está muy agradecida de haber sido madre tan joven porque en momentos duros como las pérdidas de sus padres las pequeñas eran su gran alegría: "No me pueden hacer tan feliz. Ahora mismo son mi impulso para seguir la vida con alegría". Por parte de Kiko Rivera, a pesar de que él tampoco está viviendo una época familiar fácil, ha estado ahí arropándola a cada minuto. "Yo por estoy para él, él está para mí y las niñas están para los dos", decía con una gran sonrisa.

Te puede interesar