La otra boda real, Zara Phillips y Mike Tindall se dan el 'sí, quiero'

REALEZA Y RUGBY

La otra boda real, Zara Phillips y Mike Tindall se dan el 'sí, quiero'

La nieta de la Reina Isabel II se ha casado esta mañana en una ceremonia íntima con el jugador profesional de rugby, tras siete años juntos.

Zara Phillips y Mike Tindell se besan tras la ceremoniaZara Phillips y Mike Tindell se besan tras la ceremonia

Zara Phillips se ha casado esta mañana con Mike Tindell, jugador profesional de rugby con el que mantenía una relación desde hace siete años. La pareja ha optado por una ceremonia íntima y poco mediática en Edimburgo, donde los protagonistas fueron algunos de sus invitados, como los primos de la novia.

Phillips eligió un diseño de Stewart Parvin, conocido por su prolongada colaboración con la Casa Real británica. La consumada amazona optó por un traje entallado en su parte superior que tomaba volumen con una amplia falda con unas sutiles tablas en las caderas. Su pelo estaba cubierto por un largo velo de tul, el mismo material que daba forma a los tirantes del vestido. El novio, por su parte, lució un clásico chaqué con chaleco y corbata grises, a juego con los pantalones raya diplomática.

La Reina de Inglaterra optó por uno de sus habituales trajes de chaqueta, acompañado por un sombrero de finísima rafia que ponía un toque de color gracias a sus plumas y detalles en naranja. Las primas de la novia, Beatriz y Eugenia de York, optaron por looks menos comentados que los elegidos para la boda de Guillermo y Catalina Middleton. Beatriz lució un traje de chaqueta turquesa con falda de pedrería y una discreta pamela en el mismo tono. La princesa Eugenia mostró un diseño de corte similar al de su hermana, con falda marron y chaqueta marfil, que ganaba protagonismo en su parte trasera con un gran lazo.

Catalina, la más esperada

Kate Middleton y su vistosa pamelaKate Middleton y su vistosa pamela
La Duquesa de Cambridge, Catalina Middleton, fue una de las invitadas más esperadas, ya que sus estilismos son los más imitados de los últimos meses. En esta ocasión se presentó con un abrigo de trabajado estampado, confeccionado a base de fruncidos y en tonos marfil, acompañado de un clutch muy veraniego forrado en paja.

La gran protagonista de la ceremonia no fue ni la novia ni Kate, sino la amplia pamela de esta última, que alcanzaba proporciones desorbitadas. El accesorio, firmemente ladeado, lucía en su cara interior grandes flores realizadas en el mismo material que el sombrero.

El arriesgado complemento de la futura Reina de Inglaterra sólo queda ensombrecido por la desafortunada diadema de Camila, duquesa de Cornualles. La mujer del príncipe de Gales combinó en su cabeza flores de pedrería con llamativas plumas, todo ello en verde y rosa pastel.

Te puede interesar