La Princesa Magdalena de Suecia y Chris O'Neill protagonizan una romántica y original boda religiosa

'SÍ, QUIERO'

La Princesa Magdalena de Suecia y Chris O'Neill protagonizan una romántica y original boda religiosa

La novia ha llegado puntual a la Capilla del Palacio Real, donde le esperaba un emocionado Chris O'Neill y los invitados para celebrar esta boda que ha sido corta.

Chris O'Neill y la Princesa Magdalena de Suecia antes del inicio de su bodaChris O'Neill y la Princesa Magdalena de Suecia antes del inicio de su boda

Una novia puntual, así ha sido la Princesa Magdalena de Suecia, que ha hecho su entrada en la Capilla del Palacio Real de Estocolmo pocos minutos después de que el reloj marcara las 16:00, hora en la que estaba fijado el comienzo de la ceremonia religiosa que ha unido en sagrado matrimonio a la Princesa y Chris O'Neill.

El novio, Chris O'Neill, no pudo reprimir la emoción y sonrió con una mezcla de felicidad y nerviosismo cuando vio aparecer a su futura esposa del brazo de su padre, el Rey Carlos XVI Gustavo de Suecia, que entraron en la Capilla después de que un nutrido grupo de pequeños pajes se situaron a los lados. La Princesa Magdalena, que estaba radiante, lució un vestido de Valentino. El traje es blanco con cuerpo de encaje y velo sujeto con una tiara, llamada diadema del rey Gustavo.

Chris O'Neill besa en la mano a Magdalena de Suecia a su llegada a la Capilla del Palacio Real de EstocolmoChris O'Neill besa en la mano a Magdalena de Suecia a su llegada a la Capilla del Palacio Real de Estocolmo

Antes de llegar al altar, el Rey dejó a su hija para tomar a asiento, y fue Chris O'Neill quien llevó a la Princesa frente a los oficiantes, Lars-Göran Lönnermark y por Michael Bjerkhagen, para dar comienzo a una ceremonia en inglés y en sueco, para que los invitados, y más concretamente en deferencia a los O'Neill.

Las caras de felicidad de los contrayentes lo decían todo, ambos son inmensamente felices por el paso que han dado, y cuentan con el apoyo de sus familias, que también han sonreído durante la ceremonia, y con el respaldo del pueblo sueco.

Música para los novios y un beso para el pueblo

Más emocionados se han mostrado incluso cuando Marie Frediksson, vocalista de Roxette, se ha levantado de su asiento para cantar el tema 'Ännu doftar kärlek', momento en el que los novios no han podido reprimir su alegría y han entrelazado sus manos en señal de amor.

Chris O'Neill poniendo el anillo de la Princesa Magdalena de Suecia en su bodaChris O'Neill poniendo el anillo de la Princesa Magdalena de Suecia en su boda

La ceremonia ha proseguido con las lectura, realizadas por un lado en sueco por la Princesa Victoria, hermana mayor de la novia, y en inglés por la condesa Natascha Abensperg, hermanastra del novio. Ha sido aquí cuando la Princesa Estela ha intentado acaparar protagonismo, pues ha lanzado un pequeño sollozo, pero ha sido calmada a tiempo por su padre, el Príncipe Daniel.

Pasadas las 16:20 horas, los novios leían sus votos y se juraban amor eterno. Tanto la Princesa Magdalena como Chris O'Neill lucieron una gran sonrisa mientras se ponían los anillos el uno el otro. Fue uno de los momentos más hermosos de la ceremonia que se completó con la canción 'The First Time Ever I Saw Your Face' que Peter Jöback entonó para los contrayentes.

A las 16:45, y ya como marido y mujer, la Princesa Magdalena y Chris O'Neill han salido cogidos de la mano; han bajado las escaleras por las que se accede a la Capilla y han salido a las puertas del Palacio Real de Estocolmo para saludar al pueblo sueco. Para ellos se han dado varios tiernos besos mientras Chris O'Neill hacía un gesto de alegría. De este modo, la Princesa y el financiero se han casado en una boda inolvidable.

Te puede interesar