'El tiempo que te doy': la serie que necesitamos para entender el duelo tras una ruptura

FICCIÓN ESPAÑOLA

'El tiempo que te doy': la serie que necesitamos para entender el duelo tras una ruptura

Nadia de Santiago, junto a Inés Pintor y Pablo Santidrián, ha creado esta producción para Netflix que ha cumplido con todas las expectativas.

'El tiempo que te doy': la serie que necesitamos para entender el duelo tras una ruptura

Nadia de Santiago ha conseguido que la audiencia se emocione no solo por su interpretación, sino por haber sido parte de la cabeza pensante de este proyecto. La actriz ha estrenado 'El tiempo que te doy', una serie para Netflix en la que ella y Álvaro Cervantes son los protagonistas y en la que se expone la realidad de muchas personas con un formato novedoso y también rompedor.

Fotograma de 'El tiempo que te doy'Fotograma de 'El tiempo que te doy'

La actriz tiene una dilatada trayectoria después de haber participado en numerosas producciones desde que era una niña, como en 'Javier ya no vive solo', 'Cambio de clase', 'Amar en tiempos revueltos' o la más reciente, 'Las chicas del cable'. Ahora se ha lanzado a convertirse en la creadora de una miniserie junto a Inés Pintor y Pablo Santidrián, consiguiendo un resultado sorprendente y muy positivo.

Un formato novedoso y efectivo

Mezclando la idea de miniserie y cortometraje, esta producción se compone de 10 episodios de 11 minutos de duración cada uno, haciendo saltos entre el presente y el pasado, jugando con la cantidad de minutos que compone cada capítulo. El pasado comienza a tener más protagonismo, pero a medida que la historia va avanzando, es el presente el que está más representado en la narración. Hay quienes han llegado a decir que se trata de la mejor serie española de Netflix hasta la fecha. Pero para saber si piensas así, juzga tú y descubre esta pequeña obra audiovisual, llena de sencillez, pero también de profundidad en sus reflexiones.

Nadia de Santiago en un fotograma de 'El tiempo que te doy'Nadia de Santiago en un fotograma de 'El tiempo que te doy'

Como premisa, hay que partir de que trata un tema más o menos común a todos los seres vivientes: la ruptura. La mayoría de las personas han experimentado en su piel lo que supone romper una relación amorosa, y todo lo que ello conlleva, independientemente de si eres la persona que decide romper o la que dejan. Una de las ideas que mejor explora esta serie es el hecho de que el tiempo más o menos consigue curar todo.

Saltos temporales desde la sencillez de la narración

Lina, la protagonista de la historia a la que da vida Nadia de Santiago, afronta la ruptura de Nico, interpretado por Álvaro Cervantes, que ha sido su primer amor. En cada episodio se van descubriendo nuevos detalles de lo que ha sido su relación, y aunque inicialmente la historia se centra en concreto en ellos, poco a poco van apareciendo más personajes.

Fotograma de 'El tiempo que te doy'Fotograma de 'El tiempo que te doy'

Gracias a los saltos temporales se va descubriendo el por qué de las emociones del 'hoy' de la protagonista, y es que sin previo aviso divaga entre los recuerdos y lo que le está sucediendo, enfrentándose a sus miedos, a sus inseguridades y a la dependencia que aún existe cuando te separas de alguien que has tenido en tu vida durante nueve años. Los capítulos empiezan y acaban con soltura, y es por eso que la serie funciona tan bien, la historia fluye sin florituras, sin complicaciones y con los personajes justos, los que se necesitan para contar cómo afrontar el duelo de una separación de este tipo. El recuerdo se convierte en algo especialmente doloroso, mientras que el presente está lleno de nostalgia.

Y aunque se trata de una historia que narra una ruptura, que es cosa de dos, el hilo conductor de la narración es ella, exponiendo lo que piensa, lo que siente, lo que intenta ser cuando él ya se ha ido. Sin duda alguna, una de las cosas que más ha cautivado a los espectadores es la manera tan natural y sencilla de plasmar en la pequeña pantalla un tema con el que la mayoría de las personas puede empatizar, porque lo han sentido, porque lo entienden y porque incluso se encuentran en un proceso parecido que a veces es difícil de explicar.

Álvaro Cervantes en un fotograma de 'El tiempo que te doy'Álvaro Cervantes en un fotograma de 'El tiempo que te doy'

No hay ningún tipo de pretensión en enseñar las debilidades de la protagonista, tan propias en estas circunstancias y tan fáciles de detectar. Nada es forzado. Consigue que el espectador se ponga en su lugar casi sin querer, por lo que las emociones emanan en la audiencia si se hace una lectura directa, nada superficial y muy humana.

Los diálogos de los protagonistas también transitan entre la sencillez y la naturalidad, que se centran en las conversaciones que dos personas que están separándose podrían tener. Santidrián y Pintor, los creativos detrás de esta producción, exponen la intimidad que se puede dar en un momento como ese, sin caer en artificios innecesarios. La brevedad de sus episodios hace que se expriman los minutos, pero sin colmarlos de escenas innecesarias, haciendo que cada cosa que pasa en la narración se sienta como imprescindible.

Fotograma de 'El tiempo que te doy'Fotograma de 'El tiempo que te doy'

Y centrándome en el trabajo de los actores, Álvaro Cervantes y Nadie de Santiago encajan, han conseguido sobresalir pero desde lo que más se puede destacar de la serie, desde la sencillez. La cotidianidad de sus diálogos, sin grandes explosiones de drama, consigue ser el centro de la serie. Y es que a pesar de que esté contando un tema más que recurrente en las ficciones audiovisuales, sorprende. Sin exageraciones, sin escenarios espectaculares, sin diálogos muy elaborados, sin efectos especiales, sin adornos innecesarios.

En conclusión, 'El tiempo que te doy' es una serie sencilla en apariencia, pero grandiosa en profundidad, retratando de una manera muy acertada ese proceso de duelo tras una ruptura, con nuestros altibajos, con nuestros recuerdos, con nuestros pesares y con nuestras realidades. Quizás una de las claves de esta miniserie es que no se esfuma de la mente una vez es finalizada, sino que consigue permanecer, y en una época de consumo excesivo en streaming es algo a valorar muy positivamente.

Te puede interesar