La Reina Isabel y Meghan Markle: todos los problemas que han provocado su distanciamiento

VARIOS ENFRENTAMIENTOS

La Reina Isabel y Meghan Markle: todos los problemas que han provocado su distanciamiento

Unos cuantos desacuerdos en cuanto al estilismo y varios fallos de protocolo han suscitado que la Monarca no termine de encajar con su nieta política.

La Reina Isabel y Meghan Markle: todos los problemas que han provocado su distanciamiento

Dicen que en todas las familias se cuecen habas, y en las reales no iba a ser para menos. Desde que se comprometió con el Príncipe Harry, Meghan Markle ha pasado por uno de los mejores momentos de su vida y ha protagonizado su propio cuento de hadas, pero no es oro todo lo que reluce y detrás de las sonrisas que dedica a la prensa podría esconderse una historia de enemistad que la ha terminado enfrentando con varios miembros de la Monarquía Británica, empezando por la soberana: la Reina Isabel II. Así lo ha confirmado Polly Dunbar, una periodista inglesa que ha destapado todos los trapos sucios de la Duquesa de Sussex.

Esta escritora se ha atrevido a hacer lo que, hasta ahora, la prensa anglosajona había estado evitando: desvelar que, en realidad, la Reina no traga a la nueva mujer de su nieto. Al parecer, este rechazo viene desde el primer momento en el que se conocieron, y vendría suscitado por el fuerte carácter de la exactriz de 'Suits', que no termina de casar con los valores de Isabel II. "Meghan tiene todo lo que quiere", confesó el Príncipe Harry en su día, una filosofía de vida por la que la mandamás de Reino Unido no piensa pasar.

Meghan Markle saluda sonriente desde el carruajeMeghan Markle saluda sonriente desde el carruaje

No hace mucho, se filtró a la prensa el cabreo monumental que se pilló la Soberana cuando Meghan Markle eligió una tiara de esmeraldas para el día de su boda y, al intentar pararle los pies porque lo consideraba demasiado, el Príncipe Harry intercedió por su amada y se enfrentó a su abuela. Aunque al final la Reina se salió con la suya y la Duquesa de Sussex tuvo que conformarse con lucir la bandeau de la Reina Mary, todo apunta a que, desde entonces, entre ellas se abrió una brecha emocional que se va haciendo más grande con cada nuevo desafío de la estadounidense.

El diablo viste de...

La Reina Isabel y Meghan Markle durante su visita en CheshireLa Reina Isabel y Meghan Markle durante su visita en Cheshire
De hecho, aquella no fue la última vez en la que el estilismo de Meghan Markle provocó algún que otro conflicto entre ella y la Monarca. Aunque siempre se la ha considerado una abanderada de la moda, la Reina no está de acuerdo con varias de sus decisiones a la hora de escoger modelito, como cuando se vistió de blanco y con velo para casarse con el Príncipe Harry, a pesar de que años antes ya había pasado por el altar. Sin embargo, lo peor estaba por llegar y la soberana se quedó más a cuadros todavía durante su primer acto juntas, cuando la ya Duquesa de Sussex pasó de la norma de usar sombrero siempre que Isabel II lo llevara.

Además, la Jefa de Estado de Reino Unido no termina de ver con buenos ojos que en el armario de Meghan Markle apenas haya diseños con firmas inglesas, ya que entiende que es una representante del país y que debería apostar más por la moda nacional. De hecho, durante su viaje oficial a Nueva Zelanda, solo 12 de los 70 conjuntos que lució la Duquesa de Sussex eran de modistas británicos. La falda azul semitransparente que dejó entrever la ropa interior de la estadounidense no era uno de ellos, y se dice que la Reina Isabel II se llevó la manos a la cabeza cuando se percató de semejante atrevimiento.

Éxodo real

Meghan Markle con una falda semitransparente de GivenchyMeghan Markle con una falda semitransparente de Givenchy
Teniendo en cuenta todo lo anterior y que Markle es una mujer de armas tomar, no es de extrañar que algunos trabajadores de la Monarquía Británica hayan decidido hacer las maletas tras la incorporación de la americana a la familia. Según cuenta Polly Dunbar, la Duquesa de Sussex se levanta a las cinco mañana y desde bien temprano empieza a dar órdenes al servicio, de forma muy prepotente.

Una actitud que el Príncipe Harry apoya y que muchos no han soportado, empezando por la secretaria de comunicaciones, Katrina McKeever, que dimitió en septiembre de 2018. Edward Lane Fox, el que fue la mano derecha del hijo pequeño de Lady Di durante cinco años, también dejó su puesto antes de lo previsto, igual que una de las asistentes de la exactriz, sumando ya tres bajas desde que se mudó a Kensington Palace.

Te puede interesar