La triste cuarentena del Rey Juan Carlos: entre la soledad y la culpa

OCASO REAL

La triste cuarentena del Rey Juan Carlos: entre la soledad y la culpa

El confinamiento impuesto por la amenaza del coronavirus ha llegado en uno de los peores momentos del Rey Juan Carlos.

La triste cuarentena del Rey Juan Carlos: entre la soledad y la culpa

El Rey Juan Carlos reaparece en los toros tras su retirada de los actos oficialesEl Rey Juan Carlos reaparece en los toros tras su retirada de los actos oficiales

Como señala El Español, el Rey Juan Carlos se entretiene en la cuarentena saliendo a los inmensos jardines de La Zarzuela. Sentado en una butaca, tiene sobre la mesa unos papeles. El contenido de los mismos podría ser trabajo, aunque no tendría mucho sentido al estar retirado de los actos oficiales desde junio de 2019, o quizás con información que tiene que estudiar para consultar con su abogado, Javier Sánchez-Junco. No puede verse con su letrado para preparar una hipotética defensa, pero sí mantienen contacto telefónico.

El consuelo de la Infanta Elena y de los amigos

El Rey Juan Carlos echa mucho de menos a la Infanta Pilar, hermana, amiga y confidente, que falleció el 8 de enero de 2020 a los 83 años. Ella sabría apoyarle y consolarle. Al menos tiene a la Infanta Elena, que es su mayor y único apoyo familiar al margen de la Infanta Cristina, que tiene también sus propios problemas.

El Rey Juan Carlos, a bordo del Bribón 500 en las regatas de SanxenxoEl Rey Juan Carlos, a bordo del Bribón 500 en las regatas de Sanxenxo

Entre los amigos que no le fallan están Javier Corsini, Amador Suárez y sobre todo Pedro Campos. El armador gallego es posiblemente la persona que más cerca ha estado de él en los últimos años y al que le debe haber vuelto a navegar y competir en las regatas. Campos siempre tiene para él no solo el Bribón, sino una estancia en su casa de Sanxenxo. Cuando pueda volver, lo más probable es que se refugie en las Rías Baixas. Quizás piense en un futuro lejos de La Zarzuela. Ya se habló de una mudanza total a Sanxenxo, algo que sonaba un poco raro en ese momento y que fue desmentido. Sin embargo, tal y como está el panorama no sería descabellado que dejara el Palacio de La Zarzuela y se instalara en otro lugar, aunque a ser posible donde sea poco visible.

Te puede interesar